Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA HISTORIA DE TELENOVELA

Buscó a su donante de semen y se casó con él

La mujer, que creció sin padre, no quiso que su hija viviera lo mismo y su búsqueda terminó en boda

De haberla escrito Alberto Migré, el autor de tantas telenovelas que hicieron llorar al país, la historia de Aminah Hart problablemente hubiera sido tachada de demasiado fantasiosa. Pero dicen que la realidad siempre supera a la ficción y al menos así parece en el caso de esta australiana que conoció al padre de su hija un año después de que ésta naciera, y con quien, además, se acaba de casar.

La historia comienza en 2012 cuando, tras perder dos embarazos por enfermedades congénitas, Aminah (45) decidió recurrir a un banco de semen para intentarlo una vez más. Y al seleccionar el futuro donante, eligió entre cinco posibles candidatos a un criador de vacas de la costa sur que le gustó de entrada porque se había descripto a sí mismo simplemente como alguien “saludable y feliz”.

Gracias a un tratamiento de fertilización in vitro, Aminah quedó embarazada y en agosto de 2012, al nacer Leila, cumplió finalmente su sueño de convertirse en madre. Pero a poco de comenzar a criar a la beba, sintió que no quería que creciera, como lo había hecho ella misma, sin un papá.

Fue así que Aminah emprendió una búsqueda por internet para dar con el donante y, con la ayuda de la clínica de fertilidad que hizo el enlace, no solo logró contactarlo sino conseguir que éste aceptara conocerlas. Y es que si bien no estaba legalmente obligado a hacerlo hasta que la niña cumpliera 18 años, al recibir sus fotos y comprobar cuánto se parecía a sus otros cuatro hijos de matrimonios anteriores, no dudó un instante.

La pareja se encontró por primera vez en Melbourne cuatro días después del primer cumpleaños de Leila y -según reconoce Aminah en “Cómo conocí a tu padre”, el libro donde relata su historia- de entrada “hubo química” entre los dos.

“Cuando lo elegí como donante, él era sólo la descripción de un perfil en un papel. Pudo haber sido cualquiera. El hecho de que nos conociéramos y nos gustáramos y enamoráramos es aún algo increíble para mí”, cuenta Aminah, quien se casó con Scott Andersen en diciembre pasado.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...