Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una muerte, un herido

Antecedentes en la Región de cruces que terminan mal

Las discusiones en el tránsito son comunes en el ámbito urbano y la violencia asociada con esos desencuentros tiene varios antecedentes cercanos, en la Región, en casos con la muerte como desenlace.

Puede citarse en esa lista, la absurda muerte del taxista Luis Alberto Americe, a los 62 años, luego de resultar malherido en una discusión con violencia física en la esquina de 30 y 52, a comienzos de septiembre de 2015.

El chofer y el albañil Claudio Sánchez tuvieron una acalorada discusión y se fueron a las manos. En medio del forcejeo, cayeron al piso y ahí terminó todo para el hombre del taxi. Hubo intentos de reanimación y un traslado de urgencia al Hospital Italiano, donde falleció en minutos.

La autopsia determinó que el deceso se produjo por un síndrome asfíctico no mecánico. Si bien tenía una contusión en el rostro y costillas fracturadas, las lesiones, de acuerdo a los forenses, no revestían carácter mortal. Según se planteó entonces, Americe pudo haber sufrido una descompensación cardíaca por el estrés del momento.

A mediados de 2017, Sánchez fue condenado a tres años de prisión de ejecución condicional por el homicidio preterintencional del taxista. “El modo en que fue desplegada la agresión física contra la víctima no debió desembocar en su muerte ni se ha podido acreditar que fuera la intención del imputado”, se argumentó en ese fallo.

luchadores

Más acá, en Navidad, dos deportistas de la especialidad de combate kick boxing quedaron bajo la lupa de la Justicia por una agresión a Gonzalo Colombo (32) a raíz de una discusión de tránsito en Camino Centenario. A la altura de la intersección con 495, los peleadores Ezequiel Reymundo y Leonardo Oliveira Trindade (de nacionalidad brasileña), bajaron de dos autos y fueron a buscar a Colombo, quien descendía de otro, donde iba en el asiento trasero, con su hijo de un año y medio. Su esposa, conducía.

El hombre quedó tendido en el piso en cuestión de segundos, según la investigación judicial, por un golpe que le aplicó Reymundo. La fiscal del caso, María Eugenia Di Lorenzo, pidió la detención de ambos luchadores, pero la medida se demoró porque su patrocinio legal solicitó la eximición de prisión.

Finalmente, cayeron, a mediados de marzo, pero actualmente solo está detenido Reymundo, con una medida de prisión preventiva, que lo mantendrá en esa condición hasta el inicio del juicio por el delito de tentativa de homicidio.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla