Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN EUROPA ya EXIGEN INCLUIR LA ADVERTENCIA EN SUS PROSPECTOS

Ponen el ojo en un posible efecto de los anticonceptivos: cuadros de depresión

La Red Provincial de Vigilancia Farmacéutica pidió estar alerta a este efecto adverso de los métodos hormonales, que suele darse sobre todo en mujeres jóvenes durante el primer mes

Ponen el ojo en un posible efecto de los anticonceptivos: cuadros de depresión

segun un estudio El riesgo seria más alto entre los 15 y 19 años de edad

Por: NICOLÁS MALDONADO
 

nmaldonado@eldia.com

Aunque muchas mujeres saben que los anticonceptivos hormonales pueden causarles dolor de cabeza, disminución de la libido e irritabilidad, investigaciones realizadas en los últimos años han puesto el foco sobre un efecto adverso menos conocido: los cuadros de depresión. Luego de que semanas atrás la Agencia Europea de Medicamentos recomendara exigirle a los laboratorios que adviertan sobre este riesgo en sus prospectos, la Red Provincial de Vigilancia Farmacéutica acaba de pedirle a los farmacéuticos bonaerenses estar atentos a este posible efecto indeseado que suele darse sobre todo en mujeres jóvenes durante el primer mes.

El trasfondo de la preocupación es un estudio realizado en 2016 entre medio millón de mujeres danesas que mostró un aumento en la tasa de depresión entre usuarias de diferentes tipos de anticonceptivos hormonales. De acuerdo con las conclusiones de ese trabajo, quienes los utilizan tendrían un 23% más probabilidades de ser medicadas con antidepresivos por primera vez; y ese riesgo sería mayor entre los 15 y los 19 años de edad.

Si bien los datos del estudio “no permiten identificar un vínculo casual tan claro como para prohibir estos productos, sí hay indicios suficientes de relación entre estados depresivos y anticonceptivos hormonales como para hacerlo constar en los prospectos y alertar a las usuarias”, señala el informe de la Agencia Europea de Medicamentos.

A partir de estas recomendaciones, las autoridades sanitarias de Alemania ya están trabajando en campañas informativas para que las mujeres que usan anticonceptivos hormonales (ya sean píldoras, espirales o parches) tengan presente este posible efecto adverso y consulten a sus médicos ante cambios de humor o señales de depresión.

En nuestro país, estas recomendaciones se hicieron eco en el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia, que se ocupó de darlas a conocer entre sus integrantes días atrás. En su último reporte, la Red de Vigilancia Farmacológica le pide a los farmacéuticos bonaerenses “estar atentos a toda sospecha de reacción adversa y notificarla” mediante una planilla a la entidad.

“NO HAY QUE ALARMARSE”

Sin desestimar que los anticonceptivos hormonales puedan causar cuadros de depresión, tanto ginecólogos como psiquiatras consultados por este diario relativizaron ese riesgo por entender que “las evidencias científicas reunidas no son suficientes”; y a la vista de ellas los beneficios que ofrecen los anticonceptivos tienen un peso mayor”.

Contra lo que señala el estudio realizado en Dinamarca, “en la literatura médica existen muchas y muy serias investigaciones que concluyen que aún no hay evidencia suficiente para apoyar un vínculo entre el control de la natalidad hormonal y la aparición de la depresión o incluso el agravamiento si estuviera presente”, comenta el médico psiquiatra Pedro Gargoloff, quien no obstante sugiere a la mujeres consultar a sus médicos sobre esta posibilidad.

“Se trata de un estudio entre muchos otros y lo que plantea no deja de ser una advertencia más”, coincide en señalar Blanca Campostrini, titular de la cátedra de Ginecología en la Facultad de Medicina de la UNLP y jefa del Servicio de Ginecología del Hospital San Martín. A su entender, “las mujeres no deben asustarse: los anticonceptivos hormonales son un excelente recurso tanto para evitar embarazos indeseados como para tratar algunas enfermedades; y los beneficios que ofrecen son mayores a los posibles efectos adversos que se han logrado constatar hasta hoy”.

Lo mismo señala Gargoloff. “Es recomendable pedir información al médico sobre sus potenciales efectos adversos, ya que es él quien podrá determinar el riesgo de su aparición en función de la vulnerabilidad individual del paciente, y así prever acciones en aquellos de mayor probabilidad de ocurrencia y mayor impacto individual. Pero por sobre todo -agrega- es el médico quien al indicar un método de control de la natalidad evaluará el riesgo de tratar versus no tratar y qué procedimiento a emplear”.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...