Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA ENSENADENSE CON EL SELECCIONADO ARGENTINO DE BEACH HANDBALL YA SE CLASIFICÓ PARA LAS SEMIFINALES

Carolina Ponce, una “Kamikaze” que agiganta el sueño de colgarse una medalla

Por ADRIÁN D'AMELIO.- El conjunto nacional derrotó a Hungría, el campeón del mundo. “Es un orgullo para nosotras”, dijo la nacida en Ensenada, de 18 años

Carolina Ponce con el balón en la mano en un pasaje del partido contra Croacia. La ensenadense con las kamikazes ya están en semis / Das Handball

Carolina Ponce y Rosario Soto

Por ADRIÁN D'AMELIO
adamelio@eldia.com

La derrota contra Holanda resultó ser un golpe duro para las chicas. Claro que no había tiempo para penas, ya que tenían que salir a jugar otra vez y con la necesidad de ganar para asegurarse un lugar en la semifinales de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Bien temprano, el plantel argentino partió de la Villa Olímpica, en Soldati, hasta el Parque Sarmiento. Las chicas compartieron el micro con el equipo masculino de Portugal y en el trayecto, dentro un clima relajado y festivo, se cruzaron cánticos y cargadas sobre Messi y Cristiano Ronaldo.

Claro, que en una mañana poco apacible, a las chicas la esperaban en la arena del Parque Sarmiento dos rival de prestigio y de sumo riesgo. En primer término, en horario vespertino, se tenían que cruzar con Croacia y después, a primera hora de la tarde, tenían que chocar con las actuales campeonas del mundo, el seleccionado de Hungría.

Si las chicas dirigidas por Leticia Brunati tenían alguna duda, se la sacaron en el primer set con las croatas al imponerse 18 a 15; aunque en segunda manga cayeron 18 a 9 por lo que primera vez en el torneo tuvieron que recurrir a los shoot out (definición por penales) imponiéndose 9 a 2.

El primer paso estaba dado. La adrenalina seguía latente. Había que bajar las pulsaciones, porque ya estaba en las puertas el compromiso contra Hungría. Un adversario de real jerarquía, ya que es nada menos que el último campeón del mundo de la especialidad en dicha categoría.

Cerca de las 14:30, minutos antes de arrancar el partido, cayeron las primeros gotas de la tarde en el Parque Sarmiento. A pesar que el tiempo cambió en forma radical al día anterior pasó de estar soleado a nublado y de una alta temperatura a bajar varios grados centígrados en el termómetro. A pesar de ello, la hinchada argentina, un aliado incondicional de las Kamikazes, siguió firme brindando su aliento.

El primer set frente a las húngaras fue gol a gol hasta que en el final, las europeas sacaron una pequeña luz de ventaja y terminaron imponiéndose 18 a 16.

Las chicas habían demostrado que le podían jugar de igual a igual y no fue sorpresa que se quedaran con la segunda manga del partido al ganar 18 a 14. Por tal motivo otra vez el partido se tenía que definir en shoot out. Y las Kamikazes volvieron a estar precisas en la definición (7-6) y se llevaron un encuentro increíble. La algarabía se apoderó de la arena de la cancha de Parque Sarmiento. Las jugadoras se reunieron en el festejo con los familiares. Algo de ensueño.

Hoy, desde las 11:40, deberá enfrentar a China Taipei. A pesar que el seleccionado argentino está clasificado a semifinales (junto a la final se disputarán mañana) saldrán a ganar para obtener una posición que evite enfrentar en semis a Holanda.

En la zona mixta del Parque Sarmiento este medio pudo dialogar con la ensenadense Carolina Ponce, integrante de las Kamikazes y jugadora de Estudiantes en el handball tradicional junto a la arquera neuquina Rosario Soto.

“Fue una jornada increíble para nosotras al poder ganarle a Croacia, un equipo muy potente, a Hungría, el campeón del mundo, y de paso asegurarnos un lugar en semifinales. En ambos partidos logramos plasmar el triunfo mediante los shoot out algo que no había sucedido en los anteriores encuentros. Pero estábamos muy confiadas en esta definición, porque entrenamos muchísimo y además analizamos por videos a los rivales”, comentó Carolina Ponce, la piba ensenadense de 18 años.

“La verdad que poder haberle ganado a Hungría -sigue diciendo Carolina-, que son las campeones del mundo y europeas nos llenó de satisfacción y orgullo a todas las integrantes de este equipo como así también el cuerpo técnico”.

Esta “pequeña gigante” de apenas 1,62 metros de altura sueña con colgarse una medalla mañana, cuando termine la actividad para el Beach handball, uno de los deportes “sensación” de esta tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

“Mañana (por hoy) nos toca enfrentar a China Taipei. Ya jugamos contra a ellas en un amistoso donde le ganamos, pero ahora es distinto. Además necesitan un triunfo para clasificar, pero nosotros también vamos salir a buscar el triunfo para conseguir una buena ubicación para semifinales y tratar de evitar a Holanda”, concluyó Ponce.

En lo que respecta al Beach handball de caballeros, el seleccionado argentino está obligado a ganarle a hoy a Hungría, cuando se midan desde las 15:20. En la jornada de ayer perdieron ambos partidos: Tailandia 2-1 (19-20, 15-14 y 24-26) y España 2-0 (18-20 y 20-21).

 

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...