Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SE ENDURECE EL RECLAMO POR EL NUEVO NOMENCLADOR

Denuncian una fuga de prestaciones de IOMA hacia la capital federal

Entidades médicas y sanatoriales de la Provincia acusaron a la obra social bonaerense de derivar prestaciones a establecimientos de la Ciudad de Buenos Aires y por un costo mayor. En IOMA aseguran que no es así.

La denuncia de las entidades se concentra en un conjunto de prácticas de alta complejidad entre las que se destacan varias cirugías

Las entidades realizaron la denuncia durante una conferencia organizada para reclamar el nomencldor

Jorge Varallo (Presidente de la AMP).-  “IOMA gasta en la capital federal tres veces más de lo que paga a prestadores de La Plata por intervenciones que se podrían hacer acá, pero no se hacen porque no están nomencladas. Esto no sólo representa un gasto ineficiente sino una situación que atenta contra el desarrollo provincial”

Eduardo Martiarena (Presidente de la CEMIBO).- “Una práctica que no está reconocida en el nomenclador es una práctica difícil de cobrar. Por lo cual al no incluirla, IOMA está empujando indirectamente a que las clínicas dejen de hacerla, lo que deriva en un vaciamiento progresivo de los recursos para alta complejidad en nuestra región”

Néstor Porras (Presidente de FECLIBA).- “Para las clínicas grandes de la Ciudad de Buenos Aires, los afiliados de IOMA representan un porcentaje ínfimo, por lo que pasan sus presupuestos sin importarles si se los va a aceptar o no. En cambio nosotros, que somos `iomadependientes`, estamos sujetos a otras condiciones”

Gustavo Poggio (Presidente de ACLIBA I).- “Alguien de IOMA debería responder cuál es el motivo por el que acepta pagar por la misma práctica tres o cuatro veces más en la Ciudad de Buenos Aires que acá, donde también lo podríamos resolver. ¿Quién los envía? ¿Quién los deriva? ¿Porque IOMA las aprueba? No lo sabemos”

Por NICOLÁS MALDONADO

nmaldonado@eldia.com

En medio de la escalada de reclamos para que se ponga en marcha el nuevo nomenclador que acordaron con IOMA en abril, entidades médicas, asociaciones sanatoriales y sociedades científicas de la Provincia realizaron una fuerte denuncia para resaltar uno de los efectos que tendría mientras tanto esa postergación: el “malgasto de recursos” por la derivación de prestaciones médicas de alta complejidad hacia clínicas de la Ciudad de Buenos Aires, donde se pagaría por ellas valores más altos de los que representaría realizarlas en territorio provincial.

La denuncia -realizada el miércoles en una conferencia de prensa por representantes de la Agremiación Médica Platense, CEMIBO, FECLIBA y ACLIBA- señala que “la demora en la implementación del nuevo nomenclador está perpetuando un uso ineficiente e inequitativo de los recursos de IOMA” a través de “la derivación de prestaciones a establecimientos médicos de la capital federal, donde se paga por ellos un costo hasta cuatro veces mayor”.

“La obra social tiene por prioridad que las prácticas se efectúen en la Provincia”, aseguran en IOMA

 

Voceros de IOMA salieron sin embargo a responder que no es así. “La obra social establece como prioridad, en todos los casos, que las prácticas con cobertura que necesitan los afiliados se efectúen dentro de la Provincia de Buenos Aires. La única excepción por la cual se puede autorizar una práctica en la Ciudad de Buenos Aires se da cuando en la Provincia no existe un centro que brinde la prestación solicitada por el profesional (estudios o prácticas específicas de gran complejidad). En estas situaciones se requiere una autorización especial, que atraviesa las instancias de auditoría que correspondan”, aseguraron voceros de la entidad.

La controversia surge en un momento en que el malestar de las entidades por lo que consideran “una demora inexplicable” en la implementación del nuevo nomenclador médico de IOMA -es decir el listado de prácticas reconocidas por el principal financiador de la región- las ha llevado a evaluar una eventual interrupción del servicio a los afiliados de la obra social provincial.

PRACTICAS DERIVADAS

“El acuerdo que las entidades de la Provincia subscribimos con IOMA implica trabajar sobre los recursos que la propia obra social reconoce que viene gastando en forma ineficiente para redistribuirlos a la implementación del nuevo nomenclador. El problema es que mientras sigue sin ponerse en vigencia el nuevo nomenclador, IOMA tampoco implementa otras mecanismos para hacer más eficiente sus gastos”, explica Jorge Varallo, el titular de la Agremiación Médica Platense al señalar que “entre estos gastos ineficientes están los recursos de amparo y trámites de excepción por prácticas no reconocidas, pero también la derivaciones a otras jurisdicciones de prácticas que se pueden hacer en centros de la Provincia por un costo mucho menor”.

