Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Gimnasia no sale del fondo, algunos no lo entienden en la cancha y nadie da explicaciones

No reafirmó su levantada y perdió con Unión 1-0. Tareas individuales desparejas y un equipo que reacciona recién cuando le convierten

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

21 de Octubre de 2019 | 02:15
Edición impresa

Las históricas y gastadas frases futboleras de cassette dicen, “nos tenemos que hacer fuerte de local, en nuestra cancha”. Si arrancás la temporada en descenso directo y no podés ni si quiera sumar en tu casa y hacerte fuerte, estás frito. Gimnasia perdió los 5 partidos que jugó en el Bosque en esta Superliga Argentina, los dos primeros con Darío Ortiz en el banco (San Lorenzo y Defensa y Justicia) y los restantes tres con Diego Maradona como técnico (Racing, River y Unión). Es poco menos que una locura intentar salvarte si no podés sumar en tu casa y ni siquiera empatar.

Incluso ayer el empate, hasta los 33 minutos del segundo tiempo cuando Ezequiel Bonifacio convirtió el gol para el Tatengue, tenía gusto a poco, así que la derrota fue un golpe tremendo a la ilusión del hincha y socio Tripero que en una jornada tan especial por celebrarse el “Día de la Madre”, hizo un esfuerzo (más allá del económico) para decir presente en 60 y 118.

Gimnasia se hunde por partida doble, en las tablas de Posiciones y Promedios, y no hay una reacción. Tras la victoria en Mendoza el Lobo necesitaba reafirmar una levantada sumando de a tres ante su gente, pero no pudo. No le dió. Y otra vez las miradas al piso, la silbatina de la gente, el silencio al salir del vestuario por parte del técnico y los jugadores.

Maradona no explica (ó al menos su principal ayudante de campo, Sebastián Méndez) los cambios realizados. Qué buscó. Qué vió. Nadie le explica nada a la gente. Los jugadores tampoco, salen del vestuario con cara de enojados, pero adentro del campo de juego muchos juegan con una pasividad llamativa, como no entendiendo lo que se están jugando.

Unión con poco, con muy poquito, se llevó tres puntos de oro. La pelota pareció “quemar”, no se tomaron las mejores decisiones en los metros finales, y otra vieja frase indica que los goles que errás en el arco de enfrente, los terminás recibiendo en el propio. Otra ley futbolera que suele cumplirse, como la del ex. Igualmente ahora Bonifacio no es un fenómeno, jugó como lo hacía vistiendo la camiseta del Lobo, lo que pasa es que si no lo marcan, era Bonifacio o cualquier otro el que podía marcar. Las desatenciones se suelen pagar con gol.

EL LOBO TUVO SU MOMENTO

El primer tiempo fue raro. Por momentos aburrido, pero por ahí uno “pegaba” y el otro sacaba una contra y el partido parecía entrar en ritmo. De los dos, fue Gimnasia el que se paró mejor, empujando hacia el arco del Bosque, presionando bien alto en la salida a la visita.

El hincha se entusiasmaba cuando la pelota caía en los pies de José Paradela y Matías García, quienes trataban de buscar al compañero mejor ubicado o darle un destino seguro al balón. En el caso del Caco, fracasó a la hora de definir las jugadas y no tomó las mejores decisiones. El Tanque Contín las peleaba todas y se generaba sus situaciones.

Un remate de Tijanovich, otro de Caire, dos chances de Comba (una de cabeza y un zurdazo que se fue desviado tras una buena jugada de García por izquierda), invitaban a pensar en un equipo protagonista.

La visita intentó alguna respuesta, a Mazzola le anularon un gol por posición adelantada, y Bonifacio recibió una pelota quedando de cara al gol y su remate cruzado rebotó en un defensor y se fue al córner. Los santafesinos se mostraron imprecisos y Carabajal que es su “manija”, estuvo muy errático.

Los mens sana estaban mejor que la visita pero fallaban en la puntada final, y por eso se iban al descanso 0-0.

GIMNASIA NO PEGÓ Y LO NOQUEARON

El segundo tiempo arrancó con la misma tónica y otra vez Caco García habilitando a un compañero dejándolo en posición de gol. Sobre los 6 minutos el Uru Tijanovich apareció por izquierda, quedó cara a cara con SebastiánMoyano, pero el arquero que salió rápido, achicó muy bien y ahogó el grito de gol.

A partir de ahí empezó a crecer Unión. Agarró la pelota Carabajal y empezó a hacer jugar a sus compañeros. El Lobo retrocedió peligrosamente cediendo pelota y terreno, y le empezó a costar atacar.

Se fue quedando Gimnasia. Ayala defendía muy cerca de los centrales, Comba ya no atacaba como antes y las imprecisiones se acentuaron. Los minutos pasaban y como dormido, cansado, Gimnasia no respondía.

Los de Leo Madelón se envalentonaron y vieron que podían llevarse algo más que un punto. Maradona y Méndez buscaron en los cambios un golpe de efecto, pero ninguna de las variantes fueron solución. Por el contrario, el Mono Gómez y Alemán no aportaron nada, por lo que la salida de Paradela que era de los que aportaban claridad, fue inentendible.

Los cuatro del fondo aguantaban la presión y los laterales Caire y Licht con el resto que les quedaba, se mandaban al ataque.

Unión decididamente dueño de la mitad del terreno empezó a arrinconar al Lobo. Y en un pelotazo de Carabajal de izquierda a derecha, Licht cerró para el medio, Gómez se desentendió de la marca y Bonifacio entró solo en diagonal por derecha, y definió con un derechazo fuerte como venía, derrotando a Martín Arias. La pelota entró abajo, contra el palo izquierdo del arquero (su palo). Iban 33 minutos y el panorama no era el mejor. Un minuto antes del gol salió lesionado Guiffrey por lo que el técnico debió utilizar el último cambio que le quedaba de manera obligada (entró Coronel).

Ese baldazo de agua fría que fue el gol unionista, pareció despabilar a los Triperos que con más ganas que ideas fueron contra el arco de Moyano, que siempre se mostró seguro.

Los minutos pasaban y Gimnasia jugaba al ritmo del nerviosismo generalizado. Y se sabe, que con apuro no se suelen tomar las mejores decisiones. Igualmente el equipo de Maradona tuvo chances para poder igualar.

Caire desde el fondo, Ayala en el medio y Contín arriba, siguieron exigiendo; el incansable Tijanovich, con todos su errores, nunca bajó los brazos y buscó hasta el último minuto donde le quedó una pelota picando en el área, pero su remate se fue muy desviado.

Los silbidos del final mostraron la bronca del hincha que en este torneo fue a la cancha 5 veces y siempre debió irse derrotado.

Maradona en estas fechas ha buscado nuevos nombres y ha acertado; ha sacado a otros, y también acertó. Deberá seguir moldeando este plantel y que jueguen los que estén a la altura de las circunstancias y entiendan de verdad lo que se están jugando.

Gimnasia se sigue hundiendo en el descenso mientras los partidos pasan, y las oportunidades de levantar y cambiar este sombrío panorama, también.

 

Multimedia

Final en el Bosque y una imagen que se repitió en los cinco partidos jugados por Fimnasia de local. Derrota y mirada al piso / Dolores Ripoll

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla