Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
OPINIÓN

En plena campaña electoral y para contener al dólar, la Casa Rosada extrema la dureza monetaria

En plena campaña electoral y para contener al dólar, la Casa Rosada extrema la dureza monetaria

Por OSVALDO GRANADOS

osvaldoperiodista@gmail.com

Las piezas de ajedrez están desordenadas. Todavía, no se sabe ni está claro, a qué están jugando.

Por un lado Duhalde confirma que su esposa Chiche está preparando 80.000 manzaneras, 50.000 en la provincia de Buenos Aires para trabajar en el próximo gobierno peronista. Quiere acercarse a Cristina, pero su candidato Lavagna señala que es perjudicial.

Sergio Massa, en su discurso ofrece una señal al kirchnerismo. Dice textualmente: “Los muertos no pagan la deuda”. Se refería al Fondo Monetario Internacional, pero es la misma frase que utilizó Néstor Kirchner en 2003. Además se encuentra para hablar con Máximo Kirchner dos veces por mes.

Miguel Pichetto, que sale por todos los programas de televisión, es el más anti Cristina de Alternativa Federal.

El gobernador de San Juan, Uñac, dice que está con Lavagna pero también con Cristina. Hoy, una contradicción.

La CGT está con Lavagna. Grabois con la ex presidenta, pero “sin los corruptos que la acompañaron”. De Vido desde la cárcel le dio las gracias.

El Polo Obrero y Barrios de Pie, no aceptan a Felipe Solá, porque era gobernador cuando asesinaron a Kosteki y Santillán. El grupo social Los Cayetanos sostienen a Solá.

Parece un minué, por momentos, donde los que bailan se acercan y se alejan de acuerdo con las circunstancias.

¿Qué hace Cristina?

Espera en silencio. En el Instituto Patria apuntan a lo siguiente: “No le cree a nadie”. “Sabe que en el peronismo cuando llegan al poder te traicionan”. “No le puede traspasar los votos a nadie”.

Es cierto hay promesas de indultos y amnistía, primero para los empresarios. Después para el resto.

El propio Duhalde, lo dijo en un reportaje: “Los industriales fueron extorsionados. Era pagar o cerrar”. “Alguien tiene que hacer las obras”.

El problema central es la desconfianza. Se sabe que para llegar a veces tenés que vender el alma al diablo. Todos están en oferta.

Mientras tanto, el Gobierno está asediado por la recesión, la falta de ventas, la inflación, las tasas altas y la presión de los medios opositores.

Las mentiras se propagan con más rapidez que las verdades. Desde las redes se anuncian disparates .

La gente en la calle pregunta: ¿Cuándo explota esto?.

Si los argumentos no coinciden con lo que piensan, se sienten decepcionados.

Todavía hay mucha gente que piensa que el populismo le puede resolver los problemas. Cree en la magia. En el congelamiento de tarifas y los precios máximos. Sueñan en un Estado benefactor, no importa que este quebrado y endeudado.

Se sabe que este Gobierno fracasó en economía, lo que no se sabe es qué piensa hacer la oposición. Todo lo que se hace es criticar el momento.

Frente a estos problemas, en la Casa Rosada se rompió el circulo áulico. Ahora se le ofrece la Vicepresidencia al radicalismo. El apuntado es el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. Una forma de evitar la fuga de los socios en el poder.

El volantazo del PRO, fue oportuno. Un clásico, en Argentina solo se razona cuando sienten que están al borde del precipicio.

La economía en un esquema defensivo.

Está claro que hay que acumular dólares. Comenzarán a entrar a razón de 1.500 millones de dólares por mes en abril y mayo, por la liquidación de exportaciones del campo. Hasta llegar a 10.000 millones.

Habrá que adicionar 10.800 millones del desembolso del FMI.

Desde el 15 de abril el Gobierno comenzara a vender 60 millones de dólares por día.

Síntesis: Mayor oferta de dólares, menos pesos en la calle.

Para mantener los plazos fijos en pesos y en los bancos, el Banco Central garantiza un piso a las entidades del 62,5 % durante abril. El Banco Nación subía la tasa de los plazos fijos para clientes al 48 % anual .

Esta es la realidad. Las promesas se agotaron.

Por eso la dureza monetaria, llegó para quedarse.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla