Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
NADIE ENTIENDE LA TRAMA DE UNA RENUNCIA QUE SORPRENDIO A TODOS

Sabella dijo adiós y quedan muchos interrogantes abiertos

El técnico ratificó la decisión de irse y el Pincha ahora busca nuevo técnico

Sabella dijo adiós y quedan muchos interrogantes abiertos

Sabella retirándose ayer del Country

Alejandro Sabella se plantó, en la víspera ratificó la decisión de abandonar el cargo, y la dirigencia de Estudiantes no tuvo más remedio que salir a buscar a un nuevo entrenador para el equipo albirrojo que en una semana comenzará la temporada oficial con el desafío de alcanzar protagonismo tanto en el torneo Clausura como en la Copa Libertadores.

Sabella la hizo corta, no anduvo con vueltas. En la mañana de ayer se comunicó con el presidente y le repitió lo mismo que había anunciado el miércoles en el predio deportivo que la entidad posee en la localidad de City Bell: que daba un paso al costado. Confirmó así lo que la noche anterior les había confesado a los hinchas que se movilizaron hasta su domicilio de Tolosa para solicitarle la continuidad.

"Es difícil que tome una decisión si no la pensé bien antes", explicó Sabella en el episodio que cerró el referido banderazo y fue una especie de confirmación que dejaba el Pincha. Ni siquiera lo pudieron convencer cuando le recordaron aquello de que "Estudiantes es una familia", porque respondió que "en una familia hay que dar ejemplos". Un par de frases sobre las cuales se puede elaborar alguna hipótesis sobre el caso, aunque con riesgos porque el técnico renunciante no terminó se soltarse.

MUCHOS INTERROGANTES

La salida de Sabella ha dejado enormes interrogantes, para los hinchas albirrojos y para todos aquellos que pretenden clarificar un hecho tan inesperado. Dijo que él siempre medita mucho sus decisiones y que no da un paso sin pensarlo bien. Pero la forma en que se definió su renuncia parece al menos repentina. Fue después de un entrenamiento, a pocos días de iniciar el campeonato, sin que aparezcan a simple vista razones que expliquen un volantazo tan brusco. El propio Sabella no las ha dado.

Todo parece apuntar a un desacuerdo por los refuerzos. Pero Estudiantes acaba de consagrarse campeón y, como si fuera poco, ganó una de las Copas del verano. Tiene uno de los mejores -sino el mejor- plantel del fútbol argentino. No es un equipo desarmado ni muchísimo menos. Y esa realidad siembra dudas sobre las verdaderas razones del sorpresivo alejamiento de Sabella. Podía haber tironeos por las incorporaciones. ¿Pero al extremo de provocar una renuncia abrupta?

MONTON DE VERSIONES

Algunas versiones recogidas durante la jornada de la víspera, que no provienen de Sabella ni de su entorno, alentaron la idea de un enfrentamiento interno. Pero no aparecen claros los motivos.

En el fútbol son frecuentes los pactos de silencio. Y suele imperar el mecanismo de cargar las tintas sobre los dirigentes, porque técnicos y jugadores saben que se pueden volver a cruzar en sus carreras y prefieren no ventilar sus diferencias cuando las tienen.

Un diario de Buenos Aires mencionó ayer la supuesta influencia de representantes en las internas que habrían provocado la ida de Sabella. Hizo referencia a supuestas diferencias entre Fernando Hidalgo y Miguel Pires y dice que la dirigencia albirroja se habría inclinado en favor de Pires. Atribuye a esos vaivenes las dificultades para contratar a Ernesto Farías o, en su lugar, a otro delantero de fuste. En todo caso, esto también forma parte de las conjeturas.

TODO MUY RARO

Se dice -como detalló ayer este diario- que en Estudiantes se había dado un debate interno sobre si convenía apostar más fuerte a pagar los premios del plantel que se coronó campeón o a contratar un número 9. La dirigencia habría optado por la primera alternativa y eso habría llevado a Sabella a decir "me voy". No hay, sin embargo, una voz oficial que convalide esa versión.

Lo cierto es que es muy raro que un técnico se vaya -como se acaba de ir Sabella- después de haber obtenido un título y de revalidar en un torneo de verano su chapa de campeón. Algo similar ya había ocurrido en el Pincha con Diego Simeone, en un final que tampoco se terminó de aclarar nunca.
Los albirrojos ganaron el Apertura 2010 en el mes de diciembre pasado, el club sólo se desprendió de Marcos Rojo y con tiempo suficiente contrató en calidad de refuerzos a Pablo Barrientos y Nelson Benítez, jugadores aprobados por el técnico que no mostró síntomas de sentirse molesto a lo largo de toda la pretemporada, y que incluso se movilizó una semana atrás para que Sergio Batista no convocara a Enzo Pérez a la Selección porque lo tenía pensado titular ante Newell's (Clausura) y Cruzeiro (Libertadores).

Repasando los diferentes episodios ocurridos en la última semana, el único que puede dar pie para alguna especulación fue la frase "de ese tema no hablo" cuando antes de jugar contra River en Mar del Plata le preguntaron por el jugador que esperaba para reforzar el ataque del equipo que esa noche se adjudicó la Copa Ciudad de Mar del Plata.

Sabella se fue sin hablar. Y quizá ese silencio encierre para siempre las razones de un alejamiento que a todos tomó por sorpresa y que pone a Estudiantes en apuros en la antesala de un nuevo campeonato.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...