Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Las logias masónicas detrás de los símbolos con los que se vistió a la ciudad

Por CARLOTA SEMPÉ

Por CARLOTA SEMPÉ (*)

carlota_sempe@yahoo.com.ar

La Ciudad de La Plata fue fundada por el gobernador Dardo Rocha en 1882 y en 1884 lo sucedió Carlos D’Amico que fue quien materializó la obra de urbanización. Iniciado en la masonería en 1858 en la logia “Constancia Nº 7” integró el grupo fundador de la logia “La Plata 80” y por recomendación suya se integró el paseo del bosque a la ciudad.

El ingeniero Pedro Benoit, quien confeccionó los planos de la ciudad y su cementerio, a su vez fue uno de los fundadores de la logia “La Plata 80”.

La ciudad es un cuadrado y estar en el cuadrado es estar en la masonería. En el plano las diagonales marcan la escuadra y el compás. Las plazas indican la disposición de los oficiales de la logia. El rombo formado por las 4 diagonales centrales forman una “Vesica Piscis” que simboliza la Matriz Cósmica de la Creación y el camino entre los dos mundos espiritual y material. La plomada, simboliza el eje cósmico y significa la rectitud del esfuerzo espiritual y del conocimiento, que no se desvía.

“La ciudad es un cuadrado y estar en el cuadrado es estar en la masonería. En el plano las diagonales marcan la escuadra y el compás”

 

Muchos edificios públicos fundacionales tienen simbología masónica como el frente antiguo del palacio de legislatura. Sus proyectistas y constructores fueron todos masones. El Museo de La Plata semeja un templo griego. En Grecia el templo representaba el orden universal. El objetivo de conocimiento del museo fue descubrir las leyes que rigen ese orden.

El pórtico hexástilo de columnas corintias significa la belleza y armonía de la naturaleza y la evolución y los métodos de obtención del conocimiento, representa la imaginación creadora.

El proyecto edilicio fue obra de los arquitectos Carl Heynemann y Henric Åberg Carlos Nordman arquitecto. La inauguración oficial en 1886 contó con la presencia de D’Amico y sus ministros, en esta fecha no se habían realizado las alegorías de la fachada del museo.

En 1888 se contrata a Victor De Pol para realizar la alegoría del frontón del Museo, las esculturas de los tigres dientes de sable y los bustos de los doce sabios de la fachada. En 1889 el edificio estaba sin terminar y Francisco Moreno recibió una partida para terminar las obras de albañilería y pintura.

En el frontón De Pol realizó la Alegoría del Ángel del conocimiento y de la Luz descorriendo el velo de la ignorancia del mundo. Al fondo hay nueve estrellas Pentalfa (de 5 puntas) símbolo de los compañeros masones. Esta estrella para la masonería representa al hombre, sus 5 puntas son el punto de partida del ser humano en su evolución, en su búsqueda del origen. En este sentido están indicando el objetivo del conocimiento de los hombres del Museo de Ciencias Naturales.

La estrella Pentalfa fue el símbolo de reconocimiento entre los pitagóricos a quienes se consideran los primeros masones. Lo colocaban en el dintel de la puerta para que el viajero iniciado en la Tradición, supiera dónde contar con asistencia y refugio entre Hermanos. Como señal está indicando que en el museo había hermanos masones.

A ambos costados del pórtico se encuentran ventanales con columnas jónicas de la sabiduría sosteniendo un frontón triangular con la cruz maya. En estas imágenes hay una resignificación masónica de la iconografía mesoamericana.

Para los mayas la cruz representaba el Eje del Mundo, la Vida y Muerte, dualismo donde se integran todos sus elementos cosmológicos. La cruz como símbolo cosmológico significa la unión del plano de manifestación humano con el Axis mundi o pilar cósmico.

En los archivos del museo hay un dibujo de La Sabiduría (Minerva) saliendo del Museo, para iluminar al mundo(Farro, 2009). La Sabiduría es la servidora de la idea que manda y dirige la obra. Concibe lo que se ha de construir y ordena el caos del pensamiento.

El águila sobre el dintel de la puerta central de entrada, al igual que el fenix se incinera para resurgir. Simboliza los ritos de la iniciación y la alquimia.

El águila simboliza al hombre sabio que mediante el empleo de la audacia, la investigación y el ingenio es capaz de contemplar la luz deslumbrante de la Verdad. A ambos lados de esta figura se encuentran imágenes de caras aladas (símil querubín) y loros rodeando el pavimento de mosaico, donde todo es dual, ambiguo y las verdades son semi verdades. Los loros simbolizan el sol y junto a las caras aladas representarían el Ara, elevándose por sobre los pares de opuestos para percibir la verdad trascendente, oculta bajo las aparentes contradicciones.

“Los proyectistas y constructores de la mayoría de los edificios públicos fundacionales, como la Legislatura, fueron masones”

 

Muchos investigadores y artistas del museo fueron masones. El Dr. Hipólito Girgois, médico francés y cirujano del Ejército Nacional, fue Venerable de Luz y Verdad. Radicado en La Plata en 1883 es propietario de la Botica y Droguería El Indio. En 1884 el gobernador D’Amico, en mérito a sus conocimientos científicos lo nombra “Embalsamador extraordinario del Museo”.

En 1885 Moreno incorporó a Augusto Belin Sarmiento como Inspector Bibliotecario y Director de la Biblioteca Provincial asociada al Museo. Junto a su hermano Julio integró el “Gran Oriente del Rito Azul”.

Florentino Ameghino fue un destacado representante del pensamiento anticlerical. Integró las logias “Lumen” y “La Plata 80”. Su pensamiento se basa en cuatro conceptos que considera infinitos: Espacio, materia, movimiento y tiempo. En 1886 con su hermano se incorporaron al Museo de La Plata, Florentino renunció en 1888 por desacuerdos con Moreno y retornó en 1906 cuando Joaquín V González lo nombró Jefe de sección, profesor de Geología, miembro de los consejos académico del Museo y del Consejo superior.

Adolf Methffessel llegó al país en 1860, integrante de la logia “Estrella de Tucuman”. Fue contratado en 1889 como Naturalista Viajero. Emilio Coutaret integró la logia “La Plata 80”, colaboró con Benoit en el proyecto de la Catedral. Diseñó el escudo del club Gimnasia y Esgrima La Plata. En 1906 bosquejó los planes de estudio de la Escuela de Dibujo del Museo. Carlos Spegazzini integró la logia “La Plata 80”. Fue uno de los fundadores de la Universidad Provincial. Docente en el Museo y Agronomía creó su Jardín Botánico. Donó al Museo su casa, colecciones e instrumental científico.

 

(*) Investigadora Principal del CONICET. Profesora Emérita UNLP

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...