Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una danza en el atardecer platense

28 de Diciembre de 2014 | 00:00
EL VUELO DE LOS ESTORNINOS ES UN ESPECTÁCULO, PERO SON PERJUDICIALES
EL VUELO DE LOS ESTORNINOS ES UN ESPECTÁCULO, PERO SON PERJUDICIALES

El revoloteo alto, uniformado y colectivo de los estorninos crea la ilusión de una coreografía sincronizada cuyo espectáculo asombra al atardecer en el cielo de diferentes barrios platenses.

Uno de sus hábitos es el de volar en bandada antes de que caiga la noche.

Meses atrás, el científico platense del CONICET Tomás Grigera participó en un trabajo de investigación sobre los mecanismos de sincronización de los estorninos, que se movilizan en grandes bandadas que llegan a tener hasta 400 individuos.

A diferencia de otros grupos, estos pájaros vuelan en bloques compactos, que se expanden y contraen cambiando frecuentemente de forma, curso y velocidad. Ese comportamiento gregario y las claves de su funcionamiento son el objeto de estudio del trabajo, publicado en la revista Nature Physics.

FIGURAS EN EL AIRE

“En general, las bandadas tienen un orden, un objetivo al que se dirigen: los individuos saben hacia dónde van y vuelan en formación. En el caso de los estorninos, si bien tienen también un destino puntual, mientras se trasladan de un lugar a otro cambian de rumbo y dibujan figuras muy curiosas en el aire. El fin de este trabajo fue entender cómo se sincronizan en esos movimientos y el porqué de ese mecanismo”, explicaba Grigera.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla