Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Temas |UN VÍNCULO DE PURA AFINIDAD

Tías y tíos: el papel fundamental que juegan en el desarrollo de los chicos

Una relación que ha evolucionado a lo largo del tiempo. Expertos resaltan el papel lúdico y orientador que tienen, enriqueciendo la crianza sin desdibujar límites familiares

Tías y tíos: el papel fundamental que juegan en el desarrollo de los chicos

Un paseo entre tío y sobrino, en confianza, para darle de comer a las palomas / Pexels

Cecilia Famá

Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

18 de Febrero de 2024 | 08:09
Edición impresa

“Para mí mis sobrinos son como mis hijos. Tengo un vínculo muy estrecho y el no ser su mamá me permite ser más compinche en algunas cosas. Por ejemplo, a mi me cuentan cuando tienen algún noviecito antes de decirlo en su casa”. La que habla es Magdalena, tía de Rosario y Nuria, mellizas de 16 ańos. “Además, yo fui mamá de grande, tengo dos nenas chiquitas, de 3 y 5. Ser tía muy joven fue un gran entrenamiento”, se ríe la especialista en marketing digital.

“Mi trabajo free lance me permitió estar cerca de las chicas desde siempre; pudiendo acomodar mis horarios para llevarlas y traerlas a la escuela o sus actividades. Aprendimos a hacer nuestros propios planes, compartir, pasarla genial juntas. Hoy en día, que están grandes, una vez por mes tenemos nuestras salidas al cine, a merendar. Nos amamos y nos gusta mucho estar juntas. Es un vinculo muy fuerte y para toda la vida. Me emociona”, confiesa Magui.

¿Qué aportan tíos y tías en la vida de sobrinos y sobrinas? ¿Hay una tendencia a revalorizar dicho vínculo? ¿Son verdaderos influencers en los primeros años de vida? ¿Es un vínculo que perdura a lo largo de la vida?

Es popular el refrán que dice: “Al que Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos” reflejando que aquellas personas que no tienen hijos, no se librarán de “padecer” a los más chicos. En esta ocasión dicho adagio se aleja de la realidad y dista de lo que reflejan las investigaciones sobre crianza, parentesco y sistemas familiares, puesto que consolidar lazos entre tíos/as y sobrinos/as es beneficioso para ambos y para la totalidad del ámbito familiar.

“Décadas pasadas era habitual que una casa albergara varias generaciones y que convivieran hijos, abuelos, padres, tíos. De esta manera, las relaciones intergeneracionales ocasionaban que los roles se desdibujaran además de controversias en la estipulación de límites; generalmente la tía soltera cumplía tareas semejantes a las de una niñera”, relata Guillermina Rizzo, doctora en Psicología, Mg. en Marketing político, docente y Periodista.

“Si bien en la actualidad, y de acuerdo con los datos del último censo, lo que prevalece son entornos más limitados compuestos por padres e hijos, cabe darle importancia y especialmente un espacio a la relación tío/sobrino, teniendo en cuenta que, obviamente, cuando la relación entre los hermanos es buena, el aporte del tío/a para con ese ser, es invalorable”, dice la especialista.

“UNA VENTANA AL MUNDO”

“No tengo hijos y mis sobrinos y los hijos de mis mejores amigas son mi gran amor de la vida. Tengo dos sobrinos y tres ahijados. Para todos ellos soy la que está siempre -lo dice en tono fuerte y agrega: ponelo ‘con mayúsculas’: tienen un partido de fútbol, ahí está la tía; cantan en el teatro, ahí está la tía, se mudan, es su cumple, soy la primera en estar para ellos. No son de venir mucho a casa a dormir ni nada de eso, porque no se me da muy bien todo lo que es pañales, hacer la comida y esas cosas. Pero donde ellos me necesiten siempre voy a estar. Incluso disfruto mucho hacerlo. Cuando un sábado se suspende el fútbol infantil, ya me arruinan el finde, jajaja”. A corazón abierto habla Ana (40), bioquímica.

“Un tío a una tía se compara con una ‘ventana a un mundo;, la misma que en ocasiones el padre o la madre no pueden abrir, ya sea por falta de tiempo, más de tres o cuatro hijos o un presupuesto económico que en ocasiones no permite ciertos lujos. Desde comprarles ropa o jugar, contarle cuentos que nadie les narra, hasta acompañarlos a la consulta médica o el acto escolar, son algunas de las tareas que con absoluta confianza los padres delegan y los/as tíos/as ejercen con amor”, explica Rizzo.

 

“Un tío o una tía se compara con una ‘ventana al mundo’”

Guillermina Rizzo,
doctora en Psicología,
Mg en Marketing político,
docente y periodista

 

Ir al cine a ver la película que nadie quiere ver, hacer un picnic en el balcón o dar tres vueltas a la feria de artesanías para dar con la gema que falta en la colección son actividades cotidianas para una tía, máxime si es una persona independiente.

“Tíos/as que aún no formaron una familia son cada vez más valorados. Generalmente son personas abocadas a una profesión con escaso tiempo libre pero que se desviven por reforzar lo que aportan los padres o hasta proveer lo que a veces los progenitores no pueden dar. A simple vista llevan la parte sencilla en la tarea de educar, pues los berrinches, desvelos y llantos son privativos del núcleo familiar primario”, comenta la especialista.

“Es decir que mientras quienes ejercen funciones maternas y paternas se abocan a la crianza, tíos/as revisten su función de un carácter lúdico, son referentes válidos, cómplices y compinches que comparten conocimientos, hobbies y actividades diferentes, ampliando así el abanico de posibilidades y de intereses. En un sistema familiar funcional la autoridad simbólica y real la representan y ejercen los padres por ende respecto de tíos/as hay una distancia con esa imagen, que no implica que todo vale y los límites se desdibujan, sino que establecen pautas, no desacreditan a los padres, no encubren actos que merecen reprimendas y reflexiones por parte de los adultos”, agrega.

Ser tío/a es un vínculo irremplazable, es similar al de los abuelos, pero la distancia generacional es menor, son incondicionales como lo es un padre o una madre, pero hay cierta complicidad tácita y un tipo de amor que se mantienen a lo largo del tiempo.

“Ser tío/a no se elige, uno se convierte por las decisiones de otros, sin embargo, el vínculo se construye de forma artesanal. Se comparte sin imposiciones, se escucha, prevalece la orientación por encima de los juicios y las comunicaciones y encuentros cotidianos fortalecen la relación. Ser tío/a está signado por experiencias anteriores ya que se recuerda a algún tío/tía favorito para, a partir de ese registro afectivo, empezar a darle identidad a un rol propio. Es una relación que se constituye casi por arte de magia pero que ejercida con responsabilidad y afecto deja huellas indelebles para toda la viuda”, subraya la psicóloga.

Felicitas Vagnoni, docente, finaliza comentando que “la participación de las tías y tíos en la vida de sus sobrinos es cada vez más activa: no sólo son los que proveen a los niños de regalos, salidas y paseos divertidos, sino que asumen un compromiso más profundo en la crianza de los mismos, ocupando un lugar privilegiado dentro del grupo familiar. Como adultos significativos le brindan al niña desde muy temprano una posibilidad que sus padres (e incluso a sus abuelos) no siempre pueden dar y que está vinculada con la apertura a nuevas miradas, posibilidades de elección, modelos identificatorios, sin alejarse del vínculo familiar primario. De esta manera entre tíos y sobrinos se va construyendo un modo particular de relación: observamos tíos que acompañan amorosamente a sus sobrinos en el período de Inicio del Jardín habilitándolos tanto corporal como afectivamente a vincularse con ‘otros’, del mismo modo que participan de las reuniones de padres y eventos demostrando gran interés y conocimiento acerca de la vida, hábitos, rutinas y gustos de los niños. En el relato de los niños los tíos están muy presentes dando cuenta del lugar que ocupan en su universo afectivo: ‘personas divertidas con los que se puede jugar mucho tiempo’, ‘te cocinan muy rico’, ‘se disfraza y me hace reír;, ‘tiene un piano y me deja tocar...hacemos música juntos’. Es un vínculo precioso”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla