Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Muebles de exterior

Cómo elegir los mejores para cada espacio y mantenerlos para que tengan una extensa vida útil

Muebles de exterior

Para el jardín, hay tipos de muebles (sillas, mesas, reposeras y otros) para todos los gustos/web

23 de Diciembre de 2019 | 01:14
Edición impresa

El verano invita a disfrutar de los espacios al aire libre, tanto fuera como dentro de casa. Para quienes tienen parque, armar y cuidar el jardín puede ser una buena terapia y servir la mesa entre nuestras propias plantas es más que placentero. Hoy, los comedores exteriores son una tendencia a nivel mundial: funcionan como prolongación de la vivienda y se pueden conseguir espacios con estilo y bien funcionales.

Algunos especialistas sostienen que la idea se toma de los bares y restaurantes, que son los que sacan las sillas y mesas a la calle durante este tiempo. Lo cierto es que hay muchas posibilidades para equipar la galería, el quincho, la terraza y, por qué no, el balcón.

Los proyectos actuales de diseño incorporan al quincho o la galería al trazado de la vivienda. Los integran como un sector más, por lo que no hay mayores inconvenientes para instalar las mesas y sillas.

Pero, si este no es el caso, entonces lo mejor es ubicar la mesa lo más próxima o no muy lejos de la casa, para asegurar un fácil acceso. Si el quincho está separado, hay que asegurarse de que la mesa no esté demasiado cerca de la parrilla.

Asimismo, conviene seleccionar un sitio cerca de una puerta para facilitar el movimiento hacia dentro y hacia fuera. Además, hay que pensar en tramos cortos a la cocina y el baño.

Un punto importante a tener en cuenta es el asoleamiento del jardín: siempre hay que asegurar sombra sobre la mesa y los comensales.

Si no se dispone un sitio techado, lo mejor serán las sombrillas, gacebos o las velas, que no sólo cubrirán del sol, sino que también protegerán del rocío de la noche.

Cuando las dimensiones y presupuesto son generosos, un tip es combinar un juego de living con el comedor, un detalle más que especial.

Si las dimensiones del espacio son pequeñas, el truco es una buena ubicación y distribución, para luego dejar volar la imaginación con los materiales que cada uno elija.

Tal vez alcance con una mesa y dos sillas para conseguir un ambiente íntimo, pero de gran impacto.

En cuanto al estilo, si bien cada uno tiene el suyo, una buena ayuda para elegir el mobiliario, puede ser mirar los muebles de interior y luego proyectar hacia el espacio exterior, para imaginarse cómo debería ser para crear una combinación armoniosa.

Esto no excluye el factor sorpresa. Cenar al aire libre se considera un acto informal: por esta razón, no hay una regla rígida respecto a que la mesa deba coincidir con las sillas y que todas las sillas sean iguales. Jugarse por un ambiente ecléctico es una carta muy bien aceptada. Finalmente, las viviendas modernas, de líneas constructivas puras y rectas, recibirán muy bien un juego de mesa y sillas de aluminio. Es el material que, por sus características, se lleva mejor con esta idea.

Como la inversión es importante, lo mejor será elegir aquellos muebles que más resisten en exteriores. No vale la pena invertir en elementos que se deterioran en poco tiempo. Lo ideal es lograr un equilibrio entre costo, calidad y mantenimiento: la nueva propuesta de mobiliario exterior pasa por materiales simples, livianos y sin mayor cuidado que la limpieza cotidiana.

Hoy, los comedores exteriores son una tendencia a nivel mundial, como una extensión de la casa

 

Los muebles de hierro se destacan por su durabilidad, pero tienen la desventaja de ser pesados para trasladar o mover. Soportan bien las inclemencias del tiempo, pero será necesario repintarlos regularmente.

Los de madera aportan elegancia y calidez a los espacios que se pueden disfrutar relajadamente. Las texturas transmiten emociones y armonía. Tienen que tener un mantenimiento regular.

En cuanto a los de aluminio, son livianos, de buen comportamiento a la intemperie y fáciles de limpiar. Son la mejor opción para estilo minimalista.

Los de plástico y resina se han vuelto muy populares en decoración de exteriores desde hace algunos años. Son fáciles de cuidar y presentan una gran variedad de diseño. Los que imitan al ratán o el mimbre requieren de mayor atención en la limpieza.

cuidados

Los muebles de exterior que sean de hierro o madera deben tener un mantenimiento casi anual para que su vida útil sea lo más extensa posible. Conviene lijarlos suavemente para quitarles los restos de pintura saltada y pasarles esmalte sintético o pintura para hierro antioxidante.

En cuanto a los de madera, el trabajo puede ser un poco más complejo. Los especialistas recomiendan utilizar un poliuretano, ya que crea una capa protectora sobre la madera e impide el ingreso del agua, proporcionándole mayor resistencia frente a la intemperie.

Hay que lijar la superficie en el mismo sentido de la veta de la madera y colocar poliuretano de exterior en capas finas y uniformes. Luego, dejar secar la madera (por tres horas aproximadamente) antes de aplicar una segunda capa. Lo recomendable es no aplicar más de tres.

La mayoría de los muebles de exterior de madera suelen perder brillo y color con el paso del tiempo y por su exposición al sol. Para renovarlos y dejarlos casi como nuevos, una buena alternativa es aplicar aceite de teca que -por sus propiedades- humecta la madera desde su interior. Es muy fácil de aplicar con brocha o frotando con un paño y los trabajos se pueden terminar en menos de una hora. Es ideal tanto para muebles de interior como de exterior y para superficies que están en contacto con salitre, como cubiertas para gabinetes y barandas.

Un dato a tener en cuenta que el mejor horario para trabajar es hacerlo a primera hora de la mañana o por la tarde, cuando el sol ya se ha ido, ya que la madera estará más fría.

Durante el proceso de barnizado, las burbujas suelen aparecer por varios factores. Para mantenerlas alejadas es preferible no agitar el envase antes de trabajar la madera; y si ya se hizo, se recomienda esperar de 10 a 15 minutos para proceder. Mover la brocha demasiado rápido también puede provocarlas, por eso es mejor realizar movimientos suaves. Con los productos a base de agua se recomienda utilizar brochas de cerdas sintéticas. Y si se va a utilizar otros a base de solventes, entonces es mejor utilizar brochas de cerdas naturales.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Para el jardín, hay tipos de muebles (sillas, mesas, reposeras y otros) para todos los gustos/web

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla