Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Toda la semana |A DIEZ AÑOS DE LA LEY DE MATRIMONIO IGUALITARIO
El mismo amor: los mismos derechos

Desde hace una década, en nuestro país la orientación sexual no es impedimento para casarse. La ley 26.618 amplió y consolidó derechos, y abrió las puertas a una nueva noción de familia, clave en la construcción de una sociedad más plural y diversa

El mismo amor: los mismos derechos

Noelí Rubeo y Nazarena del Rosario Corvalán Sartorio cumplen un año y medio de casadas esta semana

26 de Julio de 2020 | 06:16
Edición impresa

Cuando en julio de 2010 se promulgó la Ley de Matrimonio Igualitario (Ley 26.618), nuestro país fue epicentro de un boom de casamientos entre personas del mismo género. Uruguayos, brasileños, chilenos, llegaron para celebrar sus enlaces, ya que Argentina fue la primera nación en América Latina en contar con una norma de ese tipo. Tres años más tarde se replicó en Brasil, y luego en Uruguay.

En Estados Unidos, ese derecho se sancionó en 2015. De hecho, en la popular serie “Modern Family” recién en la quinta temporada los personajes de Mitchell y Cameron -Mitch y Cam- festejan que por fin pueden casarse y comienzan a organizar su gran boda. La noticia de la legalización del matrimonio gay, que alborota a toda la familia de la serie que ahora está en Netflix, suena vetusta para el público argentino, que desde hace varios años ve esas escenas en la vida real.

“Tener una ley nacional habilitó nuevos debates en el exterior e internamente, que luego devinieron en la sanción de la Ley de Identidad de Género, por ejemplo. Es importante que se actualice aún más la legislación sobre cómo se piensa a la familia, así todos tenemos las mismas oportunidades de licencias y otras cuestiones para las cuales aún nos queda un camino por transitar. Hay cosas pendientes, pero en cuanto a lo hereditario, a la adopción”, dice Kathrin Ecke, abogada e investigadora de la consultora de género Grow.

Por su parte, la abogada Cecilia Lopes, coordinadora del Programa de Extensión “Diversidad Familiar y Derecho de Familias” de la Universidad Nacional de La Plata, asegura que “la Ley de Matrimonio cambió el derecho familiar para siempre. Materializó la lucha incansable por la conquista y reivindicación del derecho a la igualdad, aunque esa lucha sigue estando presente para remover obstáculos que todavía impiden el acceso igualitario a derechos”.

“La Ley de Matrimonio materializó la lucha del derecho a la igualdad”

 

“La Ley se promulgó a la madrugada. Yo estaba trabajando en Japón, pero me acuerdo que estábamos muy atentas a las noticias y en un momento caían los mensajes sin parar, nos llamaban y no podíamos atender porque el rooming internacional es carísimo, pero esa fue la señal, se había sancionado la Ley! Llevó un tiempo asimilar todo eso, me acuerdo que me temblaba el cuerpo, me parecía impensado”, se emociona, mientras lo recuerda, Paula Rivera, gestora cultural que tenía la boda planeada para el 27 de marzo último y el confinamiento hizo que se celebrara de una forma distinta.

UN ANTES Y UN DESPUÉS

“El viejo artículo 172 del Código Civil decía que se necesitaba el consentimiento de hombre y mujer para la existencia del matrimonio. La Ley de Matrimonio Igualitario sólo modificó el hecho de que la existencia del matrimonio requería el consentimiento de dos personas, con independencia de su sexo o género. Por primera vez en Latinoamérica, en 2010, en Argentina las personas pudieron empezar a casarse con quien quisieran, y eso abrió las puertas a que diversos proyectos familiares que muchas veces crecían a la sombra de la ilegalidad pudieran gozar de la protección legal”, subraya Lopes.

“Casarse en este marco posibilitó que las dos personas pudieran también acceder a la co-paternidad o co-maternidad con igualdad de derechos, protegiendo muchas familias en las que los vínculos del niño, la niña o el adolescente quedaban únicamente en los hechos, sin verse reflejados en el plano jurídico. La ley también avanzó junto a otras, como las de identidad de género y cobertura de las técnicas de reproducción humana asistida, para modificar patrones culturales establecidos en torno a una concepción heteronormativa y biologicista de la familia, poniendo en evidencia su pluralidad que está nucleada en torno al deseo y al afecto”, sostiene la abogada.

Desde el Programa “Diversidad Familiar y Derecho de Familias”, dependiente de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP, se trabaja en torno al acceso y el ejercicio de la parentalidad por familias formadas por parejas del mismo sexo, en actividades vinculadas con la promoción de la igualdad y la no discriminación. Quienes quieran contactarse con el programa pueden hacerlo mediante sus redes sociales. En Facebook: Programa Diversidad Familiar y Derecho de Familias. En Instagram: @diversidadfamiliarjursoc. Por correo electrónico: diversidad@jursoc.unlp.edu.ar

“Chino” (47) y Ariel (43) coinciden: “la ley no sólo aportó visibilidad a la gran cantidad de parejas del mismo sexo que hay en la sociedad, sino que equiparó derechos en lo legal, y también en varios aspectos de la comunidad toda”. Ellos están casados desde hace tres años: “la idea de casarnos surgió como algo espontáneo, luego de un corto tiempo de convivencia. Quisimos unirnos legalmente e hicimos una fiesta con todos nuestros seres queridos”.

AMOR, AMOR, AMOR

Noelí Rubeo (39) y Nazarena del Rosario Corvalán Sartorio (25), ambas abogadas, cumplen esta semana 1 año y medio de casadas. Su relación comenzó a principios del 2013. “En un primer momento la idea era casarnos en febrero del 2020, pero no nos aguantamos y adelantamos un año el casamiento. Lo decidimos así, intempestivamente, a puro deseo”, recuerdan y afirman que “hoy si tuviéramos que volver a decidir casarnos, contestaríamos que no nos perderíamos de celebrar tanto amor y compartirlo”.

“Nos casamos porque podemos; porque después de una larga lucha, hace 10 años se sancionó la ley. No es fácil encontrar una persona con quien desees compartir tu vida y eso es un común denominador para todo tipo de parejas. Aún cuando se la encuentra, muchos no optan por el matrimonio y eso también es indistinto a la orientación sexual. Cuando llega esa persona con quien deseás compartir tu vida, hay un montón de circunstancias que, a nuestro entender, deben enmarcarse en el instituto del matrimonio. Desde cuestiones como poder extender la obra social a tu pareja o cuestiones patrimoniales”, dicen.

Cuando se promulgó la ley de matrimonio igualitario, Noelí tenía 20 años: “hacía más o menos 8 años que le había contado a mi familia sobre mi orientación sexual. No sé si pueda explicar lo que sentí cuando salió la ley. Fue como un flashback de casi toda mi adolescencia en un minuto: la no aceptación de mi familia, de mis amigos, de la sociedad en general. En ese momento no pensaba siquiera en la idea de casarme, pero esa ley significaba tanto para mí. Venía para decirme ´tenes razón vos!´, y aunque soy consciente de que una ley no cambia los perjuicios de una sociedad, fue una herramienta para poder seguir con esa lucha de ´ser igual´”, recuerda y emociona.

La boda de Noe y Naza se vivió “con mucho amor. No podíamos creer estar entrando al registro civil, las dos de blanco, la familia, los amigos. Estaba tan lleno de gente, y estábamos todos tan emocionados que se podía sentir en el aire la felicidad y el amor. Fue un día entero en el que por primera vez, en ningún momento nos cuidamos de amarnos. Estaba todo dicho. Ese día no sólo celebramos el amor y el proyecto de vida que habíamos encarado juntas, sino que también celebramos un montón de conquistas a nivel colectivo y a nivel individual”, confiesan.

Fernando Ávila (50) y Juan Andrés Brunetti (40) se conocieron en una muestra de fotografía y “fue un flechazo instantáneo”. Hace casi 4 años que están en pareja y se casaron en diciembre de 2019.

“Desde el momento del anuncio de nuestro compromiso muchas cosas cambiaron bellamente en nuestra relación. Toda la organización de la fiesta pasó por nosotros y esos meses previos fueron potenciando nuestra conexión. Para nuestras familias, amigos y personas allegadas, la noticia fue tomada con muchísima felicidad y participación en toda la previa”, relatan.

“Después de 10 años de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario, sentimos que una parte de la sociedad ha hecho un gran cambio en viejos tabúes asociados a la religiosidad y a la intolerancia. A ambos nos ha tocado vivir situaciones discriminatorias incluso en estos últimos tiempos. Por suerte, las generaciones más jóvenes han abrazado la idea de la igualdad de derechos y son los más empáticos. En cambio no sucede lo mismo con las personas de más edad. Como sociedad nos queda un camino por recorrer”, reflexionan Fernando y Juan Andrés.

BODA EN PANDEMIA

“En marzo de este año teníamos la fecha y los festejos organizados y aunque ´Pandemia´ no nos posibilitó llevar adelante de manera presencial el evento, el 27 de marzo sirviéndonos de la virtualidad, mediante la plataforma Zoom y con la participación de invitados e invitadas nacionales e internacionales llevamos a cabo nuestro casamiento. Mediante WhatsApp la jueza participó también con sus palabras. Lo que queda ahora mismo pendiente es el festejo pero que seguramente será en 2021”, cuentan Paula Rivera (39), gestora cultural y Cata Raybaud (34), música y compositora.

“Para la comunidad LGTB esta Ley cambió nuestras vidas. Mientras las personas heterosexuales ya pueden pensar en que casarse es algo que pasó de moda, para otras personas connota completamente otra cosa. Se trata de un tener acceso a los mismo derechos que las parejas hetero, se trata de que nos devuelvan derechos adeudados por tantos años, se trata de una evolución social, `el matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo (Ley 26.618)´”, señala la pareja.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Noelí Rubeo y Nazarena del Rosario Corvalán Sartorio cumplen un año y medio de casadas esta semana

“Chino” y Ariel se casaron hace tres años

Paula Rivera y Catalina Raybaud tuvieron una boda por Zoom

Cecilia Lopes abogada de diversidad familiar

Fernando Ávila y Juan Andrés Brunetti se casaron en diciembre de 2019

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla