Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Semestre irregular, refuerzos y el estadio

Estudiantes cierra un año con sabores encontrados. El ciclo de Leandro Benítez mostró de todo. Asoma un mercado de pases con mucho movimiento y con objetivos claros para 2019, que incluye la vuelta a 1 y 57.

Semestre irregular, refuerzos y el estadio

Muy pero muy pocos imaginaron que el equipo iba a mostrar semejante cara positiva allá por el mes de Agosto, y más si se recuerda que el pasado receso no tuvo una buena billetera disponible para mejorar el plantel. Llegó Lucas Albertengo que tardó en recuperar su rendimiento y mostrar sus virtudes, y Fernando Evangelista que apenas sumó algunos minutos y en la mayoría de los encuentros quedó marginado, con justicia, da la lista de concentrados.

La base ya conocida tuvo a Iván Gómez como estandarte, sumando a Matías Pellegrini, ratos positivos de Apaolaza en ese momento, y el nivel de Mariano Andújar junto a los centrales; todo eso generó cierta ilusión en base a rendimientos y resultados. Pero rápidamente la racha negativa dijo presente y el equipo pareció diluirse hasta caer en un pozo que lo tuvo unos cuantos partidos como rehén.

Pudo salir, y fue porque Benítez lejos de la terquedad, modificó esquemas y nombres. Del 4-3-3 al 4-4-2, pasando por el 4-2-3-1 y dando un lugar importante a dos pesos pesados que no aparecían en la marquesina: Gastón Fernández y Mariano Pavone aportaron lo suyo y el grupo pudo volver a disfrutar de otro momento positivo. Se acostumbró nuevamente a no perder y así fue llegando a este final de año que lo dejó con 18 puntos en mitad de tabla.

¿El objetivo para 2019? Es claro y concreto. En lo futbolístico escalar posiciones para poder clasificar a alguna copa. Para ello necesita regularidad, palabra más que usada en el fútbol, pero no por ello deja de ser menos importante. Los baches del equipo tendrán que desaparecer, o por lo menos, ser mínimos. Y el salto de calidad deberá darse con la llegada de nombres que puedan demostrar, sin la bendita adaptación, que algunas veces tiene olor a excusa.

El rearmado del plantel será vital para lograr otra vez un lugar en el plano internacional, y encarar el segundo semestre mucho más tranquilo, donde todo pasará por el tan mentado regreso a casa, imaginado y planificado por la dirigencia para el comienzo de la SuperLiga 2019.

¿Se podrá logar? Los recursos están, será cuestión de achicar el margen de error y afinar la puntería.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...