Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Nelson Blanco en el recuerdo a cinco años de su partida

8 de Diciembre de 2004 | 00:00
Hace cinco años Nelson Blanco decidió irse. Pero no totalmente. Dejó su obra que sigue viva, actual, porque las obras de arte no envejecen y la magia tampoco. Fue un poeta que usó el color, la línea para hacer volar a los gatos, perpetuar las parras y ponerle alas a Nadege, su compañera inseparable desde 1965 y madre de sus dos hijos.

Nacido en Tres Arroyos en 1934, anidó en La Plata siendo adolescente y aquí se hizo pintor ayudado por ese maestro que fue Héctor Cartier, como podría haber sido mago o poeta o haber trabajado en un circo. Deslumbró con la libertad de sus creaciones y la ironía y la inventiva de su lenguaje. Fue uno de los fundadores del mítico Grupo Informalista Sí en 1959, en 1965 ganó el premio Braque y partió a París. Allí conoció a Nadege, una rubia de Picardía francesa que hacía danza contemporánea y Nelson se quedó en Francia. Después de vivir ambos en París, se radicaron en Crévecoeur le Grand, un pueblito cercano a París en donde desplegó su arte. Creó allí L'atelier de L'imaginaire, iniciando a los pequeños en el arte, pintó murales y hasta los ómnibus del pueblo. Su taller recibió el apoyo del gobierno francés siendo visitado por Jacques Lange, ministro de Cultura de la gestión Mitterrand que sostuvo esta maravillosa aventura de la fantasía.

La obra de Nelson Blanco, expuestas en los grandes museos de Europa y América y en las principales galerías del viejo mundo y Estados Unidos. Recibió las mejores críticas, incluyendo las de colegas, como el hosco Jean Dubufet, maestro creador del llamado Arte Bruto. Su repercusión le permitió dedicarse a pintar y fue un creador prolífero. La Plata admiró parte de su obra cuando ya muerto, la ciudad le rindió homenaje en una exposición que contó con la presencia de Nadege. También visitó nuestra ciudad trayendo obras suyas, su hija Sarah. Gran parte de ella la guarda su hermana Gloria en la vieja casa de Nelson.

Los que lo conocimos, gozamos de su amistad y de aquel grupo que formamos en 1959, damos fe de que Nelson fue ante todo un artista, un creador que podía maravillar con sus relatos como con su pintura y que ese genio bajito y burlón, de pañuelo anudado al cuello y boina a la francesa, que este año hubiera cumplido los 70, no nos dejó porque está presente cada vez que dos de nosotros se encuentran y siempre que nos detenemos ante una de sus maravillosas obras.

LALO PAINCEIRA

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla