Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TRAS LOS POLÉMICOS AUDIOS FILTRADOS, BOLSONARO RESPALDÓ AL MINISTRO MORO

El debate de la Corte sobre la liberación de Lula, en suspenso

El máximo tribunal de Brasil cerró su audiencia de ayer sin abordar, pese a que estaba en agenda, el pedido para sacar al ex mandatario de la cárcel. Lo tratarían dentro de 15 días

El debate de la Corte sobre la liberación de Lula, en suspenso

El presidente Jair Bolsonaro (der.) y el ministro de Justicia, Sergio Moro, en un acto ayer en Brasilia / AFP

BRASILIA

La Corte Suprema de Brasil cerró su audiencia de ayer sin abordar el pedido de liberación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, pese a haberlo incluido en su agenda la noche del lunes.

Las más de cuatro horas de debates de la segunda corte del Supremo Tribunal Federal (STF) estuvieron dedicadas a discutir otros asuntos y el recurso del Lula, que desde abril de 2018 purga una pena de 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción, quedó fuera de la pauta.

Los cinco magistrados del tribunal se retiraron sin indicar cuándo abordarían el tema, aunque llegaron a agendar para el martes 25 de junio el tratamiento de otro recurso presentado por la defensa de Lula, que cuestiona directamente al ex juez y actual ministro de Justicia Sergio Moro.

Los dos casos podrían en consecuencia ser tratados el mismo día, dado que el STF no tiene previsto deliberar la próxima semana.

El debate de ayer fue seguido con particular atención ante el impacto causado por la divulgación a través de un portal de investigación, de mensajes entre Moro y fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato, que podrían implicar una colusión de instancias judiciales para impedir que el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula ganase los comicios presidenciales de 2018.

En el recurso que debía examinarse ayer, los magistrados tenían que decidir si los abogados de Lula tuvieron un amplio derecho a la defensa cuando su condena fue tratada en abril por el STF.

El STJ ratificó en esa ocasión la culpabilidad de Lula, aunque redujo su condena de más de 12 años de cárcel a 8 años y 10 meses. El líder de la izquierda, de 73 años, fue considerado beneficiario de un lujoso departamento en el litoral paulista concedido por la constructora OAS para obtener contratos en Petrobras. El ex presidente (2003-2010) siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Moro y del fiscal de Lava Jato, Deltan Dallagnol, quien lo acusó de ser el “cabecilla” de una organización criminal con la que pretendía aferrarse al poder.

El otro recurso pendiente pide la anulación del proceso por presunta parcialidad del juez Moro, que condenó a Lula en primera instancia, por haber aceptado ser ministro del presidente Jair Bolsonaro cuando este ganó las elecciones en octubre.

El impacto de las revelaciones hechas por el portal The Intercept Brasil se hizo sentir pese a todo en los debates de ayer, por ejemplo cuando uno de los magistrados, Gilmar Mendes, afirmó al juzgar otro caso que “un juez no puede ser el jefe del equipo de investigación”.

Entre los mensajes publicados se destaca una serie de septiembre pasado, cuando los fiscales operaron para impedir que Lula fuera entrevistado por temor a que pudiese beneficiar a Haddad.

La Operación Lava Jato, la mayor investigación anticorrupción de Brasil, fue puesta en jaque tras esas revelaciones. El Consejo Nacional del Ministerio Público abrió una investigación disciplinaria para determinar si los fiscales cometieron una “falta” y la Orden de Abogados de Brasil (OAB) recomendó la separación temporaria de sus funciones de Moro y Dallagnol, hasta que una investigación “imparcial” determine si hubo colusión entre ellos.

Otros juristas pidieron en la prensa la renuncia de Moro, uno de los ministros más prestigiosos del gobierno de Bolsonaro, quien llegó al poder prometiendo mano dura contra la criminalidad y tolerancia cero contra la corrupción.

The Incercept dijo que los mensajes publicados representan una mínima parte de los que consiguió obtener. El portal tiene entre sus fundadores al estadounidense Glenn Greenwald, que reveló en 2013 las filtraciones de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia masiva implementados por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE UU.

MORO RESPALDÓ A BOLSONARO

En tanto, Bolsonaro le dio ayer un claro respaldo al ministro Moro, frente a las sospechas surgidas sobre su actuación como juez en el proceso que llevó a la cárcel a Lula.

Bolsonaro recibió a Moro para una reunión privada en su residencia oficial y luego juntos embarcaron en una lancha para atravesar el lago Paranoá de Brasilia y asistir a un acto en el cual el ministro fue condecorado.

Según Moro y los fiscales de la causa Lava Jato, “no hay anormalidad” en las conversaciones filtradas y lo “grave” en este asunto es que teléfonos de “autoridades” fueron intervenidos en forma ilegal.

El ministro ha dicho que los mensajes divulgados son “incompletos”, han sido “quitados de contexto”, que “no hay nada” en ellos y que un juez “normalmente” conversa con los fiscales de un caso, así como con los abogados de defensa. (AFP y EFE)

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla