Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |IMPRESIONES
Ocurrencias: grieta post mortem y novias en liquidacion

Por: Alejandro Castañeda
afcastab@gmail.com

9 de Agosto de 2020 | 03:14
Edición impresa

 

Aunque parezca un cuento, los dos papas están enfrentados por un sepulcro. La prensa habla de “Intriga funeraria en el Vaticano”. Y relata la increíble historia de “cómo el papa Francisco se reservó para él la tumba que quiere Benedicto XVI”. Pese a que hay dos sepulcros listos en las Grutas Vaticanas, el problema es que los dos pontífices vivientes, el emérito Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, y el reinante Francisco, Jorge Bergoglio, prefieren el mismo lugar: la tumba en la que yacieron san Juan XXIII y san Juan Pablo II, cuyos restos ahora descansan en la basílica, vecinos al altar mayor.

La puja, soterrada y en voz baja, pero al parecer sabida y evidente, pone entre paréntesis el egoísmo y hasta las creencias secretas de los dos pontífices. Y oscurece en un punto el estilo papal. Sin duda, no hace bien saber que dos vicarios de Cristo mantienen una disputa por ver quién se queda una temporada en ese lugar. Esta inesperada pugna, que parece desafiar las sagradas escrituras y las buenas costumbres, deja al descubierto una mezcla de ambición y capricho que avanza a los tumbos hasta los confines de la fe. Porque uno creía que a esta altura los dos papas tenían perfectamente resuelto el asunto de la vida eterna y que por eso se desentendían de lo que aconteciera por aquí. Si el paraíso deseado y eterno los estaba esperando, qué sentido tiene enfrentarse por un sitio terrenal que ni siquiera es definitivo. Pero, como no se reservan lugares en el más allá, Bergoglio y Ratzinger por las dudas ya eligieron dónde yacer en el más acá.

Nuestros dos papas se cuidan para no pelear en público por un lugarcito en la basílica de Olivos

Es cierto, la crisis da para todo, pero ya no quedan novias de diez mil pesos

Esta sorpresiva grieta pontificia en las orillas de la muerte se suma a las reyertas humanas de un mundo que ha hecho un estilo de la competencia y la descalificación. Aquí mismo, nuestros dos papas criollos se cuidan para no pelear en público por un lugarcito en la basílica de Olivos. El nuevo ocupante y la presidenta emérita suelen cambiar opiniones sobre penitencias y pretensiones. Como Bergoglio, Alberto gobierna siguiendo de cerca los gestos y las palabras de quien le dejó su lugar y cada tanto se lo hace sentir. Al titular de la casa lo perturba cada vez que el pontífice anterior interrumpe su retiro espiritual con alguna plegaria fuera de tono. Es cierto que no sólo los intérpretes y la escenografía son diferentes. En Roma se pelean por poder ingresar a la posteridad a través de una tumba santificada. Y aquí los tironeos son por botines momentáneos más cercanos al infierno que al cielo.

Los libros sagrados y los cuadernos herejes, los vienen relojeando. Los angelitos de siempre echan leña al fuego. Y el día después, les preocupa.

ENGAÑO 1.- Una mujer de La Plata recibió llamados telefónicos este martes. Del otro lado de la comunicación se presentó alguien como un asistente oficial de la Administración Nacional de la Seguridad Social con una seductora noticia: le decía que debía concurrir a la sede de Anses en la ciudad para completar un trámite y cobrar un retroactivo de 48 mil pesos. Aportó amabilidad y algunos datos y “me pidió que tenía que ir hasta un cajero automático”. La mujer dudó y siguió escuchando. Pero, según la crónica de este diario, “en un momento me dijo que era un dinero que el gobierno anterior nos había retenido y que ahora la iban a devolver. Cuando me dijo eso, confirmé que se trataba de un engaño”. Es que es imposible que el gobierno de Macri devuelva algo.

ENGAÑO 2.- El otro caso es ese novio de 20 años que vive cerca del camino General Belgrano. Les dijo a los policías que una voz masculina le había indicado que tenía secuestrada a su novia de 18 años y le exigía una entrega de dinero como rescate. Cuando preguntó cuánto había que pagar “y me dijeron diez mil pesos”, la farsa se vino abajo. Es cierto, la crisis da para todo, pero ya no quedan novias de diez mil pesos. Hizo la denuncia, la poli salió a buscarla y la encontró en la panadería frente al Hospital de Niños, donde ella trabaja. La muchacha dijo que había armado esta extorsión como respuesta al destrato que él le daba. Pero se equivocó al poner el escarmiento a precio de liquidación. “La flaca será lo que será”, habrá pensado el novio, “pero ella vale mucho más que 10 mil pesos”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla