Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Con Ogando se fue una gloria

Murió ayer el ex arquero de Estudiantes. Tenía 85 años

Gabriel Ogando estaba radicado desde hace mucho tiempo en la Capital Federal, más precisamente en el barrio de Congreso, junto a su esposa Susana. Luego de una larga enfermedad ayer por la mañana falleció a los 85 años. Sus restos serán velados hoy de 9 a 14 en la casa mortuoria de Carlos Calvo 1874 y sus restos recibirán cristina sepultura en el Cementerio de la Chacarita.

Había nacido en La Plata, el 22 de agosto de 1921. Gabriel Mario Ogando fue considerado como uno de los mejores arqueros de todos los tiempos del fútbol argentino. Durante más de una década (1939-52) resultó ser el encargado de custodiar el arco de Estudiantes y de esta manera se transformó en uno de los arqueros que mayor cantidad de veces le tocó defender los tres palos del equipo albirrojo.

EL DEBUT EN PRIMERA

El debut de Gabriel Ogando en Primera División se produjo el 1 de octubre de 1939, cuando apenas tenía 18 años. En esa ocasión, Estudiantes se midió como local contra Boca igualado en un tanto por bando. En dicho partido correspondiente a la 24ta. fecha del torneo, que tuvo como campeón a Independiente, abrió la cuenta para los xeneizes Francisco Pancho Varallo a los 5 minutos del primer tiempo; mientras que puso el empate definitivo a los 12' Angel Laferrara.

Cuando arrancó la temporada del año 1939 en el arco albirrojo se alternaban Ramón Atilio Ledesma y Kiker Zanatta, pero en la segunda ronda entró a terciar el Cholo. En el encuentro de su presentación en la categoría superior Estudiantes formó con Ogando; E.Rodríguez y Palma; Blotto, Ongaro y Sbarra; Galarza, J.Gómez, Laferrara, Negri y Pellegrina. A partir de ahí se convirtió en un titular indiscutido en su puesto para cualquier director técnico se hiciera cargo del equipo estudiantil. Marcó un estilo y dejó su huella inconfundible en la historia del club.

UN ARQUERO DE JERARQUIA

Claro que la tarea del Cholo Ogando, que varias veces fue convocado para el seleccionado argentino, se agigantó todavía más porque el hecho de jugar como arquero en su época acarreaba una responsabilidad superior por la gran cantidad de delanteros de jerarquía con que contaba cada uno de los equipos rivales y porque era habitual que se rematara desde cualquier sector con dirección y potencia.

A lo largo de su carrera como profesional, el Cholo -como cariñosamente se lo apodaba- se caracterizó por su caballerosidad debido a su conducta ejemplar dentro y fuera del campo de juego. Ogando jugó 347 partidos para Estudiantes y recibió 604 goles; mientras que de 48 penales que le ejecutaron se encargó de atajar 8 remates desde los doce pasos.

LA IDA DE ESTUDIANTES

En el año 1953, cuando gran parte del equipo de Estudiantes que venía jugando se desmembró, Gabriel Ogando se incorporó a las filas de Huracán (1953-54) junto a sus compañeros: Ricardo Infante, Antonio Giosa, Manuel Pellegrina y Roberto Rodríguez. En total atajó 24 partidos. Una vez que se marchó del club de Parque Patricios -ya en el final de su carrera- tuvo un breve paso por River Plate, donde fue suplente de otro grande: Amadeo Carrizo.

Sin lugar a dudas, la desaparición física de Gabriel Ogando produjo una gran congoja en toda la familia albirroja, ya que se guarda un enorme recuerdo al haber sido un ser humano intachable en su manera de ser y en su conducta. Con la muerte del Cholo se fue una de las máximas glorias de Estudiantes y del fútbol argentino.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...