Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El corazón sobre todo

Estudiantes va mostrando un sello distintivo que se basa en acortar la brecha cuando enfrente tiene un rival de mayor jerarquía. Lo hace con virtudes que estaban bien guardadas en City Bell. Leandro Benítez y sus decisiones pisan fuerte en el comienzo. 

El corazón sobre todo
Primero fue Gremio, después Boca. El mejor de América y el que está bien arriba en Argentina. El equipo del novato Chino se los cargó a los y de manera justa. ¿Cómo? Con argumentos sólidos, equilibrando las diferencias lógicas y muy conocidas con ímpetu, agallas, intensidad y actitud. Lo táctico también acompaña y por el momento da un buen marco para las virtudes individuales.
 
Hay similitudes entre Gremio y Boca, pero también hubo muchas coincidencias en la manera en que Estudiantes afrontó ambos encuentros. También supo cuando dar el paso adelante y después poder mantener lo conseguido. La mezcla entre los pibes nuevos y los viejitos conocidos parece ser la apropiada. Pellegrini sorprende día a día, y Apaolaza se faja en el área rival y desplaza a Pavone. Ellos más Erquiaga son la bandera del recambio, apuntalados por Braña, Andújar y Schunke, entre otros. Zuqui parece haber encontrado su lugar en el mediocampo, juntándose con Lucas Rodríguez y dando una mano cuando Iván Gómez los necesita. 
 
Capítulo aparte para Pablo Lugüercio que cuando terminó el torneo pasado pensó seriamente en dejar el fútbol. Probó en la pretemporada y decidió seguir para acompañar. No solo lo hace, sino que termina siendo muy útil para lo que pretende el técnico. A su edad y cerca de despedirse, es para imitar.
 
El ciclo recién comienza y en Porto Alegre tendrá la proxima prueba de carácter para ver si sigue compitiendo en el continente. Existe como posibilidad concreta que los de Renato Gaúcho saquen a relucir sus virtudes. Si eso sucede, habrá lamentos obvios, pero seguramente no taparán lo mostrado hasta el momento. ¿Falta fútbol? Sí, el equipo está todavía en plena búsqueda, pero apareció el corazón que no es lo único necesario para triunfar, pero en este contexto alcanza.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...