“IOMA gasta en la Ciudad de Buenos Aires tres veces más de lo que paga a prestadores de La Plata por intervenciones que se podrían hacer acá, pero no se hacen porque no están nomencladas. Y esto no sólo representa un gasto ineficiente para la obra social de la Provincia, sino trastornos para los pacientes, que deben trasladarse, y una situación que atenta contra el desarrollo de medicina de alta complejidad en territorio bonaerense”, afirma Varallo.

“Por qué se maneja así es algo que habría que preguntar en IOMA. Lo que podemos asegurar es que los montos que se gastan de manera ineficiente en esas derivaciones podrían financiar tranquilamente el aumento en las prestaciones que traería aparejado para los médicos y las instituciones la puesta en marcha del nuevo nomenclador”, señala el presidente de la Agremiación.

La denuncia de las entidades se concentra en un conjunto de prácticas de alta complejidad entre las que se destacan la cirugía por Parkinson, las operaciones complejas de hígado y vías biliares, los trasplantes hepáticos y la rehabilitación respiratoria para pacientes con cuadros de gravedad.

“Aunque en La Plata se realizan trasplantes de hígado, IOMA termina muchas veces derivándolos a la capital federal. No es el único caso. Otro ejemplo de estas derivaciones inexplicables es el de la rehabilitación respiratoria para pacientes muy graves”, detalla Luciana Brividoro, presidenta de Sociedad de Neurocirugía de La Plata, una de las entidades involucradas en la actualización del nomenclador.

“Alguien de IOMA debería responder cuál es el motivo por el cual se acepta pagar por la misma práctica tres o cuatro veces más en un establecimiento de la capital federal que acá, donde también lo podríamos resolver. ¿Quién los envía? ¿Quién los deriva? ¿Porque IOMA las aprueba? No lo sabemos. ¿Será porque los sanatorios son más lindos, o más grandes, o tienen mejores camas? Yo no sabría decirlo”, afirma Gustavo Poggio, presidente de la Asociación de Clínicas de la Provincia (ACLIBA I), al asegurar que “en nuestra provincia tenemos médicos y establecimientos de sobra para resolver esas prestaciones de alta complejidad que hoy terminan en la capital federal”.

PERDIDA DE ALTA COMPLEJIDAD

Aunque admite desconocer las causas por las que algunas prestaciones de IOMA terminarían siendo cubiertas por clínicas de la capital federal a un costo mayor, Néstor Porras, el presidente de la Federación de Clínicas de la Provincia (FECLIBA) explica que no se trata sin embargo de valores inflados. “Para las clínicas grandes de la Ciudad de Buenos Aires, los afiliados de IOMA representan un porcentaje ínfimo, por lo que pasan sus presupuestos sin importarles si la obra social los va a aceptar o no. En cambio nosotros, que somos `iomadependientes`, estamos sujetos a otras condiciones. Por eso es que los entidades sanatoriales y los médicos hemos tenido que juntarnos para recordarles que esas prestaciones, que allá se pagan más, se pueden hacer igual de bien en la Provincia y a una escala mayor”.

La controversia surge en medio del creciente malestar de las entidades por el nomenclador

 

Más allá del uso de los recursos, Eduardo Martiarena, presidente de la Concertación de Entidades Médicas Independientes de la Provincia (CEMIBO) señala “el costo que esa situación discriminatoria” tiene sobre el sistema de salud: “un progresivo vaciamiento de la alta complejidad a nivel provincial” .

“Lo que ocurre es que una práctica médica de alta complejidad que no está reconocida en el nomenclador es una práctica difícil de cobrar. Por lo cual al no incluirla en el nomenclador se está empujando indirectamente a que las clínicas dejen de hacerla, lo que deriva en un vaciamiento progresivo de los recursos para alta complejidad en nuestra región”, explica Martiarena al señalar que “eso es precisamente lo que busca evitar entre cosas el nuevo nomenclador”.

Este problema alcanzaría también a los médicos y los pacientes, señala Varallo. “Es muy difícil que haya profesionales que quieran formarse en una práctica que no está reconocida por el financiador que representa al 70% de los pacientes de su región. De esta forma estamos perdiendo cada vez más profesionales formados en ciertas prácticas de alta complejidad, y los afiliados que las requieren hoy tienen ya que trasladarse a la ciudad de Buenos Aires para atender su salud”.

Eso sería precisamente lo que “ya ocurrió con la cirugía para pacientes con Parkinson, que se hacía en La Plata y dejó de hacerse cuando IOMA, al no autorizar los trámites de excepción, la dejó de cubrir. Y lo mismo con la cirugía compleja de hígado y vías biliares”, asegura Bridovoro al señalar que ”había recursos humanos y tecnológicos para resolverla en la Ciudad y aun así IOMA empezó a derivar esa prácticas a la capital”.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla