Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SEGÚN UN ESTUDIO

Los salarios crecieron en 2017, pero no compensaron la caída registrada en 2016

Sigue la polémica sobre la evolución de las remuneraciones privadas. Afirman que las paritarias profundizó las brechas

Los salarios crecieron en 2017, pero no compensaron la caída registrada en 2016

La polémica sobre la evolución del salario real durante el 2017 recrudeció en las últimas horas. Los datos que el miércoles difundió el Indec sorprendieron, las proyecciones de varios economistas no coinciden y marcan notorias diferencias.

“Durante 2017 los salarios le ganaron a la inflación, un resultado que se repetirá este año en forma más atenuada”, resume la agencia oficial Télam en la presentación de una nota que recoge la opinión de varios economistas consultados por ese medio.

Y el Indec informó que el índice de salarios al mes de diciembre mostró un crecimiento del 27,5 por ciento con respecto al mismo mes de 2016, fundamentalmente por la mejora del 31,5 por ciento de las remuneraciones de los trabajadores no registrados del sector privado. Según este indicador oficial, los empleos en negro del sector privado se vieron favorecidos por un incremento del 5,7 por ciento sólo en los últimos dos meses de 2017.

DINÁMICAS DIFERENTES

Según un trabajo del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), la evolución de los salarios nominales tuvo dinámicas diferenciales entre sectores económicos y jurisdicciones, hecho que acabó generando importantes distorsiones relativas de salarios, tras once años de negociación diferencial, generando inequidades retributivas difíciles de revertir a corto plazo. Lo anterior, agrega el informe, fue agravado por la inexistencia de índices oficiales creíbles para medir la inflación.

El trabajo de Ieral destaca que jubilaciones y programas sociales, que representan el 31% de la masa salarial ampliada, sufren el impacto del cambio de la fórmula de actualización en esta primera parte del año, pero se estima que a mediados de 2018 experimentarán una suba nominal interanual de 26,6%, es decir, por encima de la inflación esperada

Mas allá del resultado de las paritarias de este año, hay que tener en cuenta que un componente clave de la masa salarial de los trabajadores es el factor empleo. Al respecto, la evolución de la tasa de empleo a lo largo de los últimos 11 años subraya la baja capacidad de absorción del mercado de trabajo y los escasos progresos en términos de inclusión laboral.

El informe también destaca que los beneficios previsionales alcanzan a 6,9 millones de personas entre jubilados y pensionados, a los que debe agregarse 284 mil pensiones universales (adulto mayor).

En programas sociales el mas significativo es la Asignación Universal por Hijo y Embarazo que cubre a 4,0 millones de beneficiarios. Adicionalmente, el plan Progresar abarca a 605 mil personas, que en 2018 se benefician con una actualización significativa (38,9% interanual)

EL EFECTO INFLACIONARIO

El 2018 será el duodécimo año de inflación alta en Argentina. Desde 2007, cuando la inflación anual superó el 16% y en excepción del recesivo año 2009 (donde resultó en el 14,9% según el IPC de la provincia de San Luis), el ritmo de crecimiento interanual en el nivel general de precios nunca resultó inferior al 20%, con significativos picos en 2014 y 2016, en el entorno del 40% interanual, cuando ocurrieron subas importantes en el tipo de cambio, intentando corregir situaciones de pronunciada apreciación.

La inflación correspondiente al mes de enero de 2018 resultó del 1,8%, y se prevé que el resultado de febrero se sitúe entre 2 y 2,5%. En estos meses, la mayor influencia sobre el crecimiento en el nivel general de precios provino del incremento en las tarifas de servicios públicos (y privados, como prepagas) y el efecto del aumento en los combustibles. Asimismo, se destaca que el rubro de Alimentos y Bebidas (a diferencia de la mayoría de los meses de 2017) habría crecido por encima del nivel general, por ejemplo, en enero lo hizo a un ritmo del 2,1%, situación ligada mayormente a la suba del tipo de cambio. En términos anuales, la inflación esperada (Relevamiento de Expectativas de Mercado publicado por el Banco Central) se ubica en 19,4%, por arriba del 15% fijado como nueva meta de inflación.

Con esta información, se inicia una nueva ronda de paritarias en la mayoría de los sectores. La pauta sugerida por el Gobierno Nacional, que se ha convertido en propuesta en el caso de docentes bonaerenses y estatales Nacionales, refiere a un incremento del 15% en tramos, sin cláusula gatillo.

Vale la pena apuntar un hecho relevante: todas estas discusiones determinarán cuál será la evolución del salario real entre más de 9 millones de trabajadores asalariados que se encuentran registrados, sin embargo, no debe pasarse por alto que hay otros 7,8 millones cuyas retribuciones serán consensuadas en entornos informales y dicha dinámica puede resultar muy diferente a las negociaciones de los trabajadores formales.

Este contraste evidencia la escasa atención en las negociaciones colectivas hacia otros factores diferentes al salario que debieran ser contemplados con igual o incluso mayor grado de atención que éstos, tales como la creación de puestos de empleo formales, el apoyo a la productividad para propiciar este hecho y la competitividad de los distintos sectores económicos.

Considerando la evolución de la masa salarial (calculada como el producto entre el nivel de empleo agregado bajo toda categoría ocupacional – formal e informal – y la

retribución percibida por éstos) se observó en 2017 una recuperación tanto en el ritmo de creación de empleo (fundamentalmente en sectores no transables como la construcción y la actividad comercial) como en el salario real que llevaron a un crecimiento de la masa salarial real del 1,3%, el cual, sin embargo, no alcanza para compensar la caída ocurrida en 2016 (3,8% en promedio).

La tendencia positiva en los ingresos se acentúa si se considera, la evolución de la masa salarial ampliada (que incluye también prestaciones previsionales y programas sociales.

 

Datos
6,9
millones.
Son las personas entre jubilados y pensionados que están incluidos en diversos programas sociales, que se estima terminarán el año con un incremento superior a la inflación. Sólo la Asignación por Hijo subiría un 38,9% interanual.

7,8
millones.
Son los trabajadores informales cuyas retribuciones serán consensuadas en entornos informales y esta dinámica puede ser muy diferente a las negociaciones de los trabajadores formales. Sin embargo este sería el sector que más ganó en 2017.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...