Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
BUSCA AUMENTAR LA PARTICIPACIÓN EN LAS VENTAS EN EL PAÍS

Comenzó un año de enormes desafíos para la industria automotriz argentina

La industria nacional se especializa cada vez más en la producción de pick ups y deja atrás a los sedanes que antes eran su especialidad

Comenzó un año de enormes desafíos para la industria automotriz argentina

La producción de pick ups es cada vez mayor en el país/web

Si bien el año comenzó con todo para el patentamiento de vehículos nuevos, con un récord histórico de casi 119.000 unidades (ver pág. 11 del cuerpo del diario), para la industria no todas son buenas noticias.

Se trata de darle impulso a una actividad que supo ser una de las más importantes del país y que a partir de la crisis en Brasil no deja de generar enormes déficit en la balanza comercial.

En este contexto, la industria automotriz se reconvierte con pick ups, importados y menos empleo

Esto se debe a que en 2010 se fabricaban un 70% de automóviles y un 21% de camionetas, la relación se invirtió en 2017 con un mix de 37% y 42%, respectivamente.

Y ahora, la industria automotriz se prepara para ser el motor de la industria en 2018, con inversiones y nuevos lanzamientos.

El repunte llegará en medio de una marcada reconversión del sector, orientada a la fabricación de pick ups, una fuerte presencia de modelos importados y un menor empleo que años atrás.

Esas son algunas de las principales tendencias que anticipan los expertos, en momentos que las terminales retoman su producción tras las vacaciones, y el Gobierno busca a avanzar en la baja del costo logístico en el marco de su plan para fabricar un millón de autos.

Luego de cerrar el 2017 con 900.000 unidades patentadas, el mercado prevé vender 975.000, una suba del 8,2% respecto del año pasado. De todas formas los datos de enero puede hacer revaluar estas proyecciones.

El impulso se lo darán los anuncios previstos y la recuperación en marcha de Brasil tras la recesión de 2015 y 2016. “De cumplirse los programas de producción previstos, el sector automotriz será la rama industrial más dinámica y aportará un tercio del crecimiento manufacturero”, según analizan desde la consultora Abeceb.com.

En este contexto, las terminales proyectan una producción de 565.000 unidades, 20% más que las 472.000 del 2017, según la Asociación de Fabricantes (Adefa).

De todas maneras los anuncios de inversión no se detienen, en el marco del sector industrial que con respaldo del Gobierno busca llegar al millón de unidades.

Entre las novedades, en Córdoba, Nissan lanzará su nueva pick up y Fiat prepara su modelo aún no revelado. Toyota, en tanto, continúa su expansión, con la exportación de camionetas a Centroamérica.

Se trata de un “nuevo patrón de especialización”, con las fabricantes japonesas a la cabeza, que se desplazan de los productos de gama de entrada hacia las pick ups.

La contracara es el creciente peso de las importaciones. Para 2018 se espera que la participación de importados se mantenga en un 70%, luego de que el año pasado se alcanzara un récord de 600.000 autos extranjeros. Y el rojo comercial alcanzará los 11.800 millones de dólares, según Abeceb.

Esto es así por la estrategia de las terminales, que aprovechan el flex (el tope para importar hasta 1,5 dólar por cada dólar exportado) para enfocarse en modelos de mayor valor e importar más productos de Brasil. El boom de la demanda doméstica no está siendo captado por la oferta local”, señala Ecolatina en su informe de enero.

La especialización y la caída de ventas a Brasil no fueron neutrales: desde 2011 la producción se redujo un 40% y el empleo 5,6%, según datos de Abeceb.

Las terminales vienen de reducir personal mediante retiros voluntarios tras aplicar suspensiones, y en las últimas semanas cerraron las autopartistas .

El año pasado se alcanzó la menor proporción de patentamientos de vehículos nacionales sobre el total de los últimos años, ya que sólo el 32 por ciento fue de origen nacional, indicó el informe.

Según los especialistas, se observa que el boom de la demanda doméstica no está siendo captado por la oferta local. En la práctica, el año pasado la producción nacional no creció respecto de 2016 (bajó apenas un 0,1 por ciento).

En 2017 la cantidad de automóviles y utilitarios producidos en el país rondó las 472.000 unidades, “siendo éste el nivel más bajo desde 2006 y ubicándose 41 por ciento por debajo del récord alcanzado en 2011”, indicó Ecolatina.

En ese sentido, señaló que “esta dinámica del sector automotor responde a una estrategia regional adoptada por las terminales: focalizar la producción nacional a los vehículos comerciales por sobre los automóviles”. De hecho, 2017 s el primer año en el que se produjeron más vehículos comerciales que automóviles. Con 268.458 unidades producidas de pick ups y utilitarios este segmento se ubica 4,2 por ciento por encima de su récord de 2013, mientras que la producción de automóviles fue 59,7 por ciento menor a la de dicho año.

En este contexto, las exportaciones del sector crecieron 10,3 por ciento en 2017 y compensaron parcialmente el menor patentamiento de vehículos nacionales.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...