Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Liga Nacional

“Es un mimo a lo que uno hace”

Fabricio Vito fue elegido mejor árbitro por tercer temporada consecutiva y en diálogo con Frecuencia Básquet manifestó que la clave es “no bajar los brazos y meterle mucha pasión a lo que uno hace”.

“Es un mimo a lo que uno hace”

Foto: Prensa APdeB

Fabricio Vito es un claro ejemplo de trabajo, consolidación y continuidad, a tal punto que fue elegido por tercer año consecutivo como el mejor árbitro de la Liga Nacional. “Lo recibí con mucha alegría, es una confirmación a las dos temporadas anteriores y un mimo a lo que uno hace”, manifestó en diálogo con Frecuencia Básquet.

El puntaltense, muy identificado con la ciudad de las diagonales, hace 15 temporadas que dirige en la elite del básquetbol argentino y cuenta también con una destacada trayectoria internacional. “Hay que ser lo más profesional posible, no bajar los brazos nunca, meterle mucha pasión a lo que uno hace y tratar de mejorar día a día, de no quedarse con el laurel de que un día te elijan como el mejor”, contó en relación al porqué de su galardón y sobre todo su regularidad en un alto nivel.

El juez de 44 años, sin embargo, en lo que se presenta como contradicción, no fue designado para ser parte del Mundial de China, que comenzará el 31 de agosto. “FIBA está apostando a árbitros jóvenes, dejando de lado a los más experimentados, y después hay una cuestión más interna con quien designa a los árbitros de América que no viene al caso”, expresó Vito.

El puntaltense impartió justicia en todas las ventanas de Eliminatorias FIBA, siempre como juez principal, y le tocaron duelos de enorme peso como el de República Dominicana frente a Venezuela, que definía quién clasificaba a la cita ecuménica. Sin embargo, reconoció que “ya venía madurando” el hecho de no estar en el país asiático pero que aun así “es un golpe”.  

“Si mi continuidad en FIBA se da o no se da dependerá de ellos, yo hoy estoy abocado a la Liga Nacional y seguiré abocado a eso durante todo el tiempo que me quede”, agregó Vito con respecto a su futuro dentro de la profesión.

El mejor árbitro del básquet argentino por tercer año consecutivo habló también sobre el desgaste al que están sometidos los jueces, un tema que no suele estar en agenda. “Un equipo tiene 12 jugadores y si uno se descompone o se siente mal, no juega, mientras que nosotros tenemos que salir a la cancha como sea”.

En ese sentido, marcó que le ha tocado dirigir “con 40 grados de fiebre o descompuesto”, y contó que los jugadores, cuerpos técnicos y dirigentes, en privado, “reconocen” la exigencia a la que las ternas están sometidas. “Yo tuve siete juegos en nueve días incluyendo viajes”, cerró como para graficar la situación.

Por último, Vito se refirió al desempeño de las dos mayores promesas del arbitraje platense, Franco Ronconi y Matías Del Aquila. “Están muy consolidados, son dos chicos serios, que tienen muchísimas ganas, le dan para adelante, llegaron a pitar primera serie de playoffs de Liga Argentina y hasta acá les ha ido muy bien”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla