Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
El impacto del coronavirus afecta al 48% del Producto Bruto bonaerense

Por municipios, la pandemia afecta más a los que tienen perfil industrial y comercial, mientras que otros del interior vinculados a la agroindustria están menos castigados. Cómo impacta la crisis en los distritos de la Región

El impacto del coronavirus afecta al 48% del Producto Bruto bonaerense
Esteban Pérez Fernández

Por: Esteban Pérez Fernández
eperezfernandez@eldia.com

17 de Mayo de 2020 | 03:27
Edición impresa

El impacto económico del coronavirus en la Provincia de Buenos Aires afecta al 48 por ciento de su Producto Bruto, mientras que desgranado por municipios, el golpe es más grande en las localidades con mayor densidad poblacional y más inserción del comercio y la industria, y menor en los que están ligados a la actividad agricola-ganadera, según revela un informe del Laboratorio de desarrollo sectorial y territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP.

El estudio revela que en la Región -y en la Provincia- el municipio más afectado es Ensenada, que se ubica en un lote con solo otro distrito en el que el “golpe” del coronavirus impactó en promedio en un 65 por ciento en su actividad económica, mientras que La Plata tendrá un impacto de “mediana intensidad” por la combinación de tener una población con ingresos constantes debido a la fuerte incidencia del empleo público y docentes que siguen cobrando sus salarios, pero al mismo tiempo un sector comercial muy castigado, lo que lleva el impacto en la actividad en el orden del 39 por ciento.

En tanto, en los otros distritos de la Región el impacto será, según el informe, del 49 por ciento en Berisso; le sigue Brandsen con el 46 por ciento; Punta Indio con el 34 por ciento y cierra Magdalena con el 32 por ciento.

El informe revela que ante el nuevo escenario planteado por el coronavirus, las necesarias decisiones de distanciamiento y aislamiento social han generado un impacto heterogéneo entre las diversas ramas de actividad económica: por un lado, aquellas consideradas esenciales, como la cadena agroalimentaria, comercio de alimentos y salud, que siguieron trabajando en forma relativamente normal; mientras que el resto, salvo contadas excepciones tuvieron -y aún tienen-fuertes restricciones para funcionar de la misma manera.

Así aparecen distritos con un impacto moderado de la cuarentena y las restricciones para producir, comerciar y trabajar, como es el caso de General Guido, Tordillo, Rivadavia y Carlos Tejedor, que ocupan la parte de la tabla menos castigada, mientras que en la “zona media” aparecen Cañuelas, Monte Hermoso, Marcos Paz y San Antonio de Areco; y en la otra punta de la tabla los más golpeados son los ya nombrados Ensenada y Campana, más Pinamar y San Martín

El informe define tres grupos de actividades según como han evidenciado los efectos económicos del aislamiento. Uno con impacto negativo bajo, otro medio y finalmente un grupo de actividades que han sufrido un impacto alto.

Dentro del primer grupo encontramos a las actividades agropecuarias e industrias esenciales, que no han sufrido un impacto significativo en su funcionamiento. Asimismo, otras ramas de actividad que tendrán bajo impacto son aquellas cuyo Producto está representado por los salarios pagados, como la administración pública y la educación, donde además poseen la particularidad de que sus trabajadores han mantenido sus remuneraciones a pesar de no estar trabajando. También sufrieron un impacto bajo las actividades industriales relativas a la elaboración de medicamentos y material médico. Generación y distribución de energía y otros servicios comunales, los rubros comerciales relativos a la venta de alimentos y los servicios de telecomunicaciones también pueden ubicarse dentro de este grupo de actividades.

Por otra parte, dentro del grupo cuyo impacto ha sido medianamente negativo, encontramos a actividades relativas a la intermediación financiera, seguros y comunicaciones, donde las transacciones electrónicas y no presenciales son bastante factibles y significativas. Dentro de este grupo ubican a los servicios de salud, donde algunas ramas tendrán más actividad, mientras que otros no funcionan con normalidad.

Finalmente, dentro del grupo de actividades económicas que han sufrido un fuerte impacto negativo se encuentran los hoteles, restaurantes, resto de la industria manufacturera, construcción, comercio mayorista y minorista -salvo las excepciones nombradas anteriormente- transporte y los servicios en general.

Para estimar cuantitativamente el efecto productivo del aislamiento social preventivo y obligatorio, en el estudio utilizaron una metodología como: Producto Bruto Geográfico de cada municipio, peso de la cadena agroalimentaria y consumo de alimentos. A esa estructura le aplicaron los impactos sectoriales. De esta forma obtuvieron una medida que señala el porcentaje de Producto Bruto que se perderá por las restricciones sanitarias, teniendo en cuenta un mes completo de aislamiento.

Naturalmente, no hay municipio que haya estado exento de consecuencias sobre su actividad económica, sino que el efecto ha sido morigerado por sus propias características productivas.

Encontramos partidos como General Guido, Tordillo, Rivadavia, Carlos Tejedor, General Lavalle, San Cayetano, Ameghino, Villegas o General Dorrego de características netamente agropecuarias y de baja densidad, donde el corolario del aislamiento total -como el ocurrido en abril- rondaría en una caída menor al 25 por ciento del Producto Bruto, fundamentalmente explicado por las restricciones al sector comercial y de servicios.

El estudio revela que del lado de los municipios donde el efecto del aislamiento será más fuerte económicamente encontramos a municipios con un claro perfil industrial, como Ensenada, Campana y General San Martín; y turísticos como Pinamar y Villa Gesell, que experimentan pérdidas de su producto bruto que supera el 60 por ciento. También en este grupo están municipios muy comerciales como San Isidro. En el caso de los municipios turísticos, si la pandemia hubiese ocurrido en temporada estival, el efecto hubiera sido peor.

IMPACTO PROVINCIAL

A nivel agregado la Provincia tendrá afectado el 48 por ciento de su producto, explicado por la industria manufacturera no esencial, que aporta el 40 por ciento de la caída, el comercio no esencial, que agrega otro 17 por ciento, y la construcción con un 9 por ciento. A pesar de tener 75 municipios, donde el impacto es menor, el sesgo plutocrático -los 40 municipios más afectados aportan el 70 por ciento del Producto Bruto Provincial- genera un gran impacto provincial.

“Dado la heterogénea estructura productiva de los distintos espacios geográficos, es de esperar que las diferentes regiones evidencien un impacto productivo diferencial. En la Provincia de Buenos Aires, por un lado, es claro que en municipios donde predominen la actividad comercial, industrial no esencial o de servicios -fundamentalmente donde sea importante la presencia de restaurantes y hoteles- la caída de ingresos y producto sea muy profunda. Por otro lado, municipios donde el peso del sector agrícola es alto, como es el caso del interior de la Provincia, o municipios donde la presencia del sector público es muy fuerte, como La Plata, experimenten un impacto menor en sus niveles de producto, que aquellos donde predominen el resto de las actividades mayormente restringidas por las medidas de distanciamiento social, como en el Conurbano”, explica el estudio.

Sin embargo, y aquí está el aspecto distintivo de esta crisis -donde no es que la gente no quiera o no tenga para gastar, sino que no puede hacerlo- aún los municipios donde el producto lo forman mayormente sectores esenciales, y por lo tanto por el lado de la oferta se vea menos resentido, el efecto multiplicador de esas actividades está acotado, dado que los factores económicos (trabajadores, capitalistas, empresarios) no pueden gastar libremente sus ingresos, ya que los mismos están restringidos a consumos básicos, como alimentos, limpieza y salud.

“Lo que sí se va a generar en estos municipios es un incremento relativo del excedente económico, en contraposición a municipios donde directamente se van generar enormes pérdidas producto de la caída generalizada de ingresos. Seguramente el sistema financiero reflejará esa situación. La mencionada estructura productiva de la Provincia de Buenos Aires, con un sector agrícola-ganadero en el interior y un sector industrial concentrado en el AMBA y en la zona fluvial, está directamente relacionada con la densidad poblacional, la cual evidencia en la historia un fuerte incremento intercensal en los partidos que componen el Conurbano bonaerense. Es de esperar entonces que el efecto del COVID-19, y su mayor capacidad de propagación en locaciones de mayor densidad, sea más perjudicial en esos partidos que, debido a la estructura productiva de la Provincia, coincide con los partidos industriales y comerciales y a su vez con lo de mayor peso económico. De esta forma el COVID-19 genera un efecto plutocrático, afectando en mayor medida a los municipios económicamente más importantes”, explican.

Por si faltaba un motivo, esta pandemia puso una vez más a la luz la importancia de un mayorequilibrio territorial en la Provincia de Buenos Aires.

 

48%
PBI  A nivel agregado la Provincia tendrá afectado esa porción del producto, explicado por la industria manufacturera no esencial, que aporta el 40 por ciento de la caída y el comercio no esencial 17%.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla