Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tips y consejos

Iluminador, el detalle del maquillaje

En qué zona del rostro y cuál utilizar para que el makeup luzca natural y así evitar parecerse a una lamparita

El iluminador contiene partículas que atraen la luz dando vitalidad a la piel

Es uno de los cosméticos, junto al labial, que en los últimos años se ha vuelto imprescindible en el maquillaje de las mujeres. En una época donde la tendencia es que la piel se vea radiante y lo más natural posible, el iluminador no puede faltar en ningún look.

Las instagramers y youtuber llenan sus perfiles con tutoriales sobre cómo usarlos, y promocionan lagunas marcas específicas.

Acá te contamos de qué se trata este producto que es clave para lucir radiante, y cómo aplicarlo sin parecer una linterna.

El iluminador contiene partículas que atraen la luz, dando luminosidad y vitalidad a la piel para un look más rejuvenecido, cambiando el tono y las proporciones del rostro con pómulos más elevados, nariz más estrecha y labios con más volumen. Viene en distintos formatos, desde polvo compacto hasta fluido en lápiz o líquido.

Su función es dar un último toque de luz al maquillaje. De esta forma se consigue un rostro lleno de vitalidad. Además, ayuda a dar volumen en las zonas del rostro que se quieran enfatizar.

En cuanto a los tipos de iluminadores, se pueden encontrar en varios formatos y texturas, en tonos mate o irisados, sólo depende del objetivo que se quiera lograr con él para colocarse el adecuado. Los iluminadores en lápiz son mejores para el área de los ojos y las barras, para los labios.

Si se tiene un iluminador en gel, se debe aplicarlo con una brocha pequeña o cepillito en cualquier zona del rostro. Un iluminador en crema es perfecto para destacar zonas amplias como los pómulos, el mentón, los labios, el cuello y el escote. Sin embargo, el iluminador en polvo es apto para cualquier zona del cuerpo.

Cómo aplicarlo

El iluminador se utiliza después de aplicar la base, los correctores y el contorno. Las zonas que se suelen resaltar son los pómulos o justo debajo de las ojeras, el centro de la frente, el largo de la nariz y/o las aletas, el mentón y el arco de la ceja.

Lo ideal es utilizar un iluminador muy similar al tono de la piel para que el resultado no sea brusco.

Hay que difuminar muy bien para que no quede demasiado marcado, como pasa cuando se utilizan maquillajes demasiado oscuros en verano.

Un truco que puede servir a muchas es mezcla el iluminador con la crema hidratante para conseguir un resultado aún más natural y en todo caso se va añadiendo producto si fuera necesario. Y es que en maquillaje siempre menos es más. Además, lo ideal es que siempre se haga el maquillaje con una luz natural, ya que sino, no se verá el efecto real del iluminador.

El iluminador, además de resaltar algunas zonas y dar vitalidad y luz a tu rostro, puede modificar algunos aspectos. Por ejemplo, si se quiere quitar volumen en la zona de los pómulos, se tiene que aplicar el iluminador desde la línea de la comisura de los labios al lóbulo de la oreja. Para obtener un mejor efecto, se debe hacer con los dedos.

Otra opción es que para mejorar la forma de la nariz y evitar sombras, se lo puede aplicar en la zona de las aletas.

Si se lo aplica en el arco de la ceja, agranda la mirada. Y en el entrecejo es perfecto para disimular unos ojos demasiado juntos.

Los iluminadores se pueden encontrar en varios formatos y texturas, en tonos mate o irisados

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla