Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Denuncian quórum trucho para zafar a Storani en Diputados

La Cámara de Diputados de la Nación fue ayer escenario de un duro cruce entre la Alianza y el justicialismo. El PJ, concretamente, denunció una maniobra que, según dijeron, consistió en fraguar el número de legisladores presentes para alcanzar el quórum en la sesión del jueves pasado, donde se discutió una preferencia para la reforma laboral y la interpelación al ministro del Interior, Federico Storani.
Según la denuncia del PJ, aparecieron "diputados virtuales" a la hora de computar la cantidad de legisladores presentes y de esa maniobra se habría beneficiado Storani, que enfrentaba un pedido de interpelación por la salvaje represión frente al Congreso.

La sesión convocada para ayer a la tarde fue habilitada para debatir la ampliación presupuestaria para los planes Trabajar (que ahora la Alianza los mandó a Comisión tras la aprobación del Senado de una partida 160 millones) pero, tal como venía anunciando el principal bloque opositor, el justicialismo planteó una cuestión de privilegio para denunciar las supuestas irregularidades cometidas en la formación del quórum.
El PJ hizo hincapié en su denuncia que en la sesión del jueves pasado, apenas conseguido el quórum, la Alianza aprobó, además del rechazo a la interpelación de Storani, una preferencia para debatir la reforma laboral que le permitirá habilitar el tratamiento sobre tablas del proyecto sin el voto de los dos tercios de los presentes.
En ese sentido, el presidente del bloque del PJ, Humberto Roggero (PJ-Córdoba), afirmó durante el acalorado debate que su bancada desconocerá la moción de preferencia aprobada por la Alianza "hasta tanto no se aclare la cuestión de los diputados virtuales".
Según la denuncia del PJ, formulada por Carlos Soria (PJ-Buenos Aires), el cuerpo fue autorizado a funcionar sin quórum, hecho que calificó como una "grave y burda maniobra" del oficialismo. Pero desde la Alianza se lo acusó de "mentir a sabiendas por un recurso político".
"Ni el tablero, ni la versión taquigráfica, ni el sistema de cómputos coinciden", agregó Soria mientras esgrimía desde su banca lo que él consideró pruebas de la maniobra. También utilizó una cinta con el audio de la sesión, que fundamentarían su afirmación de que la sesión se dio por iniciada con 7 diputados más que los realmente presentes.
Para Soria, "por primera vez en la historia de la cámara baja se tomó en cuenta a diputados que no estaban presentes en el recinto, para formar el quórum".
Al respecto, destacó que "los diputados deben estar sentaditos en las bancas" e insistió en la ausencia de esos legisladores citando de la versión taquigráfica palabras del titular del bloque oficialista, Darío Alessandro (Frepaso), en las que se lamentaba y acusaba al PJ por la falta de quórum.
Agregó que la diferencia entre el número del tablero y los diputados presentes también se habría repetido en la votación, finalmente negativa, del pedido de interpelación al ministro del Interior, Federico Storani, planteado por el PJ.
Esa votación registró 187 votos, de los cuales 89 fueron a favor, 92 en contra, según el audio de la sesión, pero el diputado justicialista destacó que "la versión taquigráfica registra dos abstenciones y 4 diputados que no votaron por no haberse registrado sus llaves".
Señaló además que el sistema de cómputos registró otra realidad: "187 votos. Afirmativos 89, negativos 95 y uno sin llave. Total, 188 diputados presentes", y finalizó señalando que el cómputo de legisladores presentes en la casa en el momento de la sesión arrojaba un total de 181.
"Hay siete diputados que figuran sólo en la computadora y esto es grave", remató el legislador justicialista, que pidió la conformación de una comisión investigadora que despeje las dudas de una situación en la que hay mucha confusión o mucho fraude", propuesta que fue rechazada por la Alianza.
La respuesta de la Alianza no se hizo esperar, y fue el presidente de la Cámara, Rafael Pascual, quien abandonó el proscenio de la presidencia para plantear una cuestión de privilegio por sentir que la denuncia del PJ afectaba su honra y su honor.
"Acá nunca se cambió el tablero. No hubo trampa porque no somos tramposos y no hubo maniobra porque no somos mañosos, y me duele porque el diputado Soria miente y miente a sabiendas, por un recurso político", respondió Pascual.
Finalmente, el presidente de la Cámara se puso a disposición "de todas las comisiones investigadoras que quieran crear" y hasta planteó la posibilidad de que "el presidente del Círculo de Periodistas Parlamentarios designe un perito para verificar el funcionamiento del tablero".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...