Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Ahora espera a cruzeiro con el pecho inflado

Boca se copó con el triunfo que tanto necesitaba

Un gol de pelota parada le sirvió para ganarle a Argentinos, y festejar tras siete meses sin éxitos en condición de visitante

Boca se copó con el triunfo que tanto necesitaba

todo boca festeja el cabezazo-gol de carlos izquierdoz, que en definitiva aseguró el triunfo / fotobaires

Para Boca, el partido de anoche en La Paternal, como visitante de Argentinos, representó el punto de partida para una etapa verdaderamente intensa, porque en el corto plazo lo espera el partido frente a Cruzeiro de Belo Horizonte, Brasil, por la Copa Libertadores, el miércoles en la Bombonera, y el fin de semana contra River, por el campeonato oficial de Primera.

De todos modos, la presentación en el estadio Diego Armando Maradona representó un tema para tener en cuenta, desde lo que tiene que ver con Guillermo Barros Schelotto, su técnico, pues al margen del largo tiempo en el que hizo punta, y del bicampeonato, la escuadra boquense cargaba una mochila: casi siete meses sin poder ganar como visitante en la Superliga.

Desde el 2 de febrero, cuando derrotó a Banfield con anotación de Carlos Tevez, los Xeneizes no habían podido imponer condiciones fuera de casa, y tratándose de Boca, la racha no era nada simpática.

Igual, considerando el panorama relacionado con la agenda que deberá cumplir en dirección a la definición de la Copa Libertadores, el objetivo número uno del Mundo Boca por estos momentos, y el Superclásico, partido a ganar cualquiera sean las circunstancias, el Mellizo dispuso para el traslado a la cancha de Argentinos una serie de modificaciones pensadas para darle descanso a jugadores considerados parte de la base.

El colombiano Wilmar Barrios, que ni siquiera concentró, estuvo primero en la lista de esos hombres a los que Guillermo les dio descanso, para que lleguen lo mejor posible, desde lo físico, a la serie de partidos que, seguro, dejarán huellas en la campaña boquense, para bien o para mal.

En el cuadro local, Alfredo Berti dispuso variantes, ordenando el ingreso principal de Junior Benítez, un ex Boca, para darle un toque diferente al que se presentó en la fecha anterior, y aunque las intenciones fueron las mejores, un recuerdo que tuvo a Carlos Tevez como eje, desvió el juego a la fricción, con interrupciones que terminaron siendo constantes.

El partido recién pudo salir de la furia inicial, esa que hizo meter más que jugar, cuando a los 15 minutos Sebastián Villa, el colombiano, llegó libre por el carril derecho, sector desde el cual levantó un centro que se interrumpió en el brazo extendido de Kevin Mac Allister. Para todos fue un penal clarísimo, menos para Andrés Merlos, que dejó seguir como si nada.

Pasó esa situación que sumó una polémica más a la larga lista confeccionada que esta fecha dejó como supuestas “víctimas” a Estudiantes, en el discutido penal que le cobraron contra Aldosivi, y a San Martín de San Juan, que lamentó como la pelota había salido de los límites antes de cruzarse el centro que desembocó en el 1-0 de River, y cuando el nivel no ganaba altura en La Paternal, Boca encontró lo que estaba buscando.

Tiro de esquina desde la izquierda, a cargo de Edwin Cardona, el colombiano que levantó un centro con mucha rosca, que fue conectado por Carlos Izquierdoz, el marcador que fue a buscar la pelota, que encontró anticipando a los marcadores, sacando un pelotazo imposible de contener para Lucas Chaves, el arquero.

El acierto del defensor por el que tanto insistió el Mellizo en la previa, obligó más a Argentinos, que de pronto tuvo que adelantarse algunos metros, con el peligro lógico frente a un rival que de contra mostró que tiene toque, velocidad y gol. Igual, en ese ida y vuelta, el conjunto conducido por Alfredo Jesús Berti asustó en la última jugada del primer tiempo: se juntaron los hermanos Mac Allister, para que Alexis sacara un remate bajo que tapó el arquero.

Continuó lloviendo durante el segundo tiempo, y en lo que tiene que ver con el trámite, extendió las características del cierre de la primera etapa. Argentinos trasladó el partido a terreno rival, con un par de situaciones que pudieron ser, exponiéndose a las respuestas de un Boca que llegó a fondo con una escapada de Villa por la derecha, que dejó solo a Darío Benedetto entrando por el medio, aunque sin poder superar al arquero.

La chance del empate no dejó de sobrevolar, y en tiempo adicionado, Jonathan Sandoval cruzó un pelotazo bajo que conectó Gastón Verón y salvó Esteban Andrada.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...