Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,74
Dólar Ahorro/Turista $138.17
Dólar Blue $188,00
Euro $95,69
Merval 0,00%
Riesgo País 1450
17 de octubre: una fecha histórica, la del nacimiento de la patria con todos

17 de octubre: una fecha histórica, la del nacimiento de la patria con todos

Por: Julio Bárbaro

17 de Octubre de 2020 | 03:50
Edición impresa

Analista político y escritor

Es ya un recuerdo borroso que solo se vuelve conciencia en la memoria colectiva. Es el día en que los humildes dijeron “presente, mi General”, el momento en que termina el sueño educador europeo y se consolida la identidad nacional. El General Perón se había formado en un país donde hasta los militares eran cultos. Sus primeros libros son de 1939.

Después del derrocamiento de Irigoyen, la democracia estaba ausente en las ideas del poder. Un grupo de militares se reúne para proponer un proyecto democrático y popular, para terminar con la dictadura y con la infamia de esa década nefasta, para convocar a los humildes a participar de un sueño colectivo.

Como todo hecho histórico guarda infinitas explicaciones, su trascendencia no estaba en la mirada de nadie. Ese día, la multitud gestó un jefe y emitió un alarido de justicia, marcando una fecha histórica, la del nacimiento de la patria con todos.

Tuvo aciertos y errores, los que los acusaron de dictadura eran golpistas desde antes y lo seguirían siendo contra todos. Nunca terminaron de aceptar la democracia.

El peronismo asumió la revolución industrial, producíamos aviones, trenes, tractores, motos, fuimos la sociedad más desarrollada del continente, la alianza con Brasil y Chile iluminaba la visión continental. Fue el mayor nivel de conciencia de la patria. Y no solo el peronismo, el mismo sueño tuvieron Arturo Frondizi y Arturo Illia. Hasta con la dictadura de Onganía crecimos al siete por ciento anual.

El peronismo no derramó sangre; en cambio, quienes lo derrocan bombardearon una plaza llena de inocentes, fusilaron al General Valle y sus acompañantes, e iniciaron las matanzas ilegales en los basurales de José León Suárez. Lo derrocarán en nombre de la democracia y la libertad quienes nunca asumieron esos ideales.

También hubo un retorno y un gobierno popular que nos ilusionó con un encuentro definitivo. No fue posible, sus herederos estaban marcados por la violencia o la mediocridad.

El peronismo nació para integrar mayorías marginadas, luego contuvo en su seno todos los grandes debates. Diferentes corrientes ideológicas probaron suerte en su interior.

Así, la violencia de los setenta logró su mayor trascendencia cuando pudo expresarse en su nombre en tanto que el liberalismo de los noventa solamente fue posible diluido en sus votos. Ambos perdieron vigencia al ser expulsados de su seno.

El 17 de octubre de 1945 fue el grito de justicia que encontraba en el General a un jefe y en su compañera, una expresión de la prepotencia de los humildes que terminaría siendo universal.

Miles de militantes vivieron en su historia la víspera de un futuro más justo que el que Discépolo, Manzi y Catulo supieron compartir; Hugo del Carril le entregó la ofrenda de su dignidad y su voz, y hasta tuvimos un poeta depuesto.

Hoy es una memoria de pasados felices y un instrumento de burocracias sin mística. Es un nombre que comparten demasiados sucesores donde encontramos la metáfora de los pedazos del cuerpo del Megafón de Marechal.

En su versión original, es una memoria que dejó de ser un partido o una fuerza que imponga candidatos, no alberga odios ni resentimientos, rememora una decisión de los humildes de ingresar en la historia, un paso tan doloroso como imprescindible que darían luego varios pueblos hermanos. No es que sus seguidores se encuentren divididos, es solo que su aporte no soporta hoy fronteras partidarias.

Si el radicalismo integró a las capas medias y el peronismo lo hizo con las bajas, se impone ahora un proyecto colectivo que nos permita eludir agresiones insensatas e ingresar en la voluntad de un porvenir común.

El 17 es un recuerdo distante que nadie puede invocar para justificar rencores, pero no admito que se pretenda atribuirle el origen de nuestra decadencia, como parece ser la liviana moda de algunos medios periodísticos. Está vigente en la urgencia de un mañana para todos. Su evocación encuentra su sentido solamente en la voluntad de recuperación de ese mañana.

El 17 de octubre de 1945 fue el grito de justicia que encontraba en el General a un jefe

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla