Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
"La homosexualidad no es delito", dijo el papa Francisco, que también habló de su salud y su futuro

"La homosexualidad no es delito", dijo el papa Francisco, que también habló de su salud y su futuro
25 de Enero de 2023 | 08:18

El papa Francisco criticó las leyes que criminalizan la homosexualidad como "injustas'', dijo que Dios ama a todos sus hijos tal y como son y pidió a los obispos católicos que apoyan esas leyes que acojan a las personas LGBTQ en la Iglesia.

"Ser homosexual no es un delito'', dijo Francisco durante una entrevista con la agencia The Associated Press. Francisco reconoció que los obispos católicos en algunas partes del mundo apoyan las leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad LGTBQ, y se refirió a la homosexualidad como un "pecado''. Sin embargo, atribuyó esas actitudes a contextos culturales y dijo que los obispos en particular también deben pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

"También el obispo tiene un proceso de conversión", dijo, añadiendo que debían mostrar "ternura, por favor, ternura, como la tiene Dios con cada uno de nosotros''.

Unos 67 países o jurisdicciones de todo el mundo penalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo y 11 de ellos pueden aplicar o aplican la pena de muerte, según The Human Dignity Trust, que trabaja para acabar con esas leyes. Los expertos señalan que incluso cuando las leyes no se aplican, contribuyen al acoso, la estigmatización y la violencia contra las personas LGBTQ.

En Estados Unidos, más de una docena de estados aún tiene leyes contra la sodomía en sus leyes, pese a un fallo de 2003 de la Corte Suprema que las declaró inconstitucionales. Los defensores de los derechos LGTBQ dicen que esas leyes anticuadas se emplean para acosar a homosexuales y señalan a nuevas normas como la conocida como "No diga gay'' en Florida, que prohíbe la educación sobre orientación sexual e identidad de género entre jardín de infancia y tercer grado, como una prueba de los esfuerzos continuados por marginalizar a las personas LGBTQ.

Naciones Unidas ha pedido de forma reiterada que se abandonen las leyes que penalizan la homosexualidad y afirma que violan los derechos a la privacidad y a la libertad ante la discriminación, además de incumplir las obligaciones de esos países según el derecho internacional de proteger los derechos humanos de todo el mundo, sin importar su orientación sexual o identidad de género.

Francisco declaró esas normas como "injustas'' y dijo que la Iglesia católica puede y debe trabajar para ponerles fin. "Tienen que hacerlo, tienen que hacerlo'', dijo. Citó el catequismo de la Iglesia católica para señalar que los homosexuales deben ser recibidos y respetados, y no deben verse marginados ni discriminados.

"Somos todos hijos de Dios y Dios nos quiere como estamos y con la fuerza que luchamos cada uno por nuestra dignidad'', dijo Francisco, que habló con AP en el hotel vaticano donde vive. Esas leyes son habituales en África y Oriente Medio y se remontan a la era colonial británica o se ven inspiradas por la ley islámica. Algunos obispos católicos las han defendido con firmeza como consistentes con la doctrina del Vaticano, que considera la actividad homosexual como "intrínsecamente desordenada'', mientras que otros han pedido que se revoquen porque suponen una violación de la dignidad humana fundamental.

En 2019 se esperaba que Francisco publicara un comunicado contra la criminalización de la homosexualidad durante un encuentro con grupos de derechos humanos que investigaron los efectos de esas normas y de las llamadas "terapias de conversión''. Al final, el papa no se reunió con los grupos, que en su lugar se entrevistaron con el número dos del Vaticano, que reafirmó "la dignidad de cada persona humana y contra cualquier forma de violencia''.

Francisco dijo que en lo referente a la homosexualidad, debía distinguirse entre el delito y el pecado. "El ser homosexual no es un delito'', dijo. "No es un delito. Sí, pero es pecado. Bueno, primero distingamos pecado por delito. Pero también es pecado la falta de caridad con el prójimo''.

Las enseñanzas católicas indican que si bien debe tratarse a los homosexuales con respeto, los actos homosexuales son "intrínsecamente desordenados''. Francisco no ha cambiado esa posición, aunque ha hecho del acercamiento a la comunidad LGTBQ uno de los rasgos característicos de su papado.

Desde su famosa declaración de 2013 "¿quién soy yo para juzgar?'' cuando le preguntaron por un sacerdote que según reportes era gay, Francisco ha seguido dirigiéndose de forma reiterada y pública a las comunidades homosexual y trans.

Como arzobispo de Buenos Aires se mostró a favor de ofrecer protecciones legales a las parejas del mismo sexo como alternativa a apoyar el matrimonio homosexual, algo que prohíbe la doctrina católica. Pese a ese acercamiento, Francisco fue criticado por la comunidad católica LGBTQ por un decreto de 2021 de la oficina de doctrina del Vaticano sobre que la Iglesia no puede bendecir las uniones entre personas del mismo sexo "porque Dios no puede bendecir el pecado''.

En 2008, el Vaticano declinó firmar una declaración de Naciones Unidas que pedía la despenalización de la homosexualidad, quejándose de que el texto iba más allá del borrador original y también incluía fragmentos sobre "orientación sexual'' e "identidad de género'' que le parecían problemáticos. En un comunicado entonces, el Vaticano instó a los países a evitar la "discriminación injusta" contra los homosexuales y a poner fin a las sanciones en su contra.

Su salud y el futuro

En su primera entrevista desde la muerte el 31 de diciembre del papa emérito Benedicto XVI, Francisco también habló sobre su salud, sus críticos y la próxima fase de su pontificado, que cumple su 10mo aniversario en marzo sin la sombra de Benedicto en un segundo plano.

"Estoy bien de salud. Por la edad que tengo, estoy normal'', dijo el martes el pontífice de 86 años, aunque indicó que la diverticulosis, bolsas que se forman en la pared del intestino, había "vuelto''. En 2021 se le extirparon a Francisco 33 centímetros (10 pulgadas) de intestino grueso por lo que el Vaticano describió como una inflación causada por un estrechamiento del colon. Añadió que una pequeña fractura en la rodilla por una caída se había curado sin cirugía, tras un tratamiento con láser y magnetoterapia. "Puedo morir mañana, pero vamos, está controlado. De salud estoy bien'', dijo con su ironía habitual.

Las especulaciones sobre la salud de Francisco y el futuro de su pontificado no han hecho más que crecer desde la muerte de Benedicto, cuya renuncia en 2013 marcó un punto de inflexión para la Iglesia católica, como primer pontífice que renunciaba en seis siglos. Algunos expertos creen que Francisco podría verse más libre para maniobrar ahora que Benedicto, que pasó los 10 años de su retiro en el Vaticano, ya no está. Otros sugieren que cualquier clase de paz eclesiástica que hubiera ha terminado y que ahora Francisco está más expuesto a las críticas, privado de la influencia moderadora que jugaba Benedicto a la hora de mantener a raya a los católicos más conservadores.

El papa reconoció que había opiniones encontradas, pero pareció casi optimista al respecto. "Yo no lo relacionaría con Benedicto, sino por el desgaste del gobierno de diez años'', dijo sobre su papado. Su elección fue recibida primero con "sorpresa'' por la designación de un papa suramericano, dijo. Después llegó la incomodidad "cuando empiezan a ver los defectos que yo tengo, (...) no les gusta'', dijo. "Yo lo único que pido es que me las hagan en la cara, porque así crecemos todos ¿no?'', añadió.

Francisco elogió el "señorío'' de Benedicto, y dijo que con su muerte, "perdí un papá''. "Para mí era una seguridad frente a una duda, pedir el auto e ir hasta el monasterio y preguntar'', dijo sobre sus visitas a la casa de retiro de Benedicto para buscar consejo. "Yo perdí a un buen compañero''.

Algunos cardenales y abogados canónicos han dicho que el Vaticano debe regular las jubilaciones futuras de papas para evitar algunos contratiempos registrados durante el retiro inesperadamente largo de Benedicto, en el que el papa emérito siguió siendo un punto de referencia para algunos conservadores y tradicionalistas que se negaban a reconocer la legitimidad de Francisco.

Desde el nombre elegido por Benedicto, papa emérito, a las ropas blancas que llevaba en sus ocasionales apariciones públicas, en las que habló del celibato de los sacerdotes y abusos sexuales, esos expertos señalaron que las normas debían dejar claro que sólo hay un papa regente, por el bien de la unidad de la Iglesia. Francisco dijo que ni siquiera había pensado en esas normas.

"No se me ocurrió. Le digo la verdad'', comentó, añadiendo que el Vaticano necesita más experiencia con papas retirados para "regularizar más o reglamentar más''. Francisco ha dicho que Benedicto "abrió la puerta'' a futuras renuncias y que él también lo consideraría. Reiteró que si renunciara, llevaría el cargo de obispo emérito de Roma y viviría en la residencia para sacerdotes retirados en la diócesis de Roma.

El papa describió como "una buena solución intermedia'' la decisión de Benedicto de instalarse en un monasterio reconvertido en los Jardines Vaticanos, pero que quizá en el futuro, otros papas podrían querer hacer las cosas de otra manera. "Él todavía era esclavo, entre comillas, de un papa, ¿no?'', dijo Francisco. "De la visión de un papa, de un sistema. Esclavo en el sentido bueno de la palabra. En el que no era del todo libre, como quizás hubiera querido él volver a su Alemania y seguir desde ahí estudiando teología''.

Podría decirse que la muerte de Benedicto elimina el principal obstáculo para que Francisco renuncie, dado que la perspectiva de tener dos papas jubilados nunca fue una opción. Pero Francisco dijo que la muerte de su predecesor no había cambiado sus planes. "Incluso no se me ocurrió hacer testamento sobre mí'', comentó. En el corto plazo, Francisco recalcó su papel como "obispo de Roma'' en contraste con la figura de papa y dijo que sus planes eran "continuar con ser obispo, obispo de Roma y en comunión con todos los obispos del mundo". Indicó que quería eliminar el concepto del papado como una "corte''.

El papa también abordó las críticas de cardenales y obispos conocidas en las semanas desde la muerte de Benedicto, algo que describió como incómodo, "como la urticaria, que molesta un poquito'', pero que lo prefiere a que se mantengan en silencio. "Uno prefiere que no las haya (las críticas). Para tranquilidad, vaya'', apuntó. "Pero prefiero que las hagan, porque eso quiere decir que hay libertad para hablar''.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla