Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
A orillas del Río Uruguay: playas y naturaleza

Arenas claras, sitios con historia y propuestas para toda la familia, algunas de las opciones que ofrecen estas ciudades entrerrianas

A orillas del Río Uruguay: playas y naturaleza

La isla del puerto en Concepción, ideal para disfrutar del verano / web

24 de Noviembre de 2019 | 06:39
Edición impresa

La tranquilidad y belleza del Río Uruguay alberga algunos de los destinos más recomendables de la Provincia de Entre Ríos. Sitios con historia, playas de arenas claras y propuestas para toda la familia son algunas de las opciones que ofrecen las ciudades de Concepción del Uruguay, Colón y Concordia.

CONCEPCIÓN DEL URUGUAY

Rodeada de cursos de agua y poblada de verdes paisajes, Concepción del Uruguay es hoy una pujante ciudad de 75.000 habitantes donde el turismo no es la única actividad económica, ya que posee un gran desarrollo industrial, una zona franca y el único puerto de ultramar argentino sobre el río Uruguay. Además, ofrece servicios turísticos, gastronómicos y educativos, con cuatro universidades y tres institutos de nivel superior.

La tranquilidad y belleza del Río Uruguay permite desarrollar las más variadas actividades náuticas. El visitante puede arribar navegando este maravilloso río y ser recibido en las amarras de cortesía del Yatch Club Entrerriano.

Por las noches, se desarrolla una intensa vida recreativa con confiterías, boliches y pubs que alternan opciones temáticas con actuación de grupos musicales, todo en el marco de una convivencia alegre.

Producto de su vinculación con el Río Uruguay, Concepción ofrece una variedad de balnearios considerados entre los más importantes de la provincia de Entre Ríos, como Banco Pelay, la Isla del Puerto, Paso Vera, Isla Camba Cuá, Itapé y La Toma. La mayoría posee, además, sectores habilitados para camping con todos los servicios para turistas o el visitante.

COLÓN

Las calles de Colón guardan mucho de la magia del pasado de la región. Tierra colorada y abundante vegetación le dan un aspecto agreste, la hacen fresca en verano, soleada en invierno, y dispuesta a recibir al visitante durante todo el año. La ciudad descansa sobre el borde del manso río Uruguay: el paseo por la costa desde el extremo este casi debajo del puente Colón-Paysandú, hasta la Playa Punta Colón y su espigón -bordeando el parque Herminio Quirós- es uno de los recorridos más típicos en verano o invierno.

Las playas de Colón cubren el frente urbano sobre el río Uruguay, encontrándose delimitadas al norte por el arroyo Artalaz, y al sur por el arroyo De La Leche. Sobre la misma zona se emplazan los campings municipales y privados.

El Puerto deja desplegar a uno de sus lados las tradicionales playas del Balneario Norte, y hacia el otro las juveniles playas de la costa sur. Las playas del norte, serenas, naturales, más tendidas hacia el río que hacia la arena, caracterizadas siempre por la sombra que salpica sus terrenos dibujando espacios amorfos que atraen como imanes a la familia; se cortan en un cambio abrupto ante la extensión soleada y divertida de la espléndida Punta Colón, con su apariencia relajada y por sobre todo limpia.

CONCORDIA

Última parada en este recorrido a orillas del río Uruguay, se levanta la ciudad de Concordia, coloreada con el verde más intenso y cautivante. Un grave movimiento citadino y una embriagante sensación de serenidad, se combinan extrañamente para hacer de este destino turístico -Capital Nacional de la Citricultura- un rincón de preferencias múltiples.

Su imagen urbana se caracteriza por la tendencia arquitectónica manifiesta, un centro comercial peatonal que la energiza, museos de interés histórico, biológico y cultural; espacios naturales y recreativos, y una vinculación directa con playas de arenas blancas y finas.

En setenta espléndidas hectáreas se extiende el gran pulmón verde conocido como Parque San Carlos, con la belleza característica de su paisaje y la historia colmada de interesantes aristas brotando de las ruinas de su castillo, una gran casa señorial, mandada a construir por el francés Eduardo De Machy, que el correr impetuoso del tiempo ha convertido en habitáculo de pájaros y plantas.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla