Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,02
Dólar Ahorro/Turista $156.78
Dólar Blue $145,00
Euro $113,00
Merval 0,00%
Riesgo País 1502
Revista Domingo |ADIÓS A LOS PREJUICIOS
Tendencias: la visibilidad del amor trans, entre matrimonios y nacimientos

Historias de parejas que deciden casarse por iglesia, tener hijos y hasta hacer públicos los partos, se viralizan en las redes y multiplican adhesiones para ponerle fin a la discriminación

Tendencias: la visibilidad del amor trans, entre matrimonios y nacimientos

Victoria Castro y Pablo López Silva, al casarse en la iglesia / Télam

14 de Febrero de 2021 | 04:22
Edición impresa

A principios de diciembre pasado, la historia de Danny Wakefield, un hombre transgénero de Duvall, Wisconsin, en Estados Unidos, se hizo viral en las redes sociales al postear fotos sobre su proceso de embarazo, y hasta compartió el emotivo momento en el que dio a luz a su beba, Wilder. El conmovedor momento ocurrió en su casa, y quedó inmortalizado en su cuenta de Instagram, aunque fue en TikTok donde el video generó más de un millón de visualizaciones y más de 100 mil likes.

Desde el comienzo de su embarazo, recibió comentarios positivos de sus seguidores, y eso lo alentó a seguir adelante para derribar todos los prejuicios; publicó el inicio de su proceso al quedar embarazado, y mes tras mes fue compartiendo su avance, hasta asegurar, luego del parto, que escuchar el primer latido de su criatura quedará grabado para siempre en su corazón.

Alentado por personas de todo el mundo, Wakefield destacó que la difusión de su historia era un paso para ayudar a visibilizar aún más la realidad del amor trans. E historias como la suya, se fueron repitiendo en todo el mundo. También en nuestro país.

Aquí, Franco Di Pietro, un varón trans de 28 años, dio a luz por cesárea a su primer hijo, Facundo, que nació sietemesino en un hospital porteño, para alegría de la familia y del activismo LGBT+. Y también decidió comunicar la noticia para reforzar aquello de que “los partos no son cosa sólo de mujeres, sino de personas gestantes”.

“Estamos muy pero muy felices, nos cambió la vida, es una emoción que no tiene palabras”, contó a su vez Hannah Palacios (44), la madre de Facundo, también ella una persona trans.

Hannah describió que el niño “nació sietemesino como yo, con casi un kilo y medio de peso, razón por la cual fue a la incubadora para que se le terminen de desarrollar los pulmones y pueda respirar por sí sólo. Es una experiencia muy linda, con Franco estamos las 24 horas pensando en Facu, nos cambió la vida”.

Sin embargo, a pesar de la alegría, Hannah y Franco no pudieron dejar de sentir los efectos de algún trato inadecuado. “Sigue habiendo mucha discriminación hacia nosotros, más con Franco, que lo trataban de ella todo el tiempo. Deben reflexionar algunos lectores y comentaristas de este tipo de noticias en redes sociales, que dicen cosas muy hirientes. Porque todavía hay mucha gente tóxica que nos juzga sin conocernos y nos agreden por nuestra decisión de traer un hijo al mundo, al que amamos con todas nuestras fuerzas, habiendo pedófilos o madres y padres que abandonan a sus hijos, a quienes no se les reclama nada”, destacó Hannah.

“Nuestro hijo fue gestado de forma natural, como lo hace cualquier otra pareja cisgénero que está buscando tener un hijo sin necesidad de recurrir a la fertilización asistida”, contó por su parte Franco, quien señaló que la única diferencia respecto a una pareja heterosexual convencional, fue que tuvo que suspender el tratamiento hormonal que venía haciendo desde hace unos cinco años, y esperar unos cuantos meses hasta volver a producir óvulos y menstruar.

Si bien individualmente siempre habían tenido el deseo de tener hijos, Franco y Hannah nunca habían imaginado formar una familia con otra persona trans, hasta que se conocieron y enamoraron.

“Si hubiera sido con una mujer cisgénero estaba la posibilidad de la inseminación y que gestara ella. Pero bueno, me enamoré de Hannah, surgió, vimos que era posible y le dimos para adelante”, contó Franco.

Conscientes de la gran cantidad de prejuicios que siguen activos en la sociedad, Hannah y Franco resolvieron que estaban dispuestos a enfrentar todas las miradas y las preguntas incómodas que vinieran.

“Todavía hay mucha gente tóxica que nos juzga sin conocernos y nos agrede”

 

“Yo cuando decía que ‘voy a ser mamá’, alguna gente me respondía ‘no, vas a ser papá’. Incluso dentro del mismo ambiente, cuando digo ‘es mi marido y está embarazado’, me dicen ‘¿pero vos no te hiciste trans porque te gustan los hombres cisgénero?’. Y ahí yo les explico que no pasa por los genitales, pero la gente todavía está muy cerrada”, dijo Hannah.

EL CASAMIENTO EN LA IGLESIA

También, en el aumento de la visibilización del amor trans, una pareja de Tierra del Fuego, compuesta por un hombre y una mujer trans, se casó recientemente por iglesia durante una ceremonia religiosa que tuvo todos los componentes tradicionales del culto católico, y que se constituyó en una de las primeras en el país.

Sin embargo, la boda no fue inscripta como un matrimonio en los documentos eclesiásticos, porque las normas del derecho canónico todavía lo impiden.

Una pareja de Tierra del Fuego, compuesta por un hombre y una trans, se casó por iglesia

 

La boda, que se llevó a cabo en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, ubicada en el centro de la ciudad de Ushuaia y perteneciente a la comunidad salesiana, tuvo como contrayentes a Victoria Castro, una mujer trans de 46 años, y Pablo López Silva, de 54, una pareja de creyentes católicos, padres de tres hijos adoptados, que contrajo matrimonio civil en 2011 pero que, desde entonces, deseaba reafirmar la unión a través del culto religioso.

La novia ingresó a la iglesia con la marcha nupcial, y, durante el acto religioso oficiado por el cura párroco Fabián Colman, se leyó el Evangelio, se realizó la promesa de fidelidad de los cónyuges, se rezó el Padre Nuestro y el Ave María, y comulgaron los novios y varios de los 60 feligreses presentes.

“Es un momento muy significativo para el colectivo LGBTIQ+, porque es un lugar que se nos venía negando, como tantas otras cosas. Por eso lo pensamos como un acto de reconciliación y como un regreso a casa, en este caso la casa de Dios”, dijo Victoria Castro.

La mujer trans, vestida completamente de negro, y con un ramo de flores en las manos, rodeadas por un lazo con los colores del orgullo gay, explicó que el color de su vestido era un homenaje a “todas las compañeras que no pudieron cumplir con este sueño”.

La mujer trans que se casó bajo los ritos del culto católico, afirmó públicamente que su condición no implica “ni perder la fe ni dejar de ser hija de Dios. Si esta familia que tenemos con Pablo no fue construida desde el amor y con la mano de Dios, entonces que me digan dónde está Dios, porque Jesús miraba a las personas más allá de su condición. Esa es la iglesia que queremos”.

En la misma línea, el párroco Fabián Colman sostuvo en su homilía que “la Iglesia es de todos, y cuando digo todos, son todos”.

Victoria contó que vive en la ciudad fueguina de Río Grande desde febrero de 2011, luego de haber conocido a su marido en Buenos Aires y de haber decidido mudarse en pareja a Tierra del Fuego. Y que si bien por entonces mantenía su género masculino, en 2013 decidió “comenzar su proceso de transición” hasta optar por el género femenino.

La pareja contó que se casaron por civil el 8 de diciembre de 2011, y a pesar de ser ambos religiosos practicantes, fueron alejándose de la Iglesia a medida que les impidieron actividades como comulgar o confesarse. “Hablamos con el padre Fabián, con la idea de hacer esta ceremonia, y él aceptó. Nos dijo que solo evalúa de las personas su capacidad de amar”, relató Victoria.

La pareja tiene tres hijos: dos de 16 y uno de 19 años que adoptaron cuando tenían 9 y 11 años. “Logramos una construcción familiar maravillosa, con todas las dificultades y cosas lindas de cualquier familia. Estamos en una época donde la realidad social pasa por arriba de ciertos dogmas. No importa con quién uno duerme, sino su capacidad para amar al prójimo”, reflexionó la mujer.

Sin embargo, el Obispado de Santa Cruz y Tierra del Fuego cuestionó al párroco que celebró la boda entre un hombre y una mujer trans, y advirtió que “en este caso no se trata del sacramento de matrimonio tal como lo cree y sostiene la Iglesia”, mientras que el obispo Jorge García Cuerva suscribió un comunicado en el que negó haber prestado consentimiento a la ceremonia.

“Acompañamos a todas las personas sin excepción alguna en su legítimo deseo de recibir la bendición de Dios. Dejamos constancia que en este caso no se trata del sacramento de matrimonio tal como lo cree y sostiene la Iglesia. El sacerdote en cuestión ya fue advertido convenientemente”, señaló el pronunciamiento de la curia.

Ahora, si bien el sacerdote Fabián Colman ya no se encuentra a cargo de la parroquia en Ushuaia, se señaló que su traslado estaba dispuesto “desde antes” de la ceremonia religiosa en que el cura bendijo la unión de la mujer trans con todos los ritos del matrimonio católico.

“Dar a luz fue la experiencia más dolorosa y poderosa de mi vida. No dejes que el video te engañe, no pensé que pudiera hacerlo”

 

“Resaltamos la actitud grandiosa del padre Fabián como pastor, que incluye y construye una verdadera comunidad para todas y todos, y el respeto demostrado a la identidad civil”, destacó por su parte la pareja.

EL PARTO DE DANNY

Mientras todo esto ocurría en nuestro país, en Estados Unidos Danny Wakefield, el “papá trans”, como se hace llamar en las redes sociales, a lo largo de su embarazo fue escribiendo distintos mensajes sobre cómo se sintió, al considerar que “nunca había visto una belleza como la del embarazo en mi cuerpo”.

Fue así también que debido a la complicada situación que atraviesan los hospitales en todo el mundo por la pandemia de coronavirus, él decidió que su bañera fuera el lugar del nacimiento de su bebé, y su equipo de parto instaló una cámara de video en un extremo de la sala para grabar el momento exacto en que diera a luz.

“Nunca me había sentido más poderoso y orgulloso en toda mi vida. Esta es la cosa más épica que he hecho. Qué increíble equipo de partos tuve”, escribió en su cuenta de Instagram.

Su beba, a la que nombró Wilder Lea, nació con un peso de 3 kilos y 50 centímetros de largo, y en publicaciones posteriores, expresó tanto lo doloroso del parto como lo feliz que se sintió, dejando en claro que su vida cambió por completo.

“Dar a luz fue la experiencia más dolorosa y poderosa de mi vida. No dejes que el video te engañe, no pensé que pudiera hacerlo. Dar a luz a mi bebé en casa en el agua fue el final perfecto para un embarazo tan desafiante. Este embarazo me enseñó mucho sobre la confianza en mí mismo, mi cuerpo y mi intuición”, manifestó tras visibilizar su historia ante todo el mundo. Una más de las tantas que el amor hace posible, sin atender discriminaciones de ningún tipo.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Danny Wakefield / Tiktok

El parto de Danny Wakefield / web

Franco Di Pietro y Hannah Palacios / Télam

Victoria Castro y Pablo López Silva, al casarse en la iglesia / Télam

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla