Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Rulo, BOPOMO, FMI y brecha
Rulo, BOPOMO, FMI y brecha

Por: Norberto Sosa
@ArgNesosa

15 de Septiembre de 2019 | 04:20
Edición impresa

La coyuntura económica -financiera de Argentina no tiene descanso. Las últimas semanas han sido de gran intensidad provocando que las autoridades económicas emitan nuevas regulaciones y que ahorristas e inversores tomen decisiones al compás de las mismas. Mientras que algunos intentan proteger sus ahorros, otros toman ventaja de las situaciones atípicas que se generan.

Como llegamos hasta aquí

A esta altura de los acontecimientos parece demasiado tarde para hablar de herencia, y tampoco luce demasiado convincente echarle toda la culpa a la incertidumbre que generó el resultado de las PASO. Sin dudas, había problemas en la economía. Esta columna no pretende realizar un análisis detallado de los problemas, ni detectar sus progenitores, pero surge por sentido común que el tamaño del endeudamiento comenzaba a proyectar ciertos problemas de solvencia. La falta de acceso al crédito internacional voluntario llevó a la Argentina a la dependencia del FMI y la dureza monetaria que impulsó dicha ayuda nos llevó a una problemática de financiamiento del consumo y del capital de trabajo de las pymes. Un capítulo aparte lo constituyó el aumento de las tarifas, que finalmente quedaron sin corregir dadas las recientes modificaciones del tipo de cambio.

Donde estamos parados

Haciéndose cargo de una situación que no había provocado, el flamante titular de Hacienda ha tratado de estabilizar al tipo de cambio. Es relevante saber que para dicha misión, Lacunza ha tenido en cuenta la cantidad limitada de reservas de libre disponibilidad del Banco Central. La falta de voluntad de los inversores para renovar la deuda de corto plazo (Letes, Lecaps, Lecer y Lelink) lo llevó a “reperfilar” dichos instrumentos y que luego el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tuviese que instrumentar el denominado “paraguas cambiario”. Quedará para el debate, si la secuencia de estas medidas fue la correcta. Quizás se podrían haber instrumentado los controles cambiarios sin necesidad de reestructurar de forma unilateral la deuda. Quedará también para el debate si siendo la urgencia cuidar los dólares, era necesario reperfilar la deuda en pesos, con todos los efectos colaterales que provocó. Mientras que la historia económica analizará todos estos aspectos, la coyuntura nos lleva a otros temas que se imponen con nombres curiosos.

Rulo

Cada vez que en la Argentina se imponen restricciones, se desata una maquinaria de creatividad para tratar de encontrar un mecanismo para eludir dicha traba y a su vez para entender si se puede generar algún lucro con el mismo. Una vez más, el ADN argentino encontró una oportunidad para generar de forma casi mágica y legal una rentabilidad en pocas horas. Si bien el tema generó felicidad a quienes lo aprovecharon y hasta puede parecer gracioso, de no haber sido acotada podría haber provocado un colapso de las reservas. Si cada uno, del millón de argentinos que se estima tiene acceso al mecanismo, termina utilizando el límite por atesoramiento de USD 10.000, se imaginarán que el final no era feliz, dado que el BCRA perdería USD 10.000MM.

BOno de POlítica Monetaria

El 21 del corriente vence un pago de intereses de un bono emitido el 21 de junio de 2017. Se trata de un bono emitido en pesos, el cual paga servicios de renta de acuerdo a la tasa de política monetaria que determina el BCRA. Los principales inversores de este bono han sido fondos internacionales. Su sigla de cotización es TJ20, pero se lo conoce como BOTAPO o Bono de Política Monetaria (BOPOMO). Al momento de ser emitido, los inversores no se imaginaron que el peso argentino tendría tan mal futuro y quienes lo emitieron, no se imaginaron que la tasa que devenga el bono superaría el 80%. El tema ahora es que el Tesoro Nacional tiene que pagar el equivalente en pesos de USD 400MM surgiendo un gran debate. Como puede el gobierno pagar este bono a un inversor institucional extranjero, cuando el dueño de una pyme que tenía una Lecap fue reperfilado. El argumento formal es que este pago se debe a un servicio de renta, mientras que las letras reperfiladas correspondían a vencimientos de capital.

Brecha

Gracias al paraguas cambiario y a la modificación de la definición de la posición global en dólares de las entidades financieras, el equipo económico ha sido exitoso en estabilizar el tipo de cambio oficial, pero el valor del dólar que surge en forma implícita de las operaciones en el mercado de capitales (dólar bolsa y contado contra liquidación-CCL) comenzó a mostrar una brecha, la cual si bien al comienzo rondaba el 10%, este viernes terminó en 30%. No existe ninguna ley ni teoría específica que lo demuestre, pero la evidencia empírica indica que el denominado CCL tiende a converger hacia la relación entre los pasivos monetarios del BCRA y las reservas. Por lo tanto, es crucial que pueda pasar con las reservas.

Hacia dónde vamos

De acuerdo a trascendidos periodísticos de esta semana, el desembolso del FMI no llegaría antes de las elecciones, lo cual pospone el principal factor de recuperación de las reservas. Mientras tanto, se instalan varios motivos de drenaje de las mismas: 1) intervenciones del BCRA en el mercado spot para contener el valor del tipo de cambio, este factor ha disminuido significativamente pero no es cero, 2) pago de deuda no reperfilada, este rubro representa durante septiembre aproximadamente USD 1.500MM y en octubre USD 1.900MM, 3) pago de deuda reperfilada, el pago total de esta deuda era de USD 5.300MM en septiembre y USD 4.300MM en octubre. Estos montos serán menores dado que sólo se pagará el 15% de los reperfilados y el total sólo para los inversores personas humanas que realizaron la inversión previo al 31 de julio, 4) compra de dólares para atesoramientos, factor que se tornaba insostenible con el rulo, pero que esta semana fue morigerado por las nuevas regulaciones, 5) por último, afortunadamente se ha reducido el retiro de depósitos en dólares, dado que el encaje bancario que generan los mismos, forman también parte de las reservas. Estos argumentos nos llevan a pensar que será muy difícil que la brecha no aumente, aun cuando se puedan publicar nuevas regulaciones. Por lo tanto, es crucial que los dirigentes de las distintas vertientes no sumen más gravedad a la situación.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla