Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,27
Dólar Ahorro/Turista $137.40
Dólar Blue $180,00
Euro $95,52
Merval 0,00%
Riesgo País 1434
Filipinas puso al frente de la crisis sanitaria a militares por delante de médicos y científicos

Filipinas puso al frente de la crisis sanitaria a militares por delante de médicos y científicos
29 de Septiembre de 2020 | 10:03

Filipinas e Indonesia son los dos únicos países del Sudeste Asiático que no han frenado la curva de contagios de COVID-19. ¿Qué tienen en común? Sus gobiernos han puesto a militares a dirigir la respuesta a la crisis sanitaria, en la que médicos y científicos están jugando un papel secundario. 

Con casi 300.000 casos, Filipina encabeza los contagios en la región, seguido de Indonesia con más de 262.000 infecciones; mientras que el archipiélago indonesio lidera las muertes con más de 10.000 y el filipino ocupa la segunda posición, con más de 5.000. 

Analistas consultados coinciden en que en ambos países -los únicos del Sudeste Asiático en los que los contagios alcanzan los seis dígitos-, los militares han concebido la pandemia como "una insurgencia a la que aplastar" en vez de una crisis sanitaria que requiere soluciones a largo plazo. 

Problemas como la superpoblación, unos sistemas de salud precarios o unos estados débiles sin infraestructuras adecuadas en muchos rincones de estas dos naciones insulares también han entorpecido sus respuestas, frente al éxito logrado por vecinos como Tailandia o Vietnam. 

UNIFORMADOS VS. CIENTÍFICOS EN FILIPINAS 

Antes de la pandemia, el presidente filipino, Rodrigo Duterte ya había colocado a generales retirados en puestos clave, pero la crisis sanitaria ha servido para que éstos asuman el protagonismo, al imponer restrictivas medidas de confinamiento con una alta presencia de uniformados en las calles para asegurar su cumplimiento. 

"Duterte es un presidente de paz y orden y ha demostrado no tener respuestas frente a la actual crisis, más allá de su habitual cruzada contra los críticos y apoyarse en los miembros de su gabinete que son generales retirados", indicó la profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Filipina, Maria Ela Atienza. 

El jefe del grupo de trabajo contra la COVID-19 es Carlito Galvez, antiguo jefe de las Fuerzas Armadas y actual asesor de paz del mandatario, y otros miembros son los ministros de Defensa e Interior, Delfin Lorenzana y Eduardo Año, generales retirados que también ocuparon el puesto más alto del Ejército. 

Filipinas impuso una estricta cuarentena que continúa en la capital después de más de seis meses, la más larga del mundo, donde se concentra la mayoría de los contagios, pero "las restricciones no han contenido la pandemia por la falta de respuestas médicas eficientes, como test masivos, rastreo de contactos y correcto aislamiento de los casos positivos", indicó Atienza. 

Duterte y su equipo han abogado por prolongar indefinidamente el confinamiento en Manila y esperar a la llegada de la vacuna, mientras la presencia de soldado en las calles ha sido caldo de cultivo de abusos, con más de 100.000 detenidos por saltarse la cuarentena, la mayoría por salir a buscar ingresos en la peor crisis en el país en tres décadas. 

La comunidad científica filipina ha criticado en repetidas ocasiones la "errática" respuesta oficial a la pandemia, sin haber sido escuchados, mientras exigen la creación de un grupo asesor científico implicado en las decisiones. 

"Seguimos defendiendo un grupo científico asesor, similar a los que se han creado en otros países. Lo ideal sería que este grupo de expertos se reuniese periódicamente con quienes diseñan las políticas", indicó Guido David, del centro de análisis de datos de la Universidad de Filipinas, que elabora semanalmente las proyecciones de la curva de contagios. 

CONTRA FACEBOOK

El propio presidente filipino amenazó el lunes por la noche a la red social Facebook con su cierre en el país después de que la compañía eliminara la semana pasada varias cuentas vinculadas a las Fuerzas Armadas y la Policía filipinas por violar las normas de la plataforma.  

“Facebook, escúchame. Les permitimos operar aquí esperando que puedan ayudarnos. Si el gobierno no puede defender algo que es por el bien de la gente, ¿cuál es su propósito aquí en mi país?", afirmó Duterte en un discurso televisado.  

La empresa eliminó la semana pasada una red de 57 cuentas de Facebook, 31 páginas y 20 cuentas de Instagram vinculadas a las fuerzas de seguridad de Filipinas por "comportamiento coordinado no auténtico" y por el uso de perfiles para "engañar sobre su identidad, propósito u origen", indicó el jefe de políticas de seguridad de la compañía, Nathaniel Gleiche.  

La red publicaba en inglés y tagalo noticias propagandísticas sobre las actividades militares contra insurgencias, las ventajas de la polémica ley antiterrorista aprobada en julio; así como críticas a grupos de izquierda, activistas y opositores y al ilegalizado Partido 

Comunista y su brazo armado, la guerrilla del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP).  
"¿Cuál sería el punto de permitirles continuar si no pueden ayudarnos? No abogamos por la destrucción masiva, ni por masacres. Es una lucha de ideas”, afirmó el lunes el presidente, unas palabras que dan a entender su implicación o conocimiento sobre la creación de esa red de propaganda.  

"No pueden prohibirme o impedir que defienda los objetivos del gobierno", añadió Duterte, que acusó a la red social de "apoyar a la izquierda" y "promocionar la causa de la rebelión".  

"APROBÉ LA COMPRA DE ARMAS Y AÚN NO MATASTE A NADIE"

El controvertido presidente nunca se ha guardado nada y en más de una ocasión dejó de manifiesto su idea de no andarse con rodeos a la hora de combatir la delincuencia.

En declaraciones durante una reunión que se desarrolló el mes pasado el mandatario dio la orden al comisario de la Oficina de Aduanas, Rey Leonardo Guerrero de tirar a matar contra narcotraficantes.

Guerrero, un general retirado del ejército y exjefe del Estado Mayor, no estaba presente cuando Duterte hizo esas declaraciones, aunque el presidente dijo haberse reunido antes con él y otros dos oficiales en el palacio presidencial en Manila.

"Sigue entrando droga en el país por las aduanas", dijo Duterte, añadiendo que antes había aprobado las solicitudes de guerrero de armas de fuego. "Le dije: 'Aprobé la compra de armas de fuego, ¿y hasta ahora no has matado a nadie? Póngase en forma'".

"Se lo dije directamente. 'Sigue entrando droga. Me gustaría que mataras (...) en cualquier caso, te apoyaré y no irás a la cárcel. Si son drogas, dispara a matar. Ese es el acuerdo''', dijo Duterte sin entrar en detalles.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla