Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EL PENAL ADX “SUPERMAX”, CONOCIDO COMO LA “ALCATRAZ DE LAS MONTAÑAS ROCOSAS”

El Chapo podría compartir la prisión de Colorado donde se alojan sus máximos enemigos

En esta cárcel de máxima seguridad de EE UU purgan sus penas capos narcos que fueron líderes de los carteles del Golfo y de Tijuana

El Chapo podría compartir la prisión de Colorado donde se alojan sus máximos enemigos

Las Montañas Rocosas, de fondo del penal de Florence, Colorado / AP

NUEVA YORK

En el mundo carcelario hay presos que plantean riesgos particulares. Y después está el Chapo, que es un caso aparte. Joaquín Guzmán tiene una historia de fugas sin igual, que incluye dos escapadas de prisiones mexicanas de máxima seguridad antes de una nueva captura y su extradición a EE UU.

Por eso, tras el veredicto de culpabilidad del martes y su casi segura condena a cadena perpetua, muchos se preguntan adónde será alojado este traficante todopoderoso habituado a hacer fugas dignas de un Houdini.

Los expertos tienen pocas dudas del lugar donde el Chapo cumplirá condena: la ADX “Supermax” de Florence, Colorado, que alberga a algunos de los delincuentes más conocidos del país. Es una instalación tan segura y aislada, en medio del desierto y a la que solo se accede por avión, que le dicen “la Alcatraz de las Montañas Rocosas”.

El Chapo”, condenado el martes por encabezar una de las mayores redes de tráfico de drogas del mundo, “encaja perfectamente en ese penal”, afirmó Cameron Lindsay, quien dirigió tres prisiones, hoy jubilado. “Me sorprendería mucho que no fuese enviado a la ADX”.

El penal se encuentra en una vieja ciudad minera unas dos horas al sur de Denver y aloja a los criminales más violentos del país. Unos 400 reos se pasan 23 horas en solitario todos los días, en celdas de 2,1 por 3,7 metros, con muebles de cemento inamovibles.

Ted Kaczynski, conocido como Unabomber, y el conspirador del 11-S Zacarias Moussaoui son algunos de sus reos. También están detenidos allí tres de los rivales más importantes del Chapo: Juan García Ábrego y Osiel Cárdenas Guillén, ex líderes del Cártel del Golfo y Francisco Javier Arellano Félix, del Cártel de Tijuana.

Guzmán, cuya sentencia se conocerá en junio, sobresaldría entre ellos por la magnitud de sus delitos y por sus fugas del pasado, de ribetes casi míticos.

LAS DOS FUGAS DEL CHAPO

En 2015 se escapó de la cárcel de máxima seguridad del Altiplano en el centro de México. Se comunicó con sus cómplices durante semanas a través de un teléfono celular y se fue por un hueco debajo de la bañera, se montó en una motocicleta que lo esperaba y recorrió un túnel de un kilómetro y medio, hasta la libertad.

Se especula que pagó a muchos guardias para que hiciesen la vista gorda, lo mismo que habría hecho en una fuga de 2001 en la que fue sacado del penal escondido entre ropa sucia.

¿Puede fugarse de la Supermax? Difícilmente.

Los reos en la Supermax se pasan años aislados y a menudo están días enteros “casi sin hablar con nadie”, señaló un informe de Amnistía Internacional. Un ex presidiario, entrevistado por el diario The Boston Globe, describió el sitio como “una versión del infierno de alta tecnología, pensada para anular toda percepción sensorial”.

La mayoría de los presos de la Supermax tienen un televisor. Su único contacto con el mundo exterior es una ventanita de 10 cm. El diseño de las ventanas impide que se den una idea de en qué parte del penal se encuentran. El contacto con otras personas es mínimo. Reciben la comida en sus celdas, donde comen muy cerca del inodoro.

La cárcel está protegida por alambradas con cuchillas y torres de vigilancia, patrullas armadas y perros. “Si hay un penal a prueba de fugas, es el de Florence”, manifestó Burl Cain, director por mucho tiempo de una prisión de máxima seguridad en Angola, Luisiana. “Es LA cárcel de todas las cárceles”.

La estadía de Guzmán en Nueva York a la espera de su juicio, que duró tres meses, estuvo rodeada de grandes medidas de seguridad, que reflejaron el riesgo que representa. Fue alojado en solitario en un pabellón de alta seguridad del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, que ha albergado a terroristas y mafiosos.

Las autoridades cerraban el paso al Puente de Brooklyn cada vez que trasladaban al “Chapo” al tribunal de Brooklyn donde fue juzgado. En la operación participaban unidades especiales SWAT, ambulancias y helicópteros. Los alrededores del tribunal eran patrullados por agentes armados y perros que detectan explosivos. A Guzmán se le prohibió incluso abrazar a su esposa.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...