Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Cecilia Roth: “Cuando no hay registro es como si parte de la humanidad estuviera viviendo otra historia”

La popular actriz reflexiona sobre el presente pandémico y cómo el trabajo la salvó de la angustia en un año extraordinario, en el que atravesó todos los estados: desde el dolor desgarrador de haber perdido a su madre hasta la felicidad extrema por la sanción de la ley del aborto

Cecilia Roth: “Cuando no hay registro es como si parte de la humanidad estuviera viviendo otra historia”

Cecilia en “muy bodas de sangre”, disponible online

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

17 de Enero de 2021 | 03:48
Edición impresa

Cecilia Roth podría haberse tomado este año pandémico sin trabajar, sin embargo, con la entrega y energía de una principiante, se adaptó a las posibilidades del novedoso y creativo mundo del streaming y, sin cuestionar las formas híbridas que llegaron para quedarse en el mundo interpretativo, fue una de las actrices que más trabajó en esta temporada inédita.

A los 64 años, la rubia favorita de Pedro Almodóvar, que tiene un hijo con Fito Páez, le puso alma y voz a originales proyectos que llegan al público por WhatsApp o por la web, y que la desafiaron a reencontrarse con su cuerpo en un momento donde, dirá más adelante, lo racional es lo que parece mandar.

De estos proyectos y de cómo atravesó un año rocambolesco en cuanto a lo emocional, la reconocida intérprete charló con EL DIA.

-¿Cómo empezaste el año?

-No creo que haya empezado el año todavía (risas), creo que es una continuación aunque haya cambiado el número, que eso ya tranquiliza un poco, porque yo tenía tantas expectativas con el 2020, que me parecía un número maravilloso, y mirá lo que fue... Estoy transitándolo, como estamos transitándolo todes. Es como una sensación de que nos están llevando por delante. Pienso que no hay todavía una unidad, ni aquí ni en el mundo, para combatir esto como podría haber sido más fácilmente.

A principios del año pasado, cuando comenzó la pandemia, yo tenía la esperanza de que el mundo entero iba a combatirla. Y esa esperanza fue absolutamente destruida en muy poco tiempo. Pero era mi esperanza, que nos íbamos a convertir en mejores personas, que el planeta estaba atravesando por una situación que nos iba a unir. No fue así. Inclusive nos desune en cada país.

-Fue una esperanza generalizada, a veces hasta políticamente correcta para decir, pero al final el que era bueno siguió siendo bueno, y el que ya era malo, no cambió.

-Sí, no sé si diría algo tan binario como bueno o malo, creo que tiene una connotación más profunda. La gente que piensa de una manera, que siente de una manera, que mira la vida de una manera, va a seguir mirándola igual. No lo va a volver más empático, ni solidario. Yo creo que quien mira para adentro, no puede registrar lo que está pasando, ni siquiera lo que le podría pasar a él o ella. No hay registro. Y cuando no hay registro es como si parte de la humanidad estuviera viviendo otra historia.

-En medio de toda esta situación, seguiste trabajando como parte de originales proyectos como “Amor de cuarentena”, una historia contada por audios de WhatsApp. ¿Qué fue lo más desafiante de esas propuestas?

-Para mí fue muy genial la idea crear algo a partir de la simpleza del WhatsApp, que es un instrumento que usamos para conectarnos, que es la comunicación más fácil que tenemos. Me pareció genial que a partir de ese lugar, se pudiera crear algo artístico.

Para mí, que tengo tantos años de actuación, cualquier formato es bienvenido. Durante la cuarentena hice muchas cosas, por suerte. Porque, además, si no había me las fabricaba porque sino me moría de angustia. Y además pasó de todo este año... Tenía muchas ganas de trabajar con Guille Cacace (el director) y se dio de esta manera: ¡ni siquiera me dirigió por Zoom, sino por audios que iban y venían! La pasé muy bien haciéndolo, buscaba el momento adecuado para grabar, en general a la noche, siempre con un whisky y con una intimidad absoluta que tenía que tener el que escuchara...

-Después de “Amor en cuarentena” llegó “Audioguía para que vuelvas” -disponible durante enero por Alternativa Teatral-, que tiene el mismo sistema pero es una propuesta diferente.

-Cada actor tiene personajes diferentes, con textos distintos, y me pareció un desafío mayor todavía porque ahí sí hay una composición de familia. Es una historia muy fascinante y muy atractiva para el público.

-Siempre rescato la creatividad que ha surgido durante la cuarentena. Cómo, a pesar de las pocas posibilidades, han nacido proyectos interesantes y desafiantes tanto para el público como para los mismos intérpretes.

-Todes nos agarramos de la necesidad de trabajar, de actuar. Me di cuenta que la actuación es una necesidad más allá de lo económico. Es algo que elijo todos los días. En general, lo que más me gusta es estar concentrada en preparar un trabajo y en hacerlo. Es como un regalo para mí. Y con “Audioguía...” creo que tiene que ver más que ver con lo que creíamos, que era una especie de final de pandemia, donde las posibilidades de verse y estar con el otro/otra eran más posibles, digamos... Porque “Amor de cuarentena” era, claramente, de principio del aislamiento. Y “Audioguía” es ya un proyecto a futuro lo que sucede en esos audios.

-Es la espera de toda una familia a una persona...

-Es una familia a la que ha entrado una persona, no importa el género, dependerá del género del que lo escuche le ponga. Y toda la familia tenía un vínculo sensual, sexual, erótico con esa persona. Y toda la familia lo sabe. Todos saben lo que pasa con ese otro/otra. No hay una mirada moral. Hay una mirada ética que tiene que ver con otra cosa: en no meterse con lo que el otro está viviendo y aceptarlo. Básicamente, pensar en tu vínculo con la otra persona porque, en esta historia, ni siquiera existen los celos..

Todos lo pasamos muy bien haciéndolo porque aparecía una cosa muy erótica que tenía que ver con una espera que se supone que podría pasar en estos tiempos después de la cuarentena.

-En lo personal, ¿te tocó fibras íntimas?

-Me llevó a conectarme con muchas cuestiones más corporales porque viste que el cuerpo no es muy usado en pandemia, ni siquiera vemos los cuerpos en los Zoom, estamos como de cuello para arriba. Mucha cabeza en todo sentido, mucha racionalidad. Además de que los estados son tan complejos... Hay subidas y bajadas, todo el tiempo. Además, mi madre partió este año, hace dos meses, y, bueno, no es algo que yo estuviera esperando: se enfermó y en dos meses se fue. Y la verdad es que en pandemia es mucho más duro no poder abrazarte con tus amigos y amigas, y compartirlo, aunque lo compartas por teléfono. Es por eso que siento que con “Audioguías” había una fantasía del uso del cuerpo. Entonces, eso también fue muy interesante para quienes lo hicimos porque aparecía el cuerpo.

-En 2020 ibas a cumplir el sueño de debutar en la Martín Coronado del San Martín pero la pandemia torció un poco los planes.

-El plan maravilloso era, en este momento, estar haciendo “Bodas de sangre”, de Lorca, dirigidos, porque somos un elenco maravilloso, por Vivi Tellas. Fue un bajón no poder hacerlo. Yo nunca había trabajado en el San Martín y era como una ilusión increíble. A raíz de la pandemia, a la directora, que ha trabajado mucho con el biodrama, que es un trabajo que la distingue mucho, se le ocurrió, que es magnífico, trabajar a partir de la historia personal de cada uno de nosotres vinculada con el mundo lorquiano, con el destino, con la muerte, el amor imposible... El resultado es “Muy bodas de sangre” y se puede ver gratis en la web del Complejo Teatral de Buenos Aires hasta marzo.

-¿La consigna fue buscar algo en la historia propia que se relacione con la temática lorquiana?

-Sí. Fue mucho trabajo. Primero, tener que encontrar en tu historia familiar, no solo personal, algún evento, situación marcadora que, de alguna manera, todos atravesamos: la muerte, el destino, el amor desencontrado... Entonces, meterte en tu propia vida fue de una intimidad brutal y cada uno de nosotres encontró alguna historia que podía vincularse con Lorca. También buscamos objetos, como fotos, ropa, cartas...

-Precisamente es una carta la que atraviesa tu relato. ¿Es una carta real?

-No pero podría haberlo sido porque lo ficcional debe existir de alguna manera. La carta es una carta que yo le escribo a una amiga, que podría habérsela escrito en el momento que se supone que se escribió, y no habérsela mandado nunca. Es una posibilidad. Es una carta que escribí yo, a una amiga real, que está vinculada a Lorca, porque es una sobrina de Federico, la sobrina menor. Su padre era Papo García Lorca, el hermano de Federico, que es muy amiga mía desde hace muchos años, una de mis mejores amigas en España. Y vio todo, se emocionó mucho. Fue muy emocionante ese trabajo, fue de una entrega brutal. Vivi nos fue llevando de una manera increíble, no habíamos trabajado nunca pero somos amigas desde hace mucho tiempo, soy súper fan de su trabajo. Vi su primer biodrama y me emociona mucho esa parte de su trabajo.

-Hay como un boom de biodramas, con muchas obras (“Imprenteros”, “El equilibrista” o “El bululú”, entre otras) basadas en la vida de los propios actores.

-Me parece muy bueno porque, además, cuando vos estudiás teatro, por lo menos cuando yo estudiaba, se trabajaba mucho con lo personal al principio, con pasiones de situaciones de tu propia vida, de trabajo íntimo, de algo que todavía no ve la gente a tu alrededor. Y es parte del trabajo de un actor para formarse como actor. Es una parte muy importante poder recurrir a situaciones personales que te llevan a esa historia que están mostrando y narrando. Fue emocionante.

-¿Qué pasará con “Bodas de Sangre”?

-La idea es hacerla pero cuando estén las condiciones dadas para abrir la sala en su totalidad, no para el 30%. Porque sería muy triste. Es una obra, creo, como está planteada con Vivi, con muchos personajes en escena y mucho tiempo, con cantaores y bailaores, que no se puede hacer para aforo reducido. No tiene sentido. Y veremos en qué año (risas) se volverá a la normalidad a los teatros. La verdad es que es muy triste todo lo que pasa.

-En agosto estrenaste en Netflix “Crímenes de familia”, de Sebastián Schindel.

-La íbamos a estrenar en cines en mayo pero, bueno, estaban cerrados y Netflix se interesó en la película y por eso se vio por ahí. Fue muy abrumador porque estás sabiendo que se ve en todo el mundo. Es fuerte eso. La película estuvo en el top 1 en Argentina y en Arabia Saudí llegó al octavo puesto. Cosas delirantes. Es muy abrumador pensarlo pero es maravilloso. A mí me gusta mucho la película, una película que se hizo en cuatro semanas, de muy bajo presupuesto pero que no lo parece porque Schindel es un gran director, y ensayamos un montón antes de filmar, sino no hubiéramos podido hacerla en tan poco tiempo. Estoy fascinada con Yanina Ávila, que es el personaje de Gladys, que es una actriz tremenda. El plan, para el año pasado, era que ella estaría becada para estudiar con Tolcachir, que era lo que ella quería, y ahí está en Misiones. Cada uno perdió, en 2020, todos los proyectos que tenía. Todos los hemos perdido.

-Es difícil tener certezas en este momento pero qué planes tenés para este 2021.

-Hay proyectos para hacer, pero no sé si me animo. Serían monólogos, no sé si tengo ganas de hacer monólogos para el 30 % de la sala. Me deprime un poco porque, por un lado, volver al teatro es como una salvación pero tal vez es más inteligente y más real poder hacer cosas por streaming de alguna manera diferente. No hablo de filmar obras de teatro sino algo parecido a lo que hicimos con “Muy bodas de sangre” o lo que hemos hecho con Cacace que son ejercicios que podrían seguir estando mientras estuviera el teatro presencial. No es que se morirían con el teatro presencial. Porque los directores han encontrado una fórmula que funciona.

-Le llaman formatos híbridos.

-Sí, modos híbridos porque podrían continuar. El teatro presencial, buscándole la vuelta, no me parece en este momento. Me parece que el teatro presencial es con todo el público, que es la comunicación y la comunión que se arma con la gente y con quienes están arriba del escenario. Hacerlo de otra manera, no me lo termino de creer. Me sale la pandemia por delante. Esto es carpe diem: vivir el día, gozarlo lo que más puedas, si se puede, tratar de vivirlo lo mejor que puedas en ese instante, y cuando estás triste, hay que atravesarlo. No queda otra.

-¿Qué opinás del poco apoyo que hubo y hay para la cultura en esta pandemia?

-Terrible lo que pasó con los artistas. Creo que la cultura, el arte, ha sonado mucho este año, ha ayudado mucho, por eso yo creo que de alguna manera es esencial: imaginate este año sin haber leído un libro, sin haber escuchado música, sin haber visto una serie, sin haber visto un streaming. Me parece que nos han abandonado muchísimo, en todo sentido, no sólo en lo económico.

-Va a ser difícil recuperarse.

-Después de la pandemia veremos cómo se empieza a trabajar. Me duele muchísimo que se haya hecho tan poco o nada para que hubiera posibilidades con apoyo. Me entristece y me da bronca, las dos cosas.

“Me parece que nos han abandonado muchísimo, en todo sentido, no sólo en lo económico”

Destacado destacado destacado destacado destacado

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Cecilia en “muy bodas de sangre”, disponible online

cecilia es la madre en “audioguía para que vuelvas”, una historia erótica contada por whatsapp

roth tuvo un año intenso, entre el trabajo, su vida personal y la sanción de la ley del aborto, por la que militó

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla