Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CON 40 AÑOS, EL FILIPINO DEMOSTRÓ QUE TIENE CUERDA PARA RATO ARRIBA DEL RING

A Manny Pacquiao no le importa el paso del tiempo

Se encargó de dar una lección de boxeo y carácter para vencer al estadounidense Keith Thurman, en Las Vegas

A Manny Pacquiao no le importa el paso del tiempo

El saludo de Pacquiao con el cinturón en uno de los rincones / AFP

Manny Pacquiao pareció no sufrir el paso del tiempo. A sus 40 años y con más de dos décadas de carrera como boxeador profesional se impuso sobre el estadounidense Keith Thurman en decisión dividida, en el MGM Grand de Las Vegas.

De esta manera, el experimentado púgil filipino, después de doce intensos asaltos, obtuvo welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) con lo que ahora es el nuevo supercampeón de la división tras quitarle el invicto a Thurman.

En el MGM de Las Vegas, el filipino hizo una gran demostración más allá de sus 40 años y quedó claro que es uno de los grandes boxeadores de todos los tiempos.

Dos jueces vieron ganar al filipino por 115-112 y 115-112, mientras que el tercero le dio la pelea al local por 114-113.

Pacquiao, el campeón más veterano en la historia de la división, tiene ahora un récord de 62-7-2 con 39 KOs; mientras que Thurman, considerado a sus 30 años uno de los pegadores más duros de los pesos wélter en la actualidad, quedó con 30-1 y 22 nocauts.

“Realmente amo a los fanáticos, gracias por venir a disfrutar de esta pelea. Thurman no es un oponente fácil, es un excelente boxeador. Mi próximo combate posiblemente sea el año que viene”, señaló el púgil filipino tras la pelea.

En tanto, Thurman señaló que “Pacquiao es un gran boxeador, uno de los mejores. Sé que tiene una gran experiencia, me encantaría que me diera la revancha. Fue una bendición y una lección a la vez. Gracias, Manny”.

Pacquiao había derribado a Thurman en el cierre del primer asalto con una izquierda al cuerpo y un gancho de derecha que obligó al referí Kenny Bayless a la cuenta obligatoria de ocho.

DE CAMPANA A CAMPANA

La pelea fue de campana a campana desde el principio.

Empero, en el noveno capítulo, Thurman conectó los mejores golpes, acertó 26 golpes efectivos, su total más alto hasta ese punto.

El décimo fue para Pacquiao, quien retomó la ofensiva, recuperó la velocidad y mandó atrás a Thurman con combinaciones que hicieron sufrir al estadounidense.

En los dos últimos asaltos, Thurman salió por todo o nada, pero Pacquiao lo contrarrestó con certeros golpes al cuerpo.

Fue la decimoquinta ocasión que Pacquiao, campeón en ocho divisiones diferentes, peleaba en la MGM Arena de la Ciudad del Pecado, sitio de sus más grandes triunfos y reveses. Thurman hacía la cuarta defensa del título.

El filipino, que ha conseguido combinar exitosamente su carrera como político en su país con su regreso al ring del más alto nivel, se mostró en gran forma ante un Thurman que vendió cara su derrota y el invicto.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla