Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $109,26
Dólar Ahorro/Turista $180.28
Dólar Blue $209,00
Euro $122,59
Riesgo País 1885
Revista Domingo |LITERARIAS
Diamela Eltit: La fuerza del cuerpo

6 de Febrero de 2011 | 00:00
Un libro que incomoda o desacomoda -idea muy de Andruetto- tiene la virtud de ofrecernos versiones inéditas de la realidad. En este sentido, la escritora chilena Diamela Eltit, con una sensibilidad extrema en juego, logra invariablemente desenfocarnos (abrirnos a). Los universos opresivos que crea y explora en sus novelas suelen transitar situaciones donde los sistemas culturales y políticos están puestos en cuestión. Lo ha hecho ya en Los vigilantes, en Mano de obra, en Vaca Sagrada, en El cuarto mundo, sólo por mencionar algunas de sus construcciones simbólicas acerca del devenir humano en el tiempo (en la historia).

En Impuesto a la carne (merodean este título revueltas de principio de siglo XX en Chile) el lenguaje eltitiano, como siempre vigoroso y de una pericia delicada, pone en acto lo que la autora pretende: "la escritura como praxis, como dilema, como sed estética; la letra como arma y como soporte". El libro llega, además, casi en simultáneo al Premio Iberoamericano de Letras "José Donoso" que le fuera otorgado a fines del año pasado a Eltit.

En el relato, sus personajes centrales (dos mujeres, una hija única y una madre nacida otra vez al nacer su hija) deambulan durante doscientos años (esa es la supuesta edad de ambas) por una "nación o patria o país" hospitalario, donde un "cuerpo (médico)" impera con sus rutinas rapaces. Fans tolerantes y barras futboleras homologan ese mundo de "enfermos severos" que divagan entre la intemperie y la sinrazón (y el miedo). En este territorio ruinoso y sórdido (el territorio hospitalario y el de la patria, pero también y especialmente el territorio del cuerpo) las dos mujeres "bajas, feas y seriadas" (y anarquistas) se desviven por sobrevivir y sobrevivirse entre pasillos, salas de espera y una lenta y dolorosa sangría (de doscientos años).

La alegoría del espacio hospitalario le sirve a Eltit para poner otra vez en escena algunos de sus temas recurrentes: los complejos lazos madre-hija, el poder y sus soberbias arbitrariedades, los desacomodamientos perpetuos de una historia impiadosa (o al menos traicionera) y en especial el cuerpo como epicentro (entre lábil y portentoso) donde todas las metáforas se disparan y todos los lenguajes son posibles.

Otra "estratega de la existencia", me refiero a Marguerite Duras, ha dicho que "no se puede escribir sin la fuerza del cuerpo". A partir de una idea tal vez afín, Impuesto a la carne se convierte en la narración posible del vaciamiento de un organismo (un territorio) para lograr de esta manera, aún desde la precariedad de un cuerpo devastado, dar testimonio.

Sandra Cornejo

Impuesto a la carne

Autor: Diamela Eltit

Editorial: Eterna Cadencia editora

Páginas: 192

Precio: $59

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla