Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SEGÚN DATOS OFICIALES DEL INDEC

Creció la brecha de distribución del ingreso

El 10 por ciento de la población rica pasó a ganar de 17 a 20 veces más que el grupo con menos capacidad adquisitiva

Creció la brecha de distribución del ingreso

Producto de la devaluación, la inflación y la caía del poder adquisitivo de los salarios, el 10 por ciento de la población más rica del país pasó de ganar 17 a 20 veces más que el decil más pobre, según informó oficialmente el Indec.

De acuerdo con el coeficiente de Gini, que mide la inequidad distributiva saltó de 0,417 en el cuarto trimestre de 2017 al 0,434 en el mismo período del año pasado.

Esa menor equidad en los ingresos durante 2018, coincidió con que la año en que la inflación ascendió al 47,6%, la desocupación aumentó al 9,1% y el indice de pobreza se incrementó al 32%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

La mayor inequidad quedó reflejada en el Coeficiente de Gini, una relación matemática que tiene al “0” como el nivel de mayor igualdad y al “1” con el mayor desequilibrio.

Así, el Coeficiente de Gini del ingreso per cápita familiar de las personas alcanzó en el último trimestre del año un valor de 0,434 puntos, contra 0,417 de igual período del 2017, uno de los mejores valores de la distribución.

CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZA

Medido de otra manera, el Indec dio cuenta de que el 10% de los hogares más ricos concentraron a fines del año pasado el 32,3% de los ingresos, mientras que el 10% más pobre solo el 1,6%. A finales del 2017 esa relación era de 31 contra 1,8 por ciento.

Según los datos oficiales, la brecha promedio entre el 10% de la población con mayores y menores ingresos per cápita familiar fue de 20 veces en el 4° trimestre de 2018; en el mismo período de 2017 había sido de 17.

El Indec también informó que el 60% de la población ocupada recibe ingresos de hasta 19.000 pesos.

Los datos demuestran que empeoró la distribución del ingreso en un contexto de aceleración de la inflación por el traslado de la devaluación a los precios.

Los deciles de más bajos ingresos son los más desprotegidos, porque no tienen cómo cubrirse.

En términos reales, los ingresos de los más pobres habían caído 22% contra 9% anual de los hogares más ricos, porque estos se pueden cubrir de la aceleración de la inflación con activos financieros o dolarizarse, según coincidieron distintos economistas.

Por ejemplo LCG resaltó que el ingreso per cápita promedio por hogar, de $11.273 mensuales al cuarto trimestre de 2018, resultó 13% más bajo que un año atrás en términos reales, pero esconde que para el 40% de los hogares más pobres la caída de sus ingresos duplicó la caída real de los ingresos del decil 10 (18% real anual vs 9% real anual).

Hay coincidencia, en que el año pasado hubo un “deterioro progresivo de los ingresos familiares”, ya que pasaron de crecer para todos los hogares en el primer trimestre, a mantenerse casi constantes en el segundo trimestre, a caer parejo para todos en el tercer trimestre, a caer en forma fuerte y en forma desigual en el cuarto trimestre.

Y agregó que entre el cuarto trimestre de 2016 y el cuarto de 2017 crecieron los ingresos promedio de todos los deciles y “en forma igualadora”. Pero entre el último cuarto de 2017 y el de 2018, “cayeron para todos los deciles y en forma desigual.

El Indec había informado que la pobreza saltó más de 6 puntos anuales, a 32% de las personas, en el segundo semestre de 2018.

Y ahora LCG estimó que en el cuarto trimestre del año pasado, cuando se agudizó la crisis, la pobreza pudo superar el 40%, al considerar los hogares de los tres primeros deciles.

Así estiman que eso refleja el impacto que ha tenido la crisis macroeconómica que se arrastra desde fines de 2017, cuando se corrieron las metas de inflación, con impacto en la salida de capitales y devaluación acumulada de más de 112% en la desigualdad de la distribución.

Es decir que aún no se conoce el impacto de la devaluación del año pasado y el impacto en los ingresos, lo que tendería a agravar la situación.

Este año, la canasta básica total (que marca el nivel de pobreza) aumentó 8,14% en el primer bimestre, a $27.570,43 para un hogar en febrero. Y la canasta básica alimentaria (que marca al indigencia) subió 9%, a 11.117,11 pesos. A fines del año pasado, los hogares del decil más pobre sólo cubrieron el 73% de la canasta básica alimentaria. Y los hogares del decil 2 cubrieron la mitad de la canasta básica total, cuando un año antes cubrían el 70%. Es decir, se volvieron ahora más pobres que antes.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla