Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
INFORME DE LA CEPAL

Pobreza extrema en Latinoamérica

Pobreza extrema en Latinoamérica

Patricia López Rosell

La pobreza extrema en Latinoamérica alcanzó en 2017 el nivel máximo de los últimos diez años al afectar a 62 millones de personas, lo que supone un 10,2 % de toda la población, según informó en Santiago de Chile la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En su informe “Panorama Social de América Latina 2018”, con datos de diciembre del año anterior (2017), la Cepal dijo que a pesar de la tendencia al alza de la pobreza extrema en los últimos tres años, la proporción de pobres se mantuvo estable al afectar a un total de 184 millones, que supone un total del 30,2% de la población latinoamericana.

“Hay países que han logrado avanzar mucho en pobreza extrema. Casi superándola en el caso de Chile y Uruguay”, afirmó en declaraciones la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena. También mencionó a Argentina pero hay que recordar que sos cifras de 2017.

En cambio, matizó que “sin duda donde hay que poner mayor atención es en Centroamérica, en especial a México y Honduras, lugares en los que ha aumentado la pobreza extrema con efectos en la inmigración”.

Los países que más redujeron la pobreza entre 2015 y 2017, según el documento, fueron Chile, desde el 13,7 al 10,7 %; Argentina, del 21,5 al 18,7 %, El Salvador, desde el 42,6 al 37,8 %, y Paraguay, desde el 23,4 al 21,6 %, mientras aumentó en Brasil, del 18,8 al 19,9 %.

De acuerdo al análisis de la Cepal, las mayores reducciones de la pobreza van en paralelo con un aumento de los ingresos laborales de los hogares de menores recursos en Chile, El Salvador y República Dominicana, mientras en Costa Rica, Panamá y Uruguay el principal factor fueron las pensiones y transferencias recibidas por los hogares de menores recursos.

“Con el gasto social per capita se puede analizar con mayor precisión en qué países se está dando más importancia a esta cuestión ya que las familias de extrema pobreza son más sensibles a los apoyos públicos, por ejemplo con las pensiones”, destacó Bárcenas.

“Pero también hay que hacer más para que se incluyan políticas laborales, que es donde hay mayor informalidad”, agregó. (EFE)

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...