Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Qué debe tener cada mascarilla según la piel

Deshidratada, grasa o cansada... Además de la edad, qué otros aspectos hay que considerar al elegir productos faciales

Qué debe tener cada mascarilla según la piel

Las arcillas blancas, el carbón activo y las microalgas son ideales para las pieles grasas

6 de Noviembre de 2019 | 01:25
Edición impresa

Cuidar la piel del rostro es un hábito que todas las personas deberían tener desde la juventud, para prevenir la aparición de manchas y arrugas.

Pero cada tipo de piel es particular y además la edad también influye, por lo que acá les contamos cuáles son los ingredientes o compuestos que debe tener la mascarilla facial que se utilice para que los efectos sean buenos.

Pieles apagadas

La falta de descanso y el estrés son los dos factores que suelen propiciar el aspecto de una piel cansada, poco luminosa y con ese halo grisáceo. Lo primero que hay que hacer en estos casos es dormir más por la noche, que es cuando la piel se regenera. Y segundo, hay que aplicar una mascarilla hidratante capaz de mejorar la elasticidad de la piel.

Hay que prestar atención a que los ingredientes no generen alguna alergia en la piel

 

Para este tipo de pieles son clave las mascarillas con vitamina C y antioxidantes. Ingredientes como una concentración de activos de frutas ricos en vitamina C y antioxidantes pueden ayudar a la regeneración de la piel. Es bueno que ta también contenga vitaminas vegetales A, E y F para hidratar y mejorar la elasticidad. Los aceites naturales o de rosa de mosqueta también son ingredientes que aportan hidratación y tersura.

Pieles deshidratadas

A quienes tienen este tipo de piel se les complica encontrar una buena mascarilla. Hay que prestar atención a que sus ingredientes no propicien en la piel alguna reacción, como rojeces o granitos. Lo ideal es buscar una que resulte calmante para la piel mientras aporta hidratación, pero sin ser grasa. Parece difícil, pero si se tiene en cuenta que debe tener los siguientes ingredientes es más fácil: los aceites vegetales, las microalgas, el té verde y los extractos de plantas son buenas opciones. Lo ideal es apostar por productos que sean totalmente naturales, que no contengan químicos ni compuestos agresivos para nuestra piel.

Pieles grasas

Las pieles con tendencia grasa se caracterizan por tener granitos, espinillas o marcas rojas, consecuencia de un exceso de sebo. La purificación en estos casos es la clave para limpiar el rostro. Para hidratarla y devolverle luminosidad sin que se engrase más, la mascarilla indicada tiene que tener estos ingredientes: algas marinas, enzimas vegetales y activos naturales. Las arcillas blancas, el carbón activo y las microalgas son compuestos que ayudan a eliminar impurezas.

Edades

Claro que la edad también es una cuestión que hay que tener en cuenta.

Alrededor de los 20, la piel está fresca, luminosa y tersa, por lo que se es menos constante con los cuidados básicos de belleza, lo que es un error. Lo principal es limpiarnos el rostro todas las noches, antes de acostarse, para eliminar el maquillaje y toda la suciedad adquirida en el día. Lo conveniente es hacerlo con un gel limpiador suave y no con toallitas desmaquillantes porque son muy agresivas para el uso diario.

Tras la limpieza, hay que aplicar una buena crema hidratante. Para las pieles grasas, conviene usar cremas oil free (sin aceite) para no obstruir los poros, y para la piel seca puede se puede usar una crema más untuosa. Se debe aplicar por la mañana y por la noche.

Además, es muy importante realizar una exfoliación semanal. De ese modo eliminaremos las células muertas y mejoraremos la penetración de las cremas.

Sobre los 30 años empiezan a manifestarse los primeros signos del envejecimiento: manchas, pérdida de elasticidad, menos luminosidad, se ve algo más deshidratada e, incluso, la coloración ya no se ve tan uniforme.

Hay que realizar la limpieza con cuidado. Luego, se debe usar un gel limpiador para eliminar toda la suciedad en profundidad y, si es necesario, hay que exfoliar. Para finalizar, se puede aplicar un tónico o pulverizar agua termal para descongestionar la piel y mantenerla hidratada.

Cuando se llega a los 40 se empiezan a notar los cuidados que se tuvieron -o no- en los años anteriores. Además de la hidratación y protección del sol, se debe poner atención a los activos de las cremas que se utilizan, buscando aquellas pensadas para esta edad. La vitamina C ayudará a como antioxidante y hará más lento el envejecimiento celular. El ácido retinoico tiene propiedades antiarrugas y reafirmantes, y funciona como despigmentante de la piel y activa la producción de colágeno natural. A su vez el ácido hialurónico ayuda a la hidratación a la piel, dando un aspecto más terso y ayudando a rellenar las pequeñas arrugas y líneas de expresión.

A los 50 se siguen los patrones que se han mantenido en los años anteriores. En el mercado han aparecido una gran cantidad de productos para esta edad orientados a mitigar las arrugas de expresión y la flacidez y pérdida de volumen facial que ha provocado el paso de los años.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla