Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
EN VIVO

La despedida de D10s

Ampliar
Toda la semana |TESTIMONIOS E HISTORIAS
Octubre, el mes rosa

Este año no se corren maratones, ni hay encuentros masivos, pero la idea de concientizar durante todo el mes acerca de que la detección temprana del cáncer de mama salva vidas se transmite por diferentes medios, con la misma fuerza de siempre

Octubre, el mes rosa

Tomar conciencia es clave para salvar vidas / PH Nicolás Niebas Petruzzelli / Modelo Maia Horisberger

25 de Octubre de 2020 | 09:08
Edición impresa

Colorear un mechón de pelo en distintos tonos de rosa; pintar en las uñas el lazo característico de la campaña contra el cáncer de mama; promover y participar en vivos de Instagram y charlas virtuales; organizar un té para pocas -y al aire libre-. Todo suma. La concientización sobre la prevención y cura de la enfermedad, que en octubre de cada año toma fuerza desde diferentes instituciones profesionales y organismos públicos y privados, en esta temporada de pandemia se ha atomizado y diversificado sin perder el impulso. Más bien todo lo contrario. En un 2020 que revela cifras alarmantes en cuanto a los controles médicos generales, los hashtags #chequeate y #mamografiate han llegado a las redes sociales, tapas de revistas femeninas, avisos publicitarios en televisión. La enfermedad tiene cura si se detecta a tiempo y la mamografía anual es la herramienta que todas las mujeres tienen para poder hacerlo. Ese es el mensaje de siempre, y más aún ahora: “muchas mujeres han postergado sus controles este año para no exponerse al COVID-19, pero es necesario que saquen un turno y se hagan un chequeo de mamas, como siempre. Los protocolos están activados en esa área, como en todas. El chequeo es necesario y vital”, advierte la médica oncóloga Fabiana Marmissolle.

Los hashtags #chequeate y #mamografiate han invadido las redes sociales

 

Según datos del Ministerio de Salud, en nuestro país, el cáncer de mayor incidencia se presenta en mujeres y es el de mama, con una tasa de 73 casos por cada 100 mil mujeres. “La enfermedad es causada por una multiplicación anormal de las células en la glándula mamaria, formando un tumor maligno. Puede afectar a cualquier mujer, y las posibilidades de que aparezca van aumentando con la edad, en especial a partir de los 50 años”, explica la doctora Valeria El Haj, directora médica a nivel nacional de una empresa privada de asistencia médica.

Asimismo, El Haj plantea que existen algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de tener cáncer de mama, tales como la edad, antecedentes personales de esa patología o enfermedad pre-neoplásica, antecedentes familiares -aunque el factor hereditario aparece en sólo alrededor del 5 a 10 por ciento de todos los casos de este tipo de cáncer-, tratamientos previos con radioterapia dirigida al tórax, terapia de reemplazo hormonal, primera menstruación a edad temprana, edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos. Por otro lado, el sobrepeso, el sedentarismo, el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo, son factores que se pueden controlar para disminuir el riesgo.

Desde otra firma de salud prepaga se informó que, entre sus afiliadas de La Plata y zona de influencia, entre los 40 y los 65 años, en 2019 se realizó mamografías el 28 por ciento. En 2020, la tasa cayó al 11 por ciento. “Ambos porcentajes son bajísimos. A esos números podemos sumarles que en un centro de referencia de diagnóstico por imágenes de nuestra ciudad hay un descenso del 40% en mamografías. En épocas normales llegan a hacer 2.000 al mes, y en 2020 se han detectado meses en los que hicieron sólo 70. Por eso la importancia de viralizar este mensaje del chequeo anual por todos los medios posibles”, afirma Marmissolle.

“TUVE MIEDO A MORIRME, PERO LA ACTITUD ES TODO”

Ana Gagliardino (52) es oftalmóloga. Tiene 4 hijos varones, un esposo y “media familia” de médicos. En su vida cayó “un balde de agua helada” en 2014, cuando duchándose se encontró un bulto en una de las mamas.

“Cuando me toqué el bulto, hacía 8 años que no me hacía una mamo ni una eco”

 

“Era grandecito, notorio, me preocupé. A los diez días ya me estaba operando: era un tumor maligno, con diseminación linfática, por lo que me sacaron también los ganglios e implicó un posterior tratamiento con quimioterapia, radiología. ¡Obvio que me quedé pelada! ¡Pero me curé! Tuve la contención y el acompañamiento de todos: familia, amigos, colegas, en el trabajo, ex compañeros de todo. No bajar los brazos, asumir lo que te toca pasar y transitarlo de la manera más positiva posible es lo más importante. La actitud es todo”, afirma, ya con su pelo rubio hasta los hombros y contando que desde que se curó participa de cuanta campaña preventiva o de concientización la convocan, porque “es importante dar un mensaje concreto y que las mujeres vean ejemplos de que la enfermedad se previene y se cura. De ahí en más me dije ‘voy a contar mi experiencia, para que muchas pierdan el miedo’”.

A pesar de ser médica, Anita -como la llaman todos- no se hacía los controles de mama frecuentemente. “Cuando me toqué el bulto, hacía 8 años que no me hacía ni una mamo ni una eco”, confiesa, pero a la vez reflexiona: “cuando estás atravesando la enfermedad, la vida se te da vuelta. Yo tuve miedo a morirme, con chicos chiquitos, pensaba en eso todo el tiempo. Pero decidí afrontar la vida, el momento, sin echarme culpas. Hay que resignarse a lo que te toca. No ir para atrás y afrontarlo con la mejor actitud. Me costó verme pelada, así que me compré una peluca... llegué a tener cuatro pelucas distintas. Trataba de divertirme con eso. Y cambié muchas cosas: empecé a adoptar más hábitos saludables, como el de hacer actividad física, porque la quimio te deja débil, pero hacía lo que podía. Y hoy sigo con ese hábito porque es bueno. A partir de 2014 soy una paciente modelo, estrella, hago todo lo que tengo que hacer. Aprendí”.

La paciente, en esta ocasión decidió ser sólo paciente. Dejar de lado sus conocimientos médicos y entregarse a su oncóloga, Fabiana Marmissolle. “Con Fabi fuimos compañeras de la facultad. Mi papá, que también es médico, quería buscar los mejores profesionales en CABA, donde fuera, pero la referencia en La Plata es Fabi, que tiene una entrega ejemplar con la oncología. Cualquier duda, ella te la resuelve, está siempre. Conmigo y con todos sus pacientes”.

El tratamiento de Anita duró un año. Un año “duro, fuerte”, en el que se descomponía, quedó pelada, contrajo gripe A -”pensé que al final iba a terminar muriéndome de gripe A”, afirma- en el que la red de afectos, que describe como inmensa y todopoderosa, se la hizo fácil. “Me acompañaban a todos lados, fue increíble. Mi familia y todos, todos, todos, fueron fundamentales en mi cura. Las mujeres que se sienten más solas, deben recurrir a un profesional o a quien sea, porque es muy importante dejarse ayudar. A mí me costó, pero cuando pude hacerlo fue todo más fácil” aclara la profesional.

MUJERES SALUDABLES

Marmissolle, junto a Clarisa Capurro, encaran desde hace un tiempo la campaña en La Plata de concientización y prevención. Lo hacen desde una plataforma que han dado en llamar “Expo Mujer Saludable”, participando de la maratón que tradicionalmente se realiza en nuestra ciudad, con eventos y otras actividades de concientización. Este año, en que la pandemia limita los encuentros presenciales, se las han ingeniado para acercarse a las mujeres a partir de pequeñas grandes iniciativas: coordinaron con una peluquería para hacer mechones rosas, con un centro de estética para pintar en las uñas, del mismo color, el lazo de la lucha contra el cáncer, y organizaron charlas virtuales y otras acciones.

La Cámara de Senadores, de hecho, distinguió a Expo Mujer Saludable con una “declaración de beneplácito” ya que a través del lema #Mamografiate encararon la campaña durante todo el año, y en octubre con particular energía. “Este #OctubreRosa es muy especial, se da en el marco de una pandemia que azota al mundo y que hace que hayan disminuido considerablemente los controles médicos. Por este motivo, generar conciencia sobre el chequeo es más importante que nunca. #Mamografiate es un mensaje que tenemos que extender a familiares, amigos, viralizar, porque la detección temprana del cáncer de mamas salva vidas”, sostiene Capurro.

“Fabiana es ex presidenta de la Sociedad de Cancerología de La Plata e integra su tribunal de honor; es parte de la Sociedad Argentina de Oncología Clínica; atiende en el Centro Oncológico Integral (COI), y en el Instituto Médico Platense. Tiene una amplia trayectoria en la atención de pacientes con esta dura enfermedad y nos propusimos generar un espacio de conocimiento para plantear temas que atraviesan en toda la vida a las mujeres”, cuenta su colega.

“A mí siempre me gustó ser una ‘médica de trinchera’” concluye Marmissolle: “me gusta el acompañamiento al paciente, porque lo siento muy poderoso. Trato de fomentar que tenemos que ser proactivos con nuestra salud: hay herramientas para detectar en forma temprana muchas enfermedades. Trato de resaltar siempre lo positivo, buscar la forma de brindar bienestar a todos: a quienes tienen un tumor chico, curable y también a quienes están atravesando el final de su vida. Acompañar es fundamental”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Tomar conciencia es clave para salvar vidas / PH Nicolás Niebas Petruzzelli / Modelo Maia Horisberger

Ana Gagliardino, durante su recuperación, y su esposo Sebastián Menvielle. Anita, Ya recuperada

La Dermatóloga Ana Karina Ochoa, en la peluquería. Se hizo el mechón

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla