Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SE AGUARDA POR UNA CONVOCATORIA DEL GOBIERNO

Empezaron las clases con una paritaria estancada

No hay nuevos paros a la vista. Los gremios pautaron asambleas en las escuelas recién para la semana próxima. Y se preparan “para un conflicto extenso”

Empezaron las clases con una paritaria estancada

En la escuela 15, de 4 y 63, los alumnos tuvieron ayer primer día de clases sin protestas/ Roberto Acosta

Luego del paro de 48 horas que en nuestra región tuvo un acatamiento dispar entre la docencia, ayer comenzaron las clases con normalidad en todos los establecimientos educativos, públicos y privados.

“Ella tuvo clases lunes y martes, pero su primo no”, comentó a este diario Verónica Espinoza, de 38 años y madre de Vera, alumna de 3º grado de la Primaria 8, que ayer fue a clases por tercer día consecutivo mientras su primo Matías pisaba por primera vez la escuela de diagonal 74 y 16.

Un caso entre muchos, pues la huelga en la Ciudad y alrededores se caracterizó por una adhesión dispar. Grados con clases y grados sin actividad fue la postal más repetida.

Ahora bien, con los chicos en las aulas y una paritaria totalmente estancada, la pregunta que sobrevuela cada edificio escolar es “cómo continúa esta historia”.

Nadie tiene la bola de cristal, pero podría decirse que la “extraña calma” que caracterizó a las tres reuniones paritarias previas al inicio de clases, pese al abismo que separa al reclamo docente de la oferta salarial oficial, anticipaba el panorama que se avecina: una disputa de largo aliento, de baja intensidad, y con posturas intransigentes de uno y otro lado de la mesa de negociación.

¿MENOS PAROS?

Como se dijo, se viene una pelea larga entre el gobierno de María Eugenia Vidal y los docentes bonaerenses.

El Ejecutivo no tiene intenciones -ni “posibilidades”, según su ministro de Economía- de acercarse a lo que piden los maestros, es decir, un aumento salarial del 20% con cláusula gatillo para “no perder contra la inflación”.

En ese marco, los gremios se están preparando “para una extensa batalla” pues intuyen “la estrategia gubernamental”. ¿Cuál sería? Estirar el conflicto y jugar al “desgaste” de los sindicatos.

“El año pasado (el gobierno) también empezó con una cifra supuestamente inamovible (18%) y luego cedió”, comentaron delegados gremiales a este medio. Pero enseguida aclararon: “Hay una diferencia sustancial. El 2017 fue un año electoral. Este no lo es. Por lo tanto la administración provincial tiene mayor margen para extender la disputa”, opinaron.

Así las cosas, como en una suerte de partida de ajedrez, la pelea por el salario docente no prevé para este año movimientos bruscos.

En los búnker gremiales saben que “a causa de los descuentos el paro tiene un techo”, y es por ello que apuntan a “una estrategia de lucha más inteligente y más creativa”.

¿Menos paros? “Es posible, pero muchas movilizaciones, asambleas, charlas con los padres. Mucho cuerpo a cuerpo. Con los chicos en las aulas, el gobierno se quedará sin su muletilla para intentar enfrentarnos con los padres”, apuntó un delegado del Conurbano, zona “caliente” según la descripción de los propios dirigentes gremiales.

“MUCHO MALESTAR”

A la espera de una nueva convocatoria, desde las seis organizaciones docentes de la Provincia aseveraron que “hubo un gran despliegue para minimizar el efecto de la medida de fuerza, pero el paro fue alto y el gobierno lo sabe. Como también sabe que es muy, muy grande el malestar entre la docencia”.

Lo cierto es que el Ejecutivo dijo, a través de su titular de Economía, Hernán Lacunza, que no tiene plata para mejorar la oferta de un 15% sin actualización por inflación (cláusula gatillo). Apuestan en el gobierno de Vidal a “volcar los escasos recursos a premiar a los maestros que cumplan con su trabajo, mejorando el plus por presentismo”, que en la última proposición a los gremios fue de $6.000 por año a quienes tengan asistencia perfecta.

“No les interesa el presentismo”, dispararon a quemarropa desde un gremio integrante del Frente de Unidad Docente (FUD). “Lo que quieren es pagar un premio en negro. Eso no conforma salario, de manera que no sirve para la antigüedad y no lo cobran los jubilados”, apuntaron.

Cabe indicar que hoy puede haber dificultades en algunas escuelas por el paro anunciado de ATE, que incluye a un sector de los auxiliares docentes. Sin los porteros será díficil la apertura de varios establecimientos educativos, fundamentalmente en colegios públicos.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...