Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $85,91
Dólar Ahorro/Turista $141.75
Dólar Blue $161,00
Euro $98,75
Merval 0,00%
Riesgo País 1372
Mujer Platense |HIDRATACIÓN POR TODOS LOS FRENTES
Cómo terminar con la piel seca

Desde la utilización de cremas y lociones hasta una dieta rica en grasas saludables son fundamentales para tener un cutis y cuerpo luminoso y sobre todo, sano

Cómo terminar con la piel seca

Las cremas son fundamentales

28 de Octubre de 2020 | 02:29
Edición impresa

Una dieta muy pobre en grasas de alimentación natural puede generar piel seca

Rugosa y quebradiza, así es la apariencia de la piel seca. Pero, además es la incómoda sensación del que la padece, está desprotegida. Tirante, poco confortable, descamada, con tendencia a la irritación, y muy vulnerable.

Los expertos siempre ponen un ejemplo muy gráfico para explicar la estructura de la barrera cutánea: una pared de ladrillos unidos por cemento. Los ladrillos son las células de la piel, corneocitos; y el cemento, las ceramidas, formadas por proteínas y ácidos grasos. Un muro compacto, a modo de envoltura de todo el cuerpo que es fundamental mantener en buen estado.

Y es allí donde la grasa y la humedad han desaparecido, la piel se vuelve áspera, arrugada y a menudo empieza a picar. Pero no es sólo eso: también se resiente su función protectora, y entre los huecos que le salen a la vista se cuelan los agresores (agentes patógenos, productos químicos... ), lo que se traduce en alergias, irritación e infecciones. La piel seca pica, y al rascar se rompe su impermeabilidad, lo que favorece la entrada de microorganismos y, por tanto, se produce inflamación, explican los expertos. La fricción con la ropa, las agresiones externas y los productos de higiene demasiado agresivos, hacen que esta barrera natural se altere.

Es por eso que a quienes tienen piel sensible se les recomienda el uso de gel sin jabón, evitar usar suavizante, ya que los perfumes que llevan pueden quedarse en la ropa y dañar la piel, y que la ropa interior sea de algodón.

Los jabones muy alcalinos, con exceso de perfumes, los productos para el baño con poca calidad dañan la piel.

Ducharse con agua muy caliente, permanecer mucho rato en el baño con la piel sumergida y secarse mal, también es contraproducente.

La ropa interior de fibras poco naturales, especialmente en el caso de las pieles más sensibles no es recomendable.

Los detergentes de lavado muy agresivos, si se padece este problema hacen daño. Es mejor elegir un jabón para ropa delicada, sin suavizante.

Una dieta muy pobre en grasas puede generar piel seca. Se necesita añadir ácidos grasos esenciales como aceite de oliva, pescados grasos, paltas y frutos secos.

Además, con la edad se pierden lípidos en la piel y se vuelve más seca. En el caso de las mujeres, los desequilibrios hormonales de la menopausia agudizan el problema.

HIDRATAR SÍ O SÍ

El cuerpo humano contiene alrededor del 70 por ciento de agua, dependiendo del sexo, edad y peso, entre otros factores; pero de ese porcentaje, el 35 por ciento está contenido en la piel. Así que si se mantiene esta bien hidratada, con un contenido hídrico óptimo, su aspecto no solo será joven y luminoso durante más tiempo, sino que se evitarán problemas de descamación, grietas o sensación de tirantez. Se debe beber la cantidad de agua suficiente para que la piel esté más sana y con un aspecto más saludable.

El gel de ducha limpia, pero también reseca algo la piel. Así que es imprescindible aplicar crema hidratante a continuación. En invierno las duchas suelen ser con agua más caliente y eso es peor para la piel. A esto hay que sumar que la calefacción reseca aún más. Por eso nunca hay que dejar de ponerse cremas y lociones.

CAPAS DE CREMA

El layering o, lo que es lo mismo, la superposición de dos o más cremas, es la técnica que usan las asiáticas para cuidar su piel. Se basa en ir aplicando los diferentes tratamientos (crema, sérums) por capas.

Se hace una aplicación, se absorbe y se pasa al siguiente. Por la mañana, por ejemplo, se puede aplicar la hidratante y encima unas gotas de aceite facial, que aportarán un extra de nutrición. Eso sí, si se practica el “capa sobre capa”, se debe hacerlo bien. Hay que usar primero la fórmula más ligera y de base acuosa (sérum, fluido) y acabar con las cremas densas o de base más oleosa.

EL MAQUILLAJE ADECUADO

Las pieles secas necesitan bases que sean muy hidratantes y con vitamina E. Las texturas fluidas o cremosas son ideales, y un acabado satinado proporcionará la sensación de “piel jugosa”. Los productos de maquillaje para quienes tienen este tipo de piel deberían tener activos y pigmentos minerales, que no resecan la piel.

ALIMENTACIÓN

El alcohol favorece la deshidratación al igual que, paradójicamente, una dieta rica en grasas. Sin embargo, son muy recomendables los aceites de primera presión en frío de semillas o frutos (sésamo, girasol, arroz, oliva...), porque nutren la piel en profundidad. También es importante consumir grasas poliinsaturadas, en particular aquellas que contienen ácidos grasos esenciales y que se encuentran en el pescado azul y los frutos secos.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Las cremas son fundamentales

Los frutos secos ayudan

Hay que beber abundante agua para hidratar la piel

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla