Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una peligrosa costumbre que le costó la vida a una nena en Merlo

En Nochebuena encontraron una bala perdida dentro de una pileta de Melchor Romero

Fue en una quinta familiar, donde 20 personas, entre ellas Cacho Rubio, se juntaron a celebrar la Navidad. Los chicos hallaron el proyectil. El caso ya está en la Justicia

Martín rubio, junto a una copia de la denuncia que presentaron ante la UFI 9 y el proyectil que los chicos encontraron en la pileta, en la madrugada de navidad / el dia

Martín rubio

Maite Almirón, la nena de 5 años que recibió una bala perdida en la cabeza mientras festejaba la Navidad en su casa de la localidad bonaerense de Parque San Martín, en el partido de Merlo, falleció ayer a la madrugada y como principal acusado del crimen fue detenido un cobrador de 41 años que tenía dos armas en su casa (ver aparte).

La misma inexplicable insensatez que mató a Maite tuvo una réplica en La Plata, también en la madrugada de Navidad, y aunque aquí el proyectil lanzado al aire no lastimó a nadie, los propietarios de la quinta donde cayó decidieron llevar el caso a donde corresponde: la Justicia.

“Imagino que va a ser muy difícil que se pueda investigar bien y encontrar al irresponsable que disparó al aire”, aseguró Martín Rubio, “pero como ciudadanos debemos denunciar este tipo de hechos”. Rubio se mostró convencido de que “hay que generar conciencia”, porque “una bala perdida puede generar una tragedia a cualquiera”.

El incidente ocurrió en una quinta que esa familia levantó en un predio de 43 y 165 cuando la zona era casi un descampado limitado por calles de tierra. Ya no. “Ahora hay casas alrededor, hay asfalto y viviendas permanentes en toda la manzana”, describió Martín, uno de cinco hermanos que mantienen a resguardo la tradición de reunirse para las ocasiones importantes, como las fiestas de fin de año.

Eso hicieron el 24 de diciembre. “Estábamos todos los hermanos con sus familias; unas 20 personas”, recordó Martín, incluidos su tío Cacho Rubio (el histórico integrante de APTRA), su hija Alejandra y varios chicos de entre 7 y 14 años que le sacaron provecho al calor sofocante del lunes disfrutando de la pileta.

Después del brindis - “entre las 00.30 y la 1 de la mañana”, estimó Rubio- volvieron a buscar el alivio del agua, momento en que se toparon con la inquietante sorpresa.

“Encontraron una bala que obviamente no estaba”, dijo Martín, “y ha caído después de las 12, cuando estábamos brindando y no escuchamos nada por el ruido de los petardos”.

Reconoce Rubio que el hallazgo impresionó a toda la familia, sobre todo por la sospecha de que el plomo cayó a su terreno cuando algunos de los adultos mantenían a los chicos al aire libre, mientras otros acomodaban los regalos.

Minutos después del hallazgo Martín hizo un encendido posteo en su muro de la red social Facebook que pidió a sus seguidores que compartieran, para que “el turro que las tiró (a las balas) tome conciencia de que hoy en vez de festejar la navidad podríamos estar en un Hospital lamentando la muerte de un nene!”.

“Como ciudadanos debemos denunciar estos hechos, porque una bala perdida puede causar una tragedia”

Martín Rubio Denunciante

 

A la misma hora, la familia de Maite vivía esa tragedia en Merlo, y eso fue lo que impulsó a Martín radicar ayer la denuncia en la fiscalía de Autores Ignorados. Reconoce que la causa no “tiene muchas posibilidades de avanzar, pero presentamos la bala y la denuncia, por le menos para que quede en la estadística si quieren investigar”.

Rubio no puede precisar el calibre del proyectil, aunque “alguien me dijo que podía ser (del calibre) 22 y otros (del) 38”. De lo que casi nadie duda es que un cuidadoso rastrillaje por las inmediaciones permitiría encontrar otras balas.

“Mucha gente tiene esa locura de salir a disparar y puede destrozarte la vida para siempre”, cerró Rubio.

El final más triste

Maite Almirón murió oficialmente a las 3.30 de ayer en el hospital Eva Perón de Merlo, donde estaba internada desde el día en que sufrió la herida. El miércoles por la tarde los médicos habían decretado la muerte encefálica de la niña.

Por el caso fue detenido Walter Ariel Deheza (41), quien de acuerdo a los investigadores se desempeñaba como “cobrador de morosos” y es novio de una mujer que vive en la misma manzana que la familia Almirón, en la localidad de Parque San Martín.

La detención fue concretada a partir de una serie de testimonios que el fiscal de Morón a cargo de la causa, Mario Ferrario, obtuvo de vecinos que señalaron que en Madrid al 400, es decir, la calle paralela a Larsen al 400, donde vive la familia de la nena, habían visto que poco minutos después de la medianoche un hombre salió a disparar un arma de puño a modo de festejo por la Navidad.

Deheza fue detenido por efectivos de la comisaría 3ra. de Merlo en un allanamiento de urgencia realizado en su domicilio de la avenida Argentina al 1500, también en Parque San Martín. Allí, los investigadores secuestraron una pistola Bersa calibre 9 milímetros que, si bien hay que esperar las pericias que lo confirmen, podría ser el arma de donde salió el balazo mortal.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla