Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Las retenciones: ¿primer round entre el gobierno y los productores agrarios?

Para cerrar las cuentas fiscales la nueva administración subiría los derechos de exportación aplicando porcentajes que implican mayor carga fiscal. Pero, ¿qué pasó cuándo se bajaron los derechos de exportación?

Las retenciones: ¿primer round entre el gobierno y los productores agrarios?
Esteban Pérez Fernández

Por: Esteban Pérez Fernández
eperezfernandez@eldia.com

8 de Diciembre de 2019 | 06:19
Edición impresa

La necesidad de financiamiento del sector público llevará casi con seguridad al gobierno de Alberto Fernández a subir las retenciones, en especial a las que afectan al sector agroexportador. Con la llegada al Ministerio de Agricultura de Luis Basterra a partir del próximo 10 de diciembre, se empezará a develar uno de las medidas que más desvelan hoy a la gente del campo.

Este ingeniero agrónomo, hombre del gobernador formoseño Gildo Insfrán, fue ministro de la Producción y Ambiente de esa provincia entre 2003 y 2009, mientras que de 2009 al 2011 ocupó el cargo de Vicepresidente del INTA.

Será quizá el encargado de avanzar con el sector para comunicar la noticia de un nuevo esquema fiscal que afectará los ingresos de los productores, que ya subieron la guardia ante una realidad que los llevó a librar una larga batalla con el kirchnerismo allá por 2008, con la 125 durante el gobierno de Cristina Kirchner.

La decisión de subir las retenciones al sector agroexportador apuntaría a un esquema de porcentajes, para salir del monto fijo de 4 pesos por dólar exportado implementado en septiembre de 2018, que quedó licuado tras las sucesivas devaluaciones, en especial la del 28 de agosto pasado.

¿Pero qué argumentos sostienen los hombres de campo para pedir que no se toquen las retenciones?.

Un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) relevó datos sobre los resultados que tuvieron las bajas de retenciones que se aplicaron durante la administración de Mauricio Macri al frente del Ejecutivo nacional tanto para el área productiva como para el desarrollo del país en general.

El estudio de FADA expresa que, el efecto que tiene un derecho de exportación sobre la producción de un bien es el de reducir su precio, y por la ley de oferta, su producción. Por el contrario, cuando se reducen estas retenciones, mejora el precio que percibe el productor, esto desencadena incentivos a invertir más y producir más, por lo que el resultado termina siendo más producción, más actividad económica, más exportaciones y más empleo.

Cuando se produce más, ingresan más dólares y esos dólares contribuyen a atender los compromisos del país. “Si algo queda claro de la corrida cambiaria de los últimos dos años y de, prácticamente, todas las crisis económicas del país, es que el país necesita los dólares. Y los dólares se generan de manera genuina produciendo y exportando más, o si no hay que salir a pedir prestado o incumplir las obligaciones, tanto con los acreedores externos como con los propios argentinos. Es así que, con los derechos de exportación se puede mejorar el resultado fiscal, pero al mismo tiempo se deteriora la balanza de pagos y la actividad económica, que son los caminos genuinos para que el país crezca”, explica el informe.

Para ponerlo en números más finos, un primer impacto de bajar derechos de exportación e impuestos en general, es que se genera un efecto de impulso a la producción. Comparando las cosechas 14-15, con derechos de exportación del 35 por ciento para soja, 23 por ciento para trigo y 20 por ciento para maíz; vs. la campaña 18-19, con derechos de exportación (a noviembre) del 24,7 por ciento para soja, 6,7 por ciento para trigo y 6,7 por ciento para maíz; el área cultivada se incrementó en 2,4 millones de hectáreas.

El incremento de área sembrada, se tradujo en incremento de toneladas producidas. La producción de maíz creció en 23,2 millones de toneladas (+69 por ciento), la de trigo en 7,7 (+68 por ciento), la de girasol en 700.000 y la de maní en 300.000. Al mismo tiempo, la soja cayó 6,4 millones de toneladas, cebada 900.000 y sorgo 1,5 millones. En total, la producción creció en 23,1 millones de toneladas.

Estas 23 millones de toneladas más que se produjeron, significaron 3.097 millones de dólares más sólo en 2019, con los mayores aportes positivos de maíz y trigo y negativos de soja y sorgo. Son más ingresos de divisas al país, más actividad económica y más empleo.

Este año la alícuota promedio de soja será de 26 por ciento por cada dólar exportado, para el trigo y el maíz 8,5 por ciento y para el resto del 6,4 por ciento.

Los expertos del sector señalan que la nueva gestión de Alberto F. pretendería alícuotas de 35 por ciento para el complejo sojero; 20 por ciento para el trigo y 15 por ciento para el maíz.

Al respecto, el economista de FADA, David Miazzo, explicó a EL DÍA que “el campo genera 2 de cada 10 puestos de trabajo en el empleo privado a nivel nacional, lo que representa el 22 por ciento del total. Según datos recabados en la Secretaria de Trabajo y la Anses, de esa porción, el 52 por ciento trabaja en relación de dependencia y el 72 por ciento está enmarcado en el empleo formal.

Y genera 1 de cada 10 pesos del PBI nacional. Según cuentas nacionales del Indec, las cadenas agroalimentarias aportan un 9,92 por ciento al PBI, lo que representa 51.523 millones de dólares, constituyendo un importante aporte del sector primario por agregado de valor contable. También 1 de cada 9 pesos de aporte tributario, según estadísticas tributarias de AFIP, comprende el 11 por ciento del total de recaudación de impuestos seleccionados de ese organismo. Y 6 de cada 10 dólares de exportaciones, es decir el 60 por ciento del total de exportación de bienes, según el Indec. En tanto que las cadenas agroalimentarias aparecen como el único sector con saldo comercial positivo en aporte de divisas en materia de exportación”.

“Queremos debatir si para salir de la crisis tenemos que subir los derechos de exportación, medida que desalienta la producción, la exportación, y en el mediano plazo termina en un estancamiento o caída productiva, con menor generación de empleo y menos actividad económica; o salimos de la crisis de forma genuina, produciendo más, generando más empleo, más dólares vía exportaciones. Hay que dar ese debate. Se entiende la necesidad social que tiene el país, la necesidad fiscal que tiene el gobierno, pero lo que queremos mostrar con estos números es ayudar a cerrar el déficit, pero subiendo retenciones es a costa de menos empleo, menos exportaciones, menos fletes y menos producción”, sostuvo el economista de la entidad.

En tanto, desde la consultora de Fernando Marull explicaron que “pese a todas las probadas desventajas del gravamen, el gobierno entrante tiene margen para aumentar” las retenciones. Así, de acuerdo con el analista, las retenciones recaudarían cerca de 1,8 por ciento del PBI este año. Contra la situación actual, al tipo de cambio vigente, ese nivel de incremento implicaría un alza de 9 puntos porcentuales para la soja, ya que hoy la alícuota representa 26 por ciento; de 12 puntos porcentuales para el trigo y de 7 puntos porcentuales para el maíz”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla