Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA ESCALADA QUE PREOCUPA

La zona Norte en guardia ante el avance del delito

La zona Norte en guardia ante el avance del delito

Los escruches crecen en la zona norte (foto ilustrativa) / Archivo

La escalada de delitos que afecta a distintos barrios del Norte platense tiene a los comerciantes y vecinos en constante alerta, los obligó a cambiar ciertos hábitos y a tomar recaudos hasta cuando salen “a hacer los mandados”, admitieron varios frentistas consultados. La problemática se extiende desde Gonnet hasta Arturo Seguí, con localidades en el medio como Hernández, City Bell, Villa Castells o Gorina también golpeadas por la ola delictiva.

La situación recrudeció en los últimos meses, indicaron, con robos que se cometen bajo las modalidades de entradera, escruche o asalto a mano armada. “No sabemos qué está pasando, pero cada vez parece más una zona liberada”, reflejó uno de los damnificados.

“Están robando mucho, sobre todo en las últimas horas. El clima que se vive en el barrio es de terror”, aseguró Luis, radicado en Gonnet desde hace años, y agregó: “En los últimos meses la cuestión empeoró notablemente”. Una de las víctimas de esa situación fue la familia atacada en las últimas horas en su casa de 491 entre 18 y 19. Fuentes oficiales informaron que actuaron dos sujetos, presuntamente mayores, que redujeron al hijo del denunciante, un hombre de 44 años.

Fue a las 9.30 de la mañana, cuando el joven se encontraba solo en la casa. Se metieron después de romper una ventana que da al fondo del inmueble y, una vez dentro, lo ataron de pies y manos. Los voceros apuntaron que los delincuentes sustrajeron tres televisores, una PlayStation y algunas otras pertenencias y “no utilizaron la violencia física”.

Con mucho sacrificio, y un crédito hipotecario UVA, Daniela Hondagneu (34) y su marido compraron una casa en 495 y 28 bis, pero decidieron quedarse en La Plata mientras la refaccionaban.

“Ya nos entraron cuatro veces, en los dos primeros robos no hice la denuncia, pero en los dos últimos sí”, reveló la joven a este diario, dando cuenta de que en uno de los casos se llevaron “un freezer nuevo que teníamos todavía embalado y la última vez una soga y un paquete de galletitas; o sea, actuaron más por maldad que por interés, ya que desde afuera se ve que no hay nada adentro de la casa”, explicó.

Daniela y su marido ya analizan colocar alarmas o llevar dos perros pitbull, cansados como están de la inseguridad y la falta de patrullajes. “En la comisaría de Gonnet ya advertí que si tengo la oportunidad voy a hacer justicia por mi cuenta”, refirió. Por otro lado, en esa área denunciaron que hubo al menos tres escruches en sendos negocios. También se registraron más casos en Villa Castells que motivaron el pedido de allanamientos para dar con los responsables y de patrullajes con la caballería. Y en Hernández, dos menores fueron aprehendidos en “plena faena” en una vivienda.

EL RINCÓN

Para Jorge (78) y su mujer, propietarios del restaurante (“un negocio familiar”, aclararon) “Recuncho Galego” de 426 y Camino Belgrano, llegó la hora de bajar las persianas “y vender todo”, le comunicaron a EL DIA con tristeza. La casa de comidas abrió hace apenas un año y ya les robaron seis veces, tres de ellas con enormes pérdidas.

“Teníamos la idea de poner una cantina tipo española y no queremos saber más nada. Pusimos alarma, pero el domingo a la noche entraron después del corte de luz. Nos dimos cuenta el lunes a la tarde, cuando fuimos a reponer mercadería”, expresó el hombre. Luego de ese hecho, decidieron que “lo mejor es cerrar y poner a la venta todo. No nos queda otra, no queremos que la próxima vuelvan con un arma y le apunten a alguno”.

VILLA ELISA

La empleada de una finca de 133 y 426 trabajaba con un bebé de siete meses en brazos, hijo de los dueños del lugar, cuando el timbre sonó. La mujer fue a abrir la puerta y se topó con un individuo bien vestido, que le hizo una pregunta para distraerla mientras su cómplice la asaltó y le quitó la llave.

Estiman que fueron unos 15 minutos los que estuvieron los malvivientes en el interior de la vivienda, para luego huir con varios objetos de valor, dos TV, una consola de juegos, dos computadoras y algunas cosas más. Si bien se trata del primer hecho de inseguridad que sufre la familia, en el barrio acumulan varios, al punto que hace algunos años debieron instalar el sistema de alarma vecinal.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla