Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Todo un boom

Todo un boom

Capacitarse dejó de ser algo exclusivo de jóvenes/shutterstock

La cantidad de personas que pasaron los sesenta y se anotan en los cursos on line describe en gran medida un fenómeno aún mayor: el de la educación entre la población adulta. Prueba de ello es el creciente número de inscriptos que recibe el Programa de Educación Permanente para Adultos Mayores. A lo largo de la última década, su demanda de cursos aumentó a punto tal que la Facultad de Humanidades de la UNLP, el organismo del que depende su funcionamiento, se vio obligada a ampliar tanto la diversidad de propuestas como la cantidad de espacios donde se dictan. Con siete sedes en distintos puntos de La Plata y cerca de cien propuestas educativas, el PEPAM reunió el año pasado más de un millar de alumnos, la mayoría de los cuales se anota en más de un taller. Aunque el grueso ronda los 70 años, algunos llegan a los 90. Entre ellos hay profesionales jubilados, pero también personas que sólo completaron la primaria: el nivel de estudios previos no es un requisito excluyente; lo que importa es la disposición para descubrir las posibilidades personales y el convencimiento de que la edad no es una limitación frente al deseo de aprender.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...