Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Temas |LOS RAYOS SERÁN MÁS FRECUENTES

Cambio Climático: más tormentas eléctricas, granizo y otras precipitaciones

Un reciente estudio científico explica la posible conexión entre el cambio climático y un aumento en la frecuencia de enfermedades, específicamente una asociada con infecciones bacterianas

Cambio Climático: más tormentas eléctricas, granizo y otras precipitaciones

Los modelos climáticos globales (GCM) han sido una piedra angular en la comprensión del cambio climático / Pexels

25 de Febrero de 2024 | 08:17
Edición impresa

En un escenario de cambio climático acelerado, los científicos meteorológicos se enfrentan a la creciente incertidumbre de eventos atmosféricos extremos. Un nuevo estudio, liderado por Takuro Michibata del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Okayama en Japón, arroja luz sobre la conexión entre dos fenómenos aparentemente dispares pero intrínsecamente relacionados: el graupel y los rayos.

Los modelos climáticos globales (GCM) han sido piedra angular en nuestra comprensión del cambio climático, proyectando cómo la Tierra responde a las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, hasta ahora, la relación entre el graupel y los rayos había sido ignorada en estos modelos, dejando un vacío crucial en nuestras predicciones climáticas.

GRAUPEL: MÁS QUE UNA SIMPLE PRECIPITACIÓN

El graupel, a menudo malinterpretado como granizo o nieve, es una forma única de precipitación semicongelada que se presenta en pequeñas bolitas de hielo blanco, con un diámetro de 5 mm o menos. A diferencia de otras formas de precipitación, el graupel es una mezcla de granizo, nieve y aguanieve.

Los modelos climáticos globales, esenciales para anticipar el cambio climático, históricamente han omitido la inclusión del graupel como variable. Esto ha llevado a un déficit en la comprensión de cómo este fenómeno afecta a la actividad eléctrica atmosférica, específicamente, la frecuencia de rayos.

 

Los modelos climáticos globales han omitido la inclusión del graupel como variable

 

Michibata, utilizando el GCM MIROC6, introdujo un esquema de graupel en el modelo, abordando así la brecha en la parametrización microfísica de las nubes. El MIROC, desarrollado por la Universidad de Tokio, integra la atmósfera, el océano y la superficie terrestre, permitiendo una representación más precisa de las interacciones climáticas.

Los resultados de los experimentos fueron reveladores. La tasa mundial de rayos aumentó un 7,1% desde la era preindustrial hasta la actualidad, atribuido al incremento de eventos de graupel. Pero el impacto futuro es aún más significativo: se proyecta un aumento del 18,4% en la tasa global de rayos por cada grado Celsius de aumento de temperatura.

RAYOS Y CAMBIO CLIMÁTICO: UN VÍNCULO INTRINCADO

Los rayos desempeñan un papel crucial en la química atmosférica y desencadenan incendios forestales. La relación entre el cambio climático antropogénico y la variabilidad de los rayos ha sido un tema debatido. Mientras estudios previos indican un aumento cercano al 12%, las simulaciones también sugieren tendencias decrecientes en algunos escenarios.

La falta de consenso entre los modelos climáticos ha llevado a la necesidad de revisar y mejorar las proyecciones. La inclusión del graupel en la ecuación climática revela un panorama más preciso y alarmante: más rayos, más incendios.

 

El aumento de la frecuencia de rayos puede exacerbar el calentamiento futuro

 

El Ártico, ya vulnerable al cambio climático, experimenta un aumento notorio en la actividad de rayos. Redes de detección de rayos han demostrado un aumento en la última década, generando preocupación por la aceleración del calentamiento global.

Michibata, al enfocarse en el Ártico, revela un dato alarmante: solo en 2020, se detectaron 423 incendios en el Ártico siberiano, emitiendo una cantidad de CO2 equivalente a toda la producción anual de España. El aumento de la frecuencia de rayos en la región puede exacerbar el calentamiento futuro al desencadenar incendios forestales, liberando CO2 y metano del permafrost.

El estudio de Michibata destaca la importancia de incorporar variables pasadas por alto en los modelos climáticos globales. La relación entre graupel y rayos no solo amplía nuestra comprensión del cambio climático, sino que también proporciona información vital para anticipar incendios forestales y sus consecuencias.

Mejorar las proyecciones de rayos no solo es esencial para comprender la aceleración del cambio climático en el Ártico, sino también para desarrollar estrategias de mitigación y adaptación. La ciencia climática avanza, y cada detalle incorporado en los modelos globales nos acerca a una comprensión más completa de nuestro futuro climático.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla