Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La calidad educativa, en discusión

Se profundiza en Medicina el debate por el ingreso irrestricto

De las aulas superpobladas a los profesores que dieron un paso al costado, en 60 y 120 se disparó la polémica. Cuáles son lo requisitos de acceso a la carrera en otras universidades

Se profundiza en Medicina el debate por el ingreso irrestricto

medicina, en el centro de la escena por el ingreso irrestricto/ c. santoro

El debate está servido. Y lejos de aflojar, parecer que recién empieza. Con clases superpobladas con más de mil alumnos, aulas atestadas en las que no cabe un alfiler, renuncias de reconocidos profesores y planteos sobre la calidad educativa, el arranque de las cursadas regulares en la facultad de Medicina reavivó una controversia que en 60 y 120 se repite desde que, a fines de 2015, se quitó el curso de ingreso eliminatorio: ¿Es posible dictar buenas clases teóricas y prácticas a tantos alumnos?

Este año, como se sabe, la eliminación del examen de ingreso disparó la cantidad de aspirantes. Se anotaron unos 4.000 alumnos. O sea, casi mil más que el anterior ciclo lectivo. En las materias específicas del primer año a esa cifra hay que sumarle los recursantes. Surge entonces la pregunta de hasta dónde llegará la escalada y cómo hará la facultad para manejarla. Y otra no menor: ¿cómo encaran el ingreso a Ciencias Médicas en otras universidades?

En la Universidad de Buenos Aires (UBA), por caso, cada año Medicina acumula la mayor cantidad de alumnos. En 2018 se anotaron para estudiar esa carrera 9.457 estudiantes. Sin embargo, los aspirantes no empiezan directamente a cursar en esa facultad. Antes deben tener aprobado el Ciclo Básico Común (CBC) -creado en 1985-, etapa que produce un alto nivel de deserción entre los aspirantes.

El CBC se compone de seis materias obligatorias, dos de las cuales son comunes para todas las carreras; otras dos, según la orientación; y las restantes son específicas para la carrera elegida -en el caso de Medicina son Física e Introducción a la Biofísica y Biología e Introducción a la Biología Celular-.

Desde la UBA se ha señalado recientemente que en el CBC se sostiene una tendencia de “alta deserción”, con apenas un 35% de alumnos que lo termina en tiempo y forma. Desde hace años, en el CBC, persiste una suerte de “división” de sus cursantes en tercios: uno que lo supera en tiempo y forma, esto es, en un año. Un tercio necesita un semestre extra para completarlo. Mientras que el otro tercio abandona.

Por eso, hay que tener en cuenta que muchos de los que se anotan en Medicina en la UBA quedan en el camino antes de cursar en la facultad. Lo mismo, claro está, ocurre con otras carreras.

En la Universidad de Córdoba Medicina también es la carrera más convocante. A los aspirantes se les toma el denominado examen del Ciclo de Orientación y Nivelación al Estudio Universitario en Medicina (CONEUM), que se lleva a cabo los primeros días de marzo de cada año. Es una prueba estructurada con 80 ítems de opción múltiple y respuesta cerrada, que integra contenidos de cuatro ejes temáticos (Física, Química, Biología e Introducción al Estudio de la Medicina). El que obtiene 70% o más de preguntas correctas aprueba y queda en condiciones de cursar y rendir las restantes asignaturas de primer año. Con un rendimiento del 60% al 69% se está en condiciones de cursar algunas materias pero no de rendir. Los alumnos que obtienen menos del 60 % de preguntas correctas, no pueden cursar el resto de las asignaturas de primer año.

En la universidad cordobesa el examen cada año representa un tamiz, a tal punto que hay muchos alumnos que, ante la posibilidad de no pasar la prueba, optan por inscribirse también en Enfermería u otra carrera afín para no perder el año.

En la Universidad Nacional de Cuyo les toman a los aspirantes una serie de exámenes de materias como Biología General y Humana, Física y Química que deben aprobarse con el 60% del puntaje total.

Tanto en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) como en la de Salta se mantienen los exámenes eliminatorios.

En Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario hay un módulo de Inclusión Universitaria, “obligatorio pero no eliminatorio”.

Profesores que no comparten el ingreso masivo hicieron hincapié en que las autoridades de facultades de Medicina de otras provincias tuvieron el apoyo de los rectores para mantener ciertas restricciones al ingreso, algo que aquí no ocurrió por el enfrentamiento entre la Presidencia de la UNLP y la conducción de Medicina anterior a la actual gestión.

sigue la polémica

Después de la renuncia del histórico profesor de Anatomía Marcelo Cerezo -que cuestionó en una dura carta al ingreso irrestricto- ayer continuaban las repercusiones y se reavive la polémica. Aulas superpobladas, falta de espacio e infraestructura, merma en la cantidad de horas y la calidad de las cátedras son algunos de los cuestionamientos de quienes le apuntaron al ingreso masivo.

En ese marco, ayer el decano de la facultad de Ciencias Médicas de la UNLP, Juan Basualdo Farjat, dijo en declaraciones periodísticas que desde julio “todos los docentes sabían de la cantidad de ingresantes que habría en 2019”.

“Lo de los 4.000 ingresantes fue un tema que se conversó durante el año pasado en reuniones con los profesores titulares de primer año”, agregó el decano. Y, señaló que desde julio “las cátedras tenían conocimiento como para trasladar sus inquietudes y en ningún momento recibimos un traslado de problemas sobre cantidad de los alumnos, ni un planteo que nos digan cómo vamos a tratar esto”, señaló.

También mencionó que haber empezado en marzo y no en abril, generó que los estudiantes se incorporen antes “a la vida universitaria” y eso convierte a la facultad en “inclusiva”, al igual que valoró la ampliación de franjas horarias.

En medio del debate, ayer continuaba la incertidumbre entre los alumnos de Anatomía A sobre la fecha del inicio de las cursadas. Desde la agrupación Unite -que integra el frente que conduce el Centro de Estudiantes- señalaron ayer que al consultar en la cátedra les dijeron que “se está trabajando para que las clases se puedan empezar el 1º de abril pero no hay nada certero” debido “a los cambios que se quieren llevar a cabo”.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...