Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 24 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 54 %
24.2.2018
JAGUAR E-PACE

El desafío británico

Luego del éxito de F-Pace se suma una nueva opción más pequeña para competir entre los utilitarios deportivos compactos

El E-Pace cuenta un amplio y confortable baúl/WEB

Puro confort, el E-Pace tiene un interior muy cómodo/WEb

Jaguar amplía su gama de utilitarios deportivos con el lanzamiento del E-Pace, que llega al mercado con un precio que parte de los 37.450 euros y llega a los 70.400 euros (de 44.500 a 85.900 dólares), con una gama de motores nafteros y diésel de entre 150 y 300 caballos.

El E-Pace combina su silueta de cupé y deportiva con la versatilidad y practicidad de un crossover.

Hace unos dos años aproximadamente Jaguar lanzó su primer SUV, el F-Pace, que se ha convertido en el modelo que más se ha vendido y en menos tiempo en toda la historia de la marca británica. Este éxito comercial, que se mantiene, augura un buen recorrido para el E-Pace, el segundo crossover que Jaguar ha decidido lanzar ahora en todo el mundo.

El Jaguar E-Pace es más compacto que el F-Pace, y ataca un segmento todavía más competitivo y en el que encontramos al BMW X1, Audi Q3, Mercedes-Benz GLA, Volvo XC40, Infiniti QX30 o Range Rover Evoque, entre otros.

Con este último, el Evoque, tiene muchos puntos, ya que ambos comparten plataforma y motores. Quizás el E-Pace elimine algo de ventas al Range Rover, de la misma manera que podría restar algo de éxito al F-Pace entre aquellos clientes que se conforman con un SUV un poco más pequeño. Pero en cualquier caso, el E-Pace llega en un buen momento, cuando las ventas de utilitarios deportivos siguen creciendo año tras año en todos los segmentos, incluidos el premium, como es este caso.

Este nuevo utilitario deportivo compacto de Jaguar mide 4,39 metros de largo, 1,98 de ancho y 1,65 de alto. Es, por lo tanto, 2,5 centímetros más largo que un Range Rover Evoque y 34 centímetros más corto que un F-Pace. Tiene una altura similar a la del F-Pace (sólo unos dos centímetros inferior) y eso beneficia su habitabilidad interior.

IMAGEN DEPORTIVA

Ian Callum, máximo responsable del diseño de este nuevo SUV de Jaguar, comentó en la presentación internacional organizada en Córcega que el planteamiento inicial de diseño se basó en adaptar algunos elementos del Jaguar F-Type para dar una imagen lo más deportiva posible al modelo, tal y como se espera en un Jaguar. Pero por otro lado, tenía que respetar la practicidad y funcionalidad que también buscan los clientes en un todoterreno, y de ahí que las dimensiones fuesen acordes con este objetivo, especialmente en altura y anchura. En el E-Pace pueden viajar hasta cinco adultos de forma cómoda, e incluso los más altos no tendrán problemas respecto a la altura al techo.

Este es un aspecto que, condicionado por el diseño, en algunos utilitarios deportivos no queda bien solucionado. La moda de dar estéticas cupés a estos todoterrenos hace que la caída del techo hacia atrás limite el espacio al techo en las plazas traseras. En el E-Pace este aspecto está bien resuelto.

También se ha buscado el equilibrio entre compacidad y buen espacio de carga. El baúl tiene una capacidad de 577 litros ampliables a 1.234 litros cuando se abaten los respaldos de la segunda fila, operación que se hace de forma manual. En este baúl caben hasta seis valijas de tipo cabina en su configuración normal, y se pueden insertar objetos hasta 1,6 metros de largo en su configuración de capacidad máxima. Es un baúl muy bien acabado, que puede equipar ganchos para sujetar los bultos. El portón es eléctrico y puede pedirse con sistema de apertura mediante un gesto con el pie.

La estética del E-Pace sigue la línea marcada por Jaguar en sus últimos modelos, y viene a ser una mezcla de detalles vistos en el F-Type y el F-Pace. De entrada, se identifica fácilmente como un F-Pace más pequeño, con algunos detalles que le dan ese aire sport: la parrilla habitual de la marca se combina con un paragolpes con unas considerables entradas de aire y unos faros con un diseño muy estilizado, de tipo Matrix Led y con un grafismo de las luces diurnas que simula las curvas de un circuito. Ese mismo efecto podemos verlo en las ópticas traseras. Tiene un parabrisas muy inclinado, una línea de techo que baja progresivamente hacia la zaga, anchos pasos de rueda, llantas que pueden ser de 17 hasta 21 pulgadas de diámetro, un considerable spoiler trasero, que le dan ese aspecto SUV o crossover, combinado con el de una coupé deportiva. Su estética está más lograda en la parte trasera del auto que en el frente. Al menos, se ve algo más sofisticada. En cualquier caso, muy atractiva.

En las plazas delanteras se ha arriesgado un poco más, y podemos ver un tablero tipo cockpit, orientado hacia conductor y con un espacio claramente delimitado entre conductor y pasajero, marcado por un prominente asidero. Invita a conducir.

El volante deportivo, forrado en cuero y con levas en el caso de las versiones con cambio automático, tiene un agarre excelente. Frente a él encontramos un cuadro de instrumentos totalmente digital (opcional), a base de una pantalla de 12,3 pulgadas con unos gráficos excelentes (Jaguar ha mejorado mucho este aspecto en los últimos años) y configurables según el modo de conducción que tengamos activado.

Otra pantalla digital, no menos grande (10 pulgadas) se sitúa en el centro del tablero, para ofrecer la información del sistema Touch Pro que incluye navegador, la radio, el teléfono, la conexión a internet, la configuración del coche y otros menús habituales. Esta pantalla es táctil, se maneja con la gestualidad característica de los smartphones, y destaca por la usabilidad de sus menús y, una vez más, por la calidad de los gráficos.

Y Jaguar ofrece una tercera pantalla, un head-up display, que visualiza los datos principales de la conducción (velocidad, indicaciones del navegador, velocidad máxima permitida) en el parabrisas. Este head-up display obliga a disponer de una parte superior del cuadro de instrumentos un poco intrusiva, que limita algo la visibilidad frontal, en posición de conducción.

De la misma manera, es mejorable la visibilidad hacia el ángulo lateral izquierdo, ya que la anchura e inclinación del pilar A es excesiva, y el hueco que quedan entre éste y el parabrisas insuficiente.

El volante deportivo, forrado en cuero tiene un agarre excelente

La calidad de los materiales empleados, el tacto y la apariencia de todos los mandos es excelente, con acabado HSE R Dynamic.

Esta versión incluye asientos más deportivos con doble pespunte en constraste y tapicería Jet Morzine, estribos y pedales en acero inoxidable, levas de cambio y logo R-Dynamic en el volante. En el exterior, se distingue por sus detalles en color negro.

Este es un SUV con una buena atención al detalle, diseñado para facilitar el uso intensivo y a diario. Cuenta con buenos huecos en la consola: uno frente a la palanca de cambios, dos posavasos justo detrás con una ranura donde encajar el móvil y una buena guantera con conexiones USB y 12 V para dejar conectado el Smartphone o la Tablet. En el interior de las puertas también cabe una botella de litro. Como buen detalle de acabado, el posavasos puede extraerse para ampliar el hueco disponible. También cuenta con una tapa para cuando no se utiliza.

El Jaguar E-Pace se vende con una gama de motores formada por dos nafteros y tres diésel, todos ellos de cuatro cilindros, con dos litros de cilindrada y turbo. Se trata de la conocida serie de motores Ingenium, desarrollados por Jaguar y Land Rover, construidos en aluminio y con tecnología que los hace muy eficientes, de consumo contenido.

Los diésel se venden con potencias de 150, 180 y 240 caballos, mientras que los de nafteros se ofrecen en 249 y 300 caballos.

La mayoría de versiones utilizan cambio automático de nueve velocidades y tracción integral permanente, aunque las menos potentes pueden ir con un cambio manual de seis velocidades y tracción delantera.

En cualquier caso, el cambio automático de 9 velocidades aporta la ventaja de permitir que el motor funcione siempre en el régimen óptimo, al contar con una relación bastante cerrada y con poco salto entre marcha y marcha. No obstante, en las pruebaqs se advierte que en ocasiones faltaba algo de velocidad en las transiciones.

Las versiones más potentes y equipadas, tienen una transmisión integral de tipo activo, que no sólo reparte el par motor de forma automática entre el eje delantero y el trasero (dando prioridad al trasero) sino que también discrimina entre cada una de las ruedas. En cada eje hay dos embragues viscosos que se encargan de ello. Esto permite que a la hora de entrar en la curva, pueda darse un mayor par motriz a la rueda exterior y se facilite el giro.

Para hacer más efectiva la conducción, este SUV equipa un sistema de ajuste de chasis, denominado Dynamic Control, que permite escoger entre varios programas que modifican el tacto de la dirección, la reacción del motor al acelerador, la velocidad del cambio automático y la dureza de la suspensión, si es que se opta por este extra (llegará a mediados de 2018 al catálogo del modelo, en Córcega no estaba disponible).

El conductor puede escoger entre los programas Eco, Comfort, Dinamycs y Rain, Ice and Snow.

Toda esta tecnología contribuye a hacer la conducción deportiva más segura, pero también permite que el E-Pace se comporte en off-road como un verdadero todoterreno. En la presentación de Córcega se circuló por una finca privada que contaba con pistas bastante rotas, algún paso de barro y un vadeo de buena profundidad. Y lo cierto es que el E-Pace se encuentra a gusto en ese escenario.

Las suspensiones rebotan un poco, reaccionan de forma un tanto seca, incluso rodando con el modo Comfort activado, pero en realidad parecen tener suficiente elasticidad y recorrido para adaptarse al terreno abrupto. Jaguar utiliza un sistema Mc Pherson en el eje delantero y un Multilink en el trasero, ya visto en el F-Pace. En definitiva, este SUV compacto da más juego en pistas forestales del esperado.

El Jaguar E-Pace ya está a la venta con varios acabados: Standard, S, SE, HSE y R Dynamic. La versión S ya trae de serie asientos de piel, sistema de reconocimiento de señales de tránsito, asientos delanteros eléctricos, retrovisores exteriores con plegado eléctrico, llantas de aleación de 18 pulgadas, faros LED, el Connected Pro Pack, que incluye navegador y el climatizador.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...