Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SEGÚN UN INFORME PRIVADO

Los jubilados nacionales tendrán una pérdida de ingresos del 7% durante el año

Para compensar esa caída el sector pasivo nacional debería cobrar el equivalente a un sueldo adicional

Los jubilados nacionales tendrán una pérdida de ingresos del 7% durante el año

La modificación de la fórmula con la que se actualizan las prestaciones sociales, que determina aumentos trimestrales y con rezago respecto de la suba de los precios, provocará en el primer año de vigencia una caída de hasta 7% en 2018 en las jubilaciones, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

“Las estimaciones para lo que resta del año, arrojan que la capacidad de pago de los jubilados caería un entre un 7% y un 6,6% (dependiendo el bono percibido) en relación con el poder adquisitivo de 2017”, indicó la consultora en un informe.

La caída depende, según Iaraf, del bono que percibieron las personas que cobran la jubilación en marzo de 2018.

“Los beneficiarios que accedieron al bono de $ 375 en marzo de 2018 podrían acceder al 93% de los bienes que consumieron en 2017”, detallaron en el documento, mientras que “los jubilados que reunían las condiciones para percibir el bono de $ 750 consumirían el 93,4% de los bienes que adquirieron en 2017”.

El documento lleva las firmas de Nadin Argañaraz y Valentín Mongi, y evalúa el primer año de vigencia de la ley sancionada a fines de 2017, que tuvo por objeto modificar la fórmula de ajuste de los haberes jubilatorios y pasa a un esquema que considere en un 70 % la variación del IPC nacional y en un 30 % la evolución del índice de salarios de trabajadores estables (Ripte).

Ambas variables operan sobre la tasa de actualización jubilatoria con un rezago de 6 meses. Se estima que los beneficiarios sufrirán pérdida en su poder adquisitivo acumulado equivalente al mencionado 7 % lo que implicaría un mes de haber mínimo más.

COMPENSACIÓN

Si bien desde el gobierno nacional, se descartó de plano un bono compensador, por su alto costo fiscal, Iaraf destaca que si se quisiera compensar esta pérdida de poder adquisitivo a través de un bono que se pague por única vez, abonarle a los jubilados un monto de hasta $ 9.700 pesos.

De acuerdo con las estimaciones realizadas para el año 2019, bajo 3 escenarios alternativos de inflación, los haberes jubilatorios recuperarían poder de compra en diciembre.

Se observó que en los escenarios de 2019 el haber jubilatorio mínimo mejoraría frente a diciembre de 2018, pero el poder acumulado sólo lograría superar la capacidad de pago de 2018 si la inflación de diciembre se ubica en torno al 23%, por el hecho de que la mejora real se da en el último cuatrimestre del año.

Los autores advierten que de presentarse una dinámica inflacionaria contraria a la considerada, los haberes jubilatorios podrían presentar una performance distinta y evidenciar un crecimiento real más importante en los últimos meses, a causa de una inflación en el segundo semestre del año más baja.

“La dinámica considerada lleva a concluir que en los 2 primeros años de vigencia de la nueva ley, el poder de compra de los haberes jubilatorios perderían frente a la inflación y se posicionarían en una situación desfavorable respecto a 2017”.

Sólo en el primer trimestre del año 2018 el haber jubilatorio mínimo logró posicionarse en mejor situación que en 2017; en parte fruto del bono otorgado en el mes de marzo por el empalme de fórmulas y por un crecimiento de la inflación por debajo del haber jubilatorio.

Con una inflación interanual del 30 % en diciembre de 2019, el haber real mínimo permitiría acceder al 95% de la canasta que el beneficiario consumía en diciembre de 2017 y podría aumentar un 9 % su consumo en relación con diciembre de 2018.

“Si se supone una asignación estímulo que compense la pérdida de poder adquisitivo sufrida por los jubilados en 2018 frente a 2017, la misma debería ascender a $ 9.649,5 si el jubilado percibió el bono de $ 375 y significar $ 9131,5 si el beneficiario recibió el bono de $ 750”, calcularon.

Por este motivo, según Iaraf, “se requeriría un mes extra para compensar la pérdida en el poder de compra sufrida por los beneficiarios a lo largo de 2018 y posicionarse en igual situación que el año pasado”.

Según el trabajo de Iaraf, recién hacia fines del año que viene lograrían recuperar su capacidad de compra, si es que la inflación se ubica dentro del 23% al que aspira llegar el Gobierno, según el Presupuesto 2019.

Ahí una diferencia: según la mediana del Relevamiento de Expectativas de Mercado ( REM) que publica todos los meses el BCRA, los analistas de la city esperan que la inflación del 2019 esté por encima y llegue al 27,5%.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